Cuidemos nuestro medio ambiente: Eliminemos el consumo de plásticos de un solo uso

Javier Herrera Borunda

 

Las fracciones parlamentarias del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en ambas Cámaras del Congreso de la Unión, conscientes de la importancia que tiene la conservación de todos los recursos naturales y ecosistemas que conviven en nuestro planeta para la supervivencia de la vida, en unión con los consensos mundiales derivados de los resultados de estudios científicos llevados a cabo por organismos internacionales altamente reconocidos, trabajan con objeto de adecuar nuestra legislación a las medidas conducentes para lograr un medio ambiente que no ponga en riesgo la conservación de nuestro hábitat.

Hace ya casi cinco décadas, en 1972, la Organización de las Naciones Unidas estableció el 5 de junio como el “Día del Medio Ambiente”, que en 2018 tuvo como tema central: “Sin contaminación por plástico”, con objeto de reducir la que generamos los seres humanos en el mundo por el uso irracional de estos materiales, de manera destacada los que se han denominado “de un sólo uso”, dado que producen graves consecuencias medioambientales, principalmente en los sistemas acuáticos, e incluso provocan el estancamiento de aguas y drenajes, permitiendo la reproducción de mosquitos portadores de enfermedades virales como dengue, malaria y chikungunya.

De acuerdo con cifras proporcionadas por el INEGI, en México generamos en 2016 alrededor de 53 mil millones de toneladas de basura, de las cuales más del diez por ciento fueron residuos plásticos. Desafortunadamente de éstos sólo el 5.14% fue enviado a plantas de tratamiento donde el 2.04% se convirtió en materiales recuperados. Por su parte, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales nos informa que tan sólo entre los año 2000 y 2012 se triplicó el número de residuos plásticos generados, lo cual, sin duda, nos pone en alerta para prevenir mayores daños a nuestro medio ambiente.

Todos los escurrimientos de agua de nuestra Nación desembocan en los dos océanos que limitan nuestro territorio, por lo que la basura que se deposita en ellos, de una u otra manera, llega a los mares. Desafortunadamente la basura que flota en el mar es material plástico de diversos tipos, entre ellos polietileno (bolsas de plástico, botellas de agua y refresco) y polipropileno (plásticos duros como tapas de botella, juguetes, estuches, enseres de pesca) por mencionar algunos, que tardan en degradarse en el medio ambiente entre 15 y mil años.

El desgaste de algunos residuos plásticos en ríos, lagos, lagunas y mares causa su fragmentación en partículas que algunas especies marinas confunden con su alimento natural y que por su tamaño es imposible rastrear; en el caso de residuos más grandes como bolsas de plástico, recipientes de unicel, envolturas, popotes e incluso los globos de helio que revientan en el espacio y llegan a estos espacios, aves, delfines, tortugas, focas y otras especies marinas también los confunden con comida o se enredan con ellas provocándoles la muerte por asfixia.

En este sentido, resulta evidente la necesidad de impulsar medidas que subsanen los daños ocasionados y eviten que se sigan generando. Por su parte, el Pleno del Parlamento de la Unión Europea se pronunció el 25 de octubre pasado por la prohibición, a partir del 2021, de la comercialización de plásticos de un solo uso, entre los que incluye botellas, platos, cubiertos, cotonetes, popotes, mezcladores de bebida, bolsas de plástico muy ligeras, productos fabricados con plástico oxo-degradable, envases de comida rápida elaborados con poliestireno extendido, entre otros, e introdujeron disposiciones adicionales con respecto a los filtros de los cigarrillos y los dispositivos de pesca.

A la par de los países integrantes de la Unión Europea, otras naciones como Irlanda, Australia, Argentina y Chile han avanzado en sus legislaciones en el mismo tenor. México no puede permanecer al margen, por lo que el 20 de noviembre de 2018, el senador Eduardo Murat Hinojosa, en representación de la fracción parlamentaria del PVEM, presentó al Pleno del Senado de la República la Iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se reforman los artículos 9 y 100 de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos, con objeto de prevenir, controlar y eliminar la contaminación por plásticos de un solo uso, misma que al ser aceptada por el Pleno fue turnada a las Comisiones Unidas de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático, y de Estudios Legislativos Segunda para su análisis.

La Iniciativa propone reformar las disposiciones mencionadas de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 8 de mayo de 2003, estableciendo las bases mínimas para que los Congresos estatales realicen las adecuaciones pertinentes en sus leyes.

Las bases son: 1. Facultar a los estados en materia de prevención, control y eliminación de plásticos de un sólo uso. 2. Incorporar en su norma la prevención y reducción de estos residuos mediante responsabilidad compartida con fabricantes, distribuidores, consumidores y autoridades, estableciendo la obligación de generar programas de separación de residuos sólidos 3. Prohibir la generación de plásticos de un solo uso, destacando los elaborados con mezcla de resinas de plásticos (popotes, anillos para bebidas enlatadas, cotonetes, plástico adherente, bolsas de material plástico no reciclable, mezcladores de bebidas, vitafilm (película plástica empleada para embalaje y protección), poliestireno extendido para generar productos desechables, y empaques elaborados con cloruro de polivinilo). 4. Prohibir la disposición final de residuos plásticos en la vía pública, predios baldíos, barrancas, laderas, cuerpos de agua, cavidades subterráneas, ductos de drenaje, alcantarillado, cableado eléctrico, telefónico y de gas, áreas naturales protegidas, playas, y zonas de refugio, y 5. Establecer sanciones por el incumplimiento de la norma local.

Las reformas a la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos, de ser aprobadas, entrarán en vigor en el 2022. Por nuestra parte, seamos conscientes de este problema y eduquemos a las nuevas generaciones en el rechazo al uso de plásticos de un solo uso. Su futuro está en juego.

 

javi.borunda@me.com