Contra la 4T

Pilar Ramírez

La forma de hacer política en el país intenta parecerse cada vez más a lo que vemos en las series estadounidenses que han inundado las pantallas mexicanas. El rumbo que toma la rivalidad entre partidos o entre personajes del poder se define por los cadáveres que se logren encontrar en el clóset del contrario, los pecados nuevos o viejos, las amantes, la declaración fallida. Todo muy al estilo de Dallas, The West Wing, Scandal o The good wife, entre varias otras. En todas ellas, pero especialmente en las más recientes, no importa tanto el error, delito o culpa sino la magnitud que logran imponerle en los medios, los recursos que se le pueden dedicar para hacer ver no el hecho sino su argumentación de condena, especialmente en las redes sociales.

Parece que dar a conocer las sofisticadas estrategias políticas y de comunicación ha significado no sólo un rotundo éxito comercial sino que el realismo que les integra la asesoría de reconocidos profesionales en las lides políticas las han convertido incluso en materia de estudio universitario, como es el caso de The West Wing al que se le dedican cursos completos. Se pueden encontrar también sustentados artículos en publicaciones especializadas, como el de la investigadora Yolanda Rodríguez, “El ala oeste de la Casa Blanca (The West Wing). Un tratado de Comunicación Política Institucional” publicado en Cuadernos de Información y Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid.

Rodríguez asegura que el éxito de la serie se debió a su realismo gracias a la asesoría de dos encuestadores que trabajaron para el Departamento de Estado y la Casa Blanca, y personajes como Dee Dee Myers, jefa de Prensa de Bill Clinton y el guionista Elie Attie quien hacía discursos para Al Gore en su campaña presidencial del año 2000, la cual ganó por el voto popular pero perdió en el Colegio Electoral.

En el episodio de esta semana de la serie “Contra la 4T” los enemigos de AMLO encontraron una información contra Manuel Bartlett, actual director de la Comisión Federal de Electricidad, que están convirtiendo en verdadera mina política. Se le acusa de haber mentido en su declaración 3 de 3. Se ha ejercido mucha presión política y mediática. Por ahora, la administración de AMLO ya anunció que se abrirá una investigación. Si los datos están sustentados, es posible que Bartlett sea una pieza de la que deba prescindir AMLO, aunque parte del daño ya está hecho. Se le presenta como un personaje que mintió cuando tenía el encargo de erradicar la corrupción en la CFE.

Este regalo, que seguramente es producto de una investigación increíblemente exhaustiva, como la que nunca se hizo por esclarecer la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, le llegó a la oposición en un momento en que sus esfuerzos por desacreditar al gobierno nada más no pegaban.

Un Vicente Fox vociferante convocando a “darle en la madre a la 4T” sólo causó risa. Incluso el aliado del PAN, Movimiento Ciudadano, se deslindó del llamado de Fox. El expresidente no pasó, como en otras ocasiones, de lo anecdótico.

La supuesta iniciativa de la diputada del PAN, Elsa Méndez, para una Ley Anti-ganso destinada a castigar con una multa de hasta cinco mil pesos la masturbación no alcanzó siquiera a provocar risa como el llamado de su intermitente correligionario Fox (intermitente porque en la elección pasada llamó a votar por Enrique Peña Nieto en una elección donde el PAN no iba en alianza con el PRI). Puede ser que cause lástima, pero debo confesar que me provoca un asombro de dimensiones gigantescas. Sé bien que las posturas ultraconservadoras y, digámoslo rápido, declaradamente retrógradas existen por doquier, lo que me parece inadmisible es que los mexicanos le estemos pagando a una persona con esa lógica por ser diputada y que se le haya otorgado la responsabilidad de legislar. Busqué información oficial sobre la supuesta iniciativa de ley y no encontré absolutamente nada en la página de la Cámara de Diputados. Al parecer sólo existen las declaraciones de la diputada.

Fue una puntada parecida a la de cortar la mano a los ladrones como la que hizo el excandidato presidencial Jaime Rodríguez “El Bronco”. Pero esta propuesta tiene ingredientes que la hacen trágica por varias razones. Con el nombre de Ley Anti-ganso se intenta asociar la figura presidencial a una idea descabellada, por ninguna otra razón más que por el nombre que incluye un mote que se le ha puesto a AMLO.

El otro, es que detrás de la declaración sobre la descabellada iniciativa de ley, se exhibió la verdadera fuente del encono: la Ley de Amnistía para liberar a personas acusadas de interrumpir el embarazo. Aunque, de acuerdo con el análisis del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) dicha ley tendría beneficios muy limitados por tratarse de una ley federal mientras que el aborto tipificado como delito corresponde al ámbito estatal por ser del fuero común, pero también puede ser la señal para que se despenalice el aborto por lo menos en los estados donde Morena tiene mayoría (lo cual, por ejemplo, no hizo el Congreso de Veracruz cuando tuvo la oportunidad).

Y sí, se trata de la misma diputada que al hacer declaraciones sobre la marcha en protesta por la violación de una menor a manos de cuatro policías, afirmó que el feminismo denigra a la mujer, “porque las mujeres no hacen destrozos, ni se ocultan detrás de un trapo que significa muerte” haciendo alusión al pañuelo que es símbolo de la exigencia de legalizar la interrupción del embarazo.

Cualquier pretexto para descalificar a la actual administración será utilizado y se le exprimirá hasta la última gota, paralelamente los opositores tratarán de posicionarse positivamente frente a ciertas audiencias, al mismo tiempo que intentarán favorecer sus agendas, como ocurre con la legendaria lucha del PAN contra los derechos de las mujeres.

¿Qué nos traerá el próximo episodio de “Contra la 4T”? La producción por lo visto necesita elevar el nivel de sus asesores porque los numeritos de Fox y la diputada panista son como los de “Gutierritos” y temo que esta comparación sea incluso un insulto a Valentín Pimstein.

ramirezmorales.pilar@gmail.com