El Día de la Raza rememora el inicio de un régimen basado en la discriminación: Federico Navarrete Linares

  • Erróneo celebrar un hecho histórico que marcó divisiones que siguen subsistiendo hasta nuestros días, señalo el académico del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM

 

Federico Navarrete Linares

Ciudad de México, 11 de octubre de 2019.- El Día de la Raza, que se conmemora el 12 de octubre, recuerda la creación de una nueva identidad cultural y social, producto del encuentro entre los pueblos indígenas de América y los europeos. Sin embargo, “este encuentro dio inicio a un régimen basado en la discriminación sistemática de los indígenas”, afirmó Federico Navarrete Linares, académico del Instituto de Investigaciones Históricas (IIH) de la UNAM.

Entonces, no es adecuado rememorar un hecho histórico que en realidad no unificó, sino que marcó una serie de divisiones que siguen subsistiendo hasta nuestros días, resaltó el universitario.

El 12 de octubre debe repensarse como el encuentro de personas de diversos orígenes, de diferentes grupos, que iniciaron una sociedad nueva, el mundo en el que vivimos, y no conmemorarse como el día de la raza, aseveró.

Si bien este hecho y la posterior Conquista han tenido aspectos positivos, también dejaron un régimen colonial desigual, violencia, despojo y racismo, “parte lamentable de nuestra sociedad”, añadió el autor de “Historias mexicas” (2018) y “Alfabeto del racismo mexicano” (2017).

Este tema ha generado mucha polémica en la sociedad mexicana y nos parece una oportunidad para plantear una reflexión profunda, expuso, Navarrete Linares, por lo que como parte de un ejercicio desde la academia para que la sociedad reflexione al respecto, él y un equipo de expertos lanzó el portal noticonquista.unam.mx, que invita al lector a repensar este encuentro, específicamente durante la Conquista, y lo que ha significado 500 años después.

En la plataforma es posible buscar nuevas interpretaciones de lo que ocurrió, “que quizá nos permita construir como sociedad narrativas diferentes, que vayan más allá del mestizaje y la idea de la raza, además de celebrar la pluralidad de México, étnica y culturalmente”.

La efeméride

Esta efeméride surgió hace más de un siglo, impulsada por el exministro español Faustino Rodríguez-San Pedro, entonces presidente de la Unión Ibero-Americana. Hacia 1913 fue propuesta como una celebración que uniese a Iberoamérica. La fecha (12 de octubre) recuerda el descubrimiento de América, por Cristóbal Colón.

A México llegó oficialmente en 1928, por iniciativa de José Vasconcelos, quien promovió la idea de un sincretismo cultural, recordó Navarrete Linares, también miembro de la Red INTEGRA de Investigación Interdisciplinaria sobre Identidades, Racismo y Xenofobia en América Latina.

“Hace 100 años esta idea tenía más sentido, pues se estaba formando un Estado con una vocación de justicia social, producto de la Revolución, en la que participaron grandes porciones de la población con el objetivo de disminuir las desigualdades y mejorar las condiciones de vida de las mayorías”, subrayó.

Pero desde el neoliberalismo no tenemos un proyecto de unificación social y eso ha hecho que la promesa racial esté vacía, pues en realidad esa unificación nunca ocurrió, concluyó el experto en estudios mesoamericanos.