Nueva cartilla moral, ni coercitiva ni punible: José Luis Cuevas Gayosso

  • Será una expresión de conductas útiles para la formación de los seres humanos, aseguró el jurista veracruzano

 

José Luis Couttolenc Soto

 

José Luis Cuevas Gayosso, académico de la Facultad de Derecho

Xalapa, Ver., 23 de enero de 2019.- José Luis Cuevas Gayosso, académico de la Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana (UV), opinó que la cartilla moral propuesta por la Presidencia de la República es una descripción de las costumbres que se tienen, por lo que no debe entenderse como una cuestión coercitiva ni punible, sino como una expresión de conductas que pueden ser útiles para la forma en la que se rige una comunidad, así como para la formación de los seres humanos.

El también investigador recordó que el documento, al que calificó de “breve y puntual”, tiene sus antecedentes en el elaborado en 1944 por el poeta, ensayista, narrador y pensador mexicano, Alfonso Reyes, “aunque desde luego, con algunas adecuaciones que lo hacen surgir como un instrumento formativo”.

Cuevas Gayosso comentó que en la propuesta de la nueva cartilla moral destacan algunos puntos como el respeto que debe haber hacia la propia persona, las relaciones familiares, la apertura a la posibilidad de entender la diversidad de las familias y el respeto a ellas, el respeto y fomento al amor a la patria, el respeto a la especie humana y el respeto a la naturaleza.

Por lo anterior, considera que no existe contravención entre la propuesta de la cartilla con las leyes establecidas; “es decir, hay una expresión de aquellos valores que desde una perspectiva pueden ser útiles para una mejor convivencia y desarrollo de los humanos”.

Retrocediendo en el tiempo, el investigador mencionó que Hans Kelsen, filósofo y jurista austriaco que vivió a principios del siglo pasado, desarrolló una serie de teorías en torno a las clasificaciones que deben tener los comportamientos sociales, basadas en las reglas de conducta y algunos convencionalismos que se plantean para la convivencia, señalando que existen reglas morales y normas jurídicas, lo cual posteriormente fue recogido por el académico, jurista y filósofo del derecho mexicano, Eduardo García Maynez.

El pensamiento de Kelsen, dijo, fue importante para apartar la moral y la religión de la creación de las normas jurídicas; no obstante, el devenir del derecho y las transformaciones jurídicas que ha tenido “muestran que no es posible pensar en el derecho como una ciencia aislada, como lo pretendía demostrar García Maynez.

”Hoy en día avanzamos hacia la concepción de la pluralidad y de la coexistencia, se puede entender que quienes hicieron las leyes son seres humanos que de alguna forma tienen alguna concepción de lo que implican la moral y la ética; la primera, es una disciplina filosófica que estudia el comportamiento humano en cuanto al bien y el mal, y la segunda es un conocimiento que deriva de la investigación de la conducta humana”, sostuvo el académico.

Finalmente, José Luis Cuevas se pronunció porque se evite extraer de forma aislada y fuera de contexto frases que contengan estos documentos (cartillas), “para a partir de ellos realizar una construcción que no corresponde a la intención de la enunciación de estos principios, sean o no religiosos, pues todas las culturas han tenido una necesidad del religare (religión), llámese como se llame”.