Estudiante de QFB UV triunfó en la Feria Nacional de Ciencias e Ingenierías

  • El proyecto ganador es un bioparche de polímeros a base de plantas medicinales, que ayuda en las afectaciones del pie diabético
  • Obtuvo el primer lugar en la categoría Medicina y Salud, por lo que el próximo año acudirá a la Feria “Eureka” en Perú

 

Paola Cortés Pérez

 

Paola del Carmen Cortés Pomares con su asesor Mauro Antonio Villanueva Lendechy

Xalapa, Ver., 22 de diciembre de 2018.- Paola del Carmen Cortés Pomares, quien cursa el quinto semestre de la Facultad de Química Farmacéutica Biológica (QFB) de la Universidad Veracruzana (UV), ganó el primer lugar en la Feria Nacional de Ciencias e Ingenierías (Fenaci) 2018, en la categoría Medicina y Salud.

El proyecto con el que la joven de la UV ganó es un bioparche de polímeros a base de plantas medicinales, que ayuda en las afectaciones por el pie diabético.

Cabe mencionar que la Fenaci es coordinada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), y se realizó del 5 al 8 de noviembre en el Centro de Exposiciones y Congresos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Participaron 119 proyectos elaborados por 249 estudiantes de secundaria, nivel medio superior y superior, quienes representaron a 23 estados del país. También asistieron seis equipos invitados, cuatro conformados por estudiantes de Perú y dos por el Programa Adopte un Talento (Pauta).

Todos los proyectos compitieron en cinco categorías: Ciencias exactas, Ciencias naturales y ambientales, Ciencias sociales, Ingeniería y computación, así como Medicina y salud.

Al preguntar a Paola del Carmen cómo se involucró en la investigación, dijo que tuvo la oportunidad de conocer el Grupo LUMO, integrado por estudiantes y académicos de la Facultad QFB interesados en realizar investigación como una actividad extracurricular.

“Al asistir a este grupo estudiantil me enteré sobre la Fenaci, la cual se realiza para que estudiantes de bachillerato y universidad expongan los proyectos de investigación que desarrollaron.”

A continuación empezó a trabajar el proyecto de investigación con el que participaría, posteriormente ingresó a la página web de la feria para registrarse. Después de pasar por algunos filtros, concursó en la fase estatal, en la que fueron seleccionados seis proyectos para participar en la fase nacional y en ésta se eligió a tres proyectos por cada una de las categorías; en la de Medicina y Salud, Paola Cortés obtuvo el primer lugar.

“Es un gran reto realizar este tipo de proyectos, porque como estudiante debemos coordinar y administrar bien nuestros tiempos, no podemos descuidar nuestros estudios.

”Es una satisfacción muy grande el darte cuenta que sí se puede con la escuela y realizar otras actividades curriculares, como ésta que no sólo se trató de ganar un premio, sino de desarrollar una alternativa que sea útil para todos.”

Por ser uno de los ganadores de la Fenaci 2018, el próximo año (2019) asistirá en representación de México a la Feria Escolar Nacional de Ciencia y Tecnología “Eureka”, organizada en Perú.

“Bacticure”, bioparche de polímeros

En México, la diabetes es la segunda causa de mortalidad y el 90 por ciento de los casos de diabetes mellitus se relacionan con el sobrepeso y la obesidad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que a nivel mundial hay más de 347 millones de personas con diabetes y se calcula que en 2012 fallecieron 1.5 millones por esta enfermedad. En 2016, la Federación Mexicana de Diabetes, A.C., registró 105 mil 574 defunciones a causa de este padecimiento.

Una de las complicaciones de esta enfermedad es la neuropatía de los pies, que combinada con la reducción del flujo sanguíneo incrementa el riesgo de úlceras y puede derivar en amputación; por ello, la universitaria decidió desarrollar un producto a partir de plantas medicinales, que ayude en esta problemática.

Cortés se dedicó a colectar y estudiar diversas plantas medicinales que crecen en el estado, encontró que Ricinus communis (higuerilla) y Calendula officinalis tienen propiedades cicatrizantes y antimicrobianas, esto quiere decir que las heridas propiciadas por el pie diabético cicatricen rápidamente y evita que se infecten con bacterias.

Elaboró un bioparche de polímeros o biopelícula de polímeros, al que le agregó los extractos de estas plantas. “Consiste en una solución que se aplica en las heridas y al solidificarse se forma una biopelícula que ayuda a que los principios activos de las plantas se absorban con facilidad”, explicó.

Mauro Antonio Villanueva Lendechy, profesor de la Facultad de QFB y asesor de la joven, dijo que Paola es una de las muchos universitarias que ha sido motivada a desarrollar proyectos de investigación después de ver que sus compañeros han obtenido premios en ferias científicas.

“Estudiantes como Paola han asumido el reto de realizar actividades extracurriculares a las que necesitan dedicarle tiempo, para nosotros como académicos es muy gratificante ver que estén muy motivados.”