Busca Japón recobrar protagonismo con Juegos Olímpicos de 2020

  • Aprovechará los beneficios económicos y sociales que traerán las Olimpiadas de 2020, y hará valer la popularidad de su cultura a través del denominado Cool Japan
  • Busca reactivar su papel global al mostrar su Sociedad 5.0

 

Ciudad de México, 20 de 2019.- En Ciudad Universitaria irradia el mediodía, mientras en Tokio ya son las tres de la mañana del día siguiente. Siempre de avanzada, hasta en el horario, Japón ya emprendió su misión de recobrar protagonismo geopolítico y cosmogónico global con la realización de los Juegos Olímpicos de 2020, coincidieron académicos de la UNAM.

A un año de la justa olímpica, José Luis Maya, secretario técnico del Programa Universitario de Estudios sobre Asia y África (PUEAA), indicó que esa nación se refrendará a través de este evento como “el país más innovador del mundo, el que siempre es capaz de reinventarse”.

“Aprovechará los grandes beneficios económicos y sociales que traerá la XXXII Olimpiada, del 24 de julio al 9 de agosto del 2020, y hará valer la popularidad de su cultura, a través del denominado Cool Japan, que incluye anime, manga, videojuegos, el J-Pop (música), las películas, series y tradiciones milenarias”, explicó.

Al respecto, María José Rivero Cervantes, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS), subrayó que el Cool Japan es un movimiento nacional que promueve la conexión con otras latitudes del orbe a través de todas las facetas de la cultura, lo que se traduce en la diplomacia como soft power o “poder blando”.

La estudiante de japonés en la Asociación México-Japonesa, y conductora del programa “Kinoko Power”, sobre la cultura de ese archipiélago asiático, en Código Radio del Gobierno de la Ciudad de México, refirió que según cifras de los organizadores a Tokio llegarán 10 millones de turistas para los juegos, y Japón (su territorio total) será visitado, durante todo 2020, por más de 40 millones.

Los más innovadores de la historia

Alejandro Méndez Rodríguez, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc), previó que con este evento, donde convergerán 33 deportes en 40 sedes, se abrirá una nueva era energética.

“Se hará uso de teléfonos móviles 5G, y la movilidad se hará con vehículos de baterías a base de hidrógeno: seis mil autos, así como un ejército de robots para limpieza, seguridad, traducción y recepción”.

En ese sentido, José Luis Maya, académico del IIEc, mencionó el uso de televisiones con tecnología 8K, traductores instantáneos en forma de collar; se agregará el uso de coches autónomos, así como robots con reconocimiento facial en 0.3 segundos. Asimismo, el tren bala Maglev, que corre a 600 kilómetros por hora, y por si faltaba algo, una lluvia de “meteoros” a base de micro satélites como “fuegos artificiales”.

Geopolítica

Arturo Oropeza García, del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ), expuso que tras la abdicación del emperador Akihito, el pasado 30 de abril, Japón se encuentra en una disyuntiva: ¿occidentalizarse o reorientalizarse?, ¿asociarse o confrontarse con China?, ¿ser cosmopolita o reubicarse en el nacionalismo imperial?

“Hay una ‘inevitabilidad’ asiática. No sólo es la economía, estamos ante una verdadera lucha de civilización y una confrontación de cosmogonías; basta ver los discursos, por ejemplo, de China, para refrendar que siempre pone por delante la visión y el ideario como parte de una nueva era en el siglo XXI, donde se ubica como líder global para 2050”.

En esta nueva era, acotó, Japón padece una afectación directa, porque ha sido desplazado del papel que tuvo hasta hace poco como administrador hegemónico de la región. Aunque han transcurrido más de 70 años del fin de la Segunda Guerra Mundial, siguen abiertas carpetas de negociación con China, Corea y Corea del Norte.

“Aun con una problemática económica, replanteamiento constitucional, reestructuración política y problemas demográficos, Japón busca recobrar su protagonismo geopolítico con los Juegos en Tokio, mostrar al mundo su Sociedad 5.0, una sociedad superinteligente donde el big data, el internet de las cosas, la inteligencia artificial y los robots se encuentran completamente integrados, finalizó.