Conjunto escultórico de El Azuzul ya está de regreso en el MAX

  • Luego de ser parte de la magna exposición Golfo: Mosaico Ancestral, están nuevamente en el recinto universitario 
  • En mayo de 2020 viajará a otra muestra internacional, ahora en Francia 

 

Karina de la Paz Reyes Díaz 

 

Maura Ordóñez muestra uno de los gemelos, que forman parte del conjunto escultórico de El Azuzul

Xalapa, Ver., 19 de julio de 2019.- El Museo de Antropología de Xalapa (MAX) de la Universidad Veracruzana (UV), amén de ser considerado el más amplio y completo en su género del país y el segundo más grande e importante, después del Museo Nacional de Antropología (MNA), tiene otro motivo para ser visitado en estas vacaciones: la llegada del conjunto escultórico de El Azuzul. 

La directora del MAX, Maura Ordóñez Valenzuela, recordó que este conjunto consta de cuatro piezas olmecas de considerable tamaño que por varios meses estuvieron fuera del acervo universitario, al ser seleccionadas para integrar la magna exposición Golfo: Mosaico Ancestral que de enero a mayo estuvo en el MNA. 

Recordó que para Golfo: Mosaico Ancestral fueron seleccionadas en total 18 piezas del MAX y a raíz de ésta es que ya fue elegido nuevamente el conjunto escultórico de El Azuzul, así como una cabeza colosal, para una exposición en el Museo du Quai Branly de París, Francia, que tendrá lugar en mayo de 2020. 

Otro lote más que también está de regreso es el que participó en una exposición itinerante que inició en 2016, La magia de la sonrisa en el Golfo de México, como parte de la Olimpiada Cultural que se efectuó de forma paralela a los Juegos Olímpicos de Río, en Brasil. En este caso, cabe recordar que de 114 piezas que conformaban el acervo, 94 fueron del MAX. 

La magia de la sonrisa en el Golfo de México posteriormente se presentó en Oaxaca, Tijuana, Coahuila y el puerto de Veracruz. Actualmente, también ya están de regreso en el recinto universitario. 

“El museo se abre normal en estas vacaciones, aunque es universitario, tenemos un calendario diferente. Está abierto de martes a domingo, de 9:00 a 17:00 horas. Sigue vigente la visita guiada gratis a las 11:30, con la compra del boleto; se las recomiendo mucho, porque esa guía la da un historiador muy bueno, Néstor Roldan.” 

La página oficial del MAX (www.uv.mx/max) cita que el área de exhibición abarca 30 siglos a través de las cerca de mil 150 piezas distribuidas en su espacio de exhibición permanente. El museo incluye un vestíbulo, una galería que comunica con seis salas y tres patios o pérgolas cubiertos. 

Ahí se podrán apreciar vestigios Olmecas, primera cultura de Mesoamérica, que en el periodo Preclásico, de 1500 a 400 a. C., se estableció en el extremo sur de lo que hoy es el territorio veracruzano. 

Además, “la parte central de la galería, así como las salas y patios de este segmento, presentan la nutrida variedad de huellas de las culturas del centro que se desarrollaron a lo largo de tres mil años, desde el Preclásico Superior, el Clásico, y el Clásico Tardío. 

Y “para finalizar se encuentra la colección Huaxteca, cultura que fincó su residencia al extremo norte de Veracruz y tuvo mayor auge en el periodo Postclásico”. 

Cabe citar que en el MAX hay dos espacios para exposiciones temporales que alternan plástica contemporánea y moderna con muestras temáticas de carácter histórico, ambos de entrada libre. Actualmente, en la Galería del Mezzanine está la exposición de cerámica Machama, de la artista Adelia Sayeg. 

Mientras que en la Sala de Exposiciones Temporales está la exposición de Sergio Maldonado Cómo me hago luz. Una colección de autor que congrega la obra más relevante del arquitecto y fotoperiodista xalapeño, reunida durante 37 años de trayectoria en la fotografía. 

La Directora del MAX destacó lo majestuoso del edificio y el acervo arqueológico en sí, pues “es la historia prehispánica de Veracruz desde el norte hasta el sur”. 

Por si fuera poco, el MAX ofrece sus “bonitos y extensos jardines”, donde las familias pueden convivir bajo árboles que ahora viven su época florida, con la condición de que no dejen basura.