Carlos Romero Deschamps, renuncia al liderazgo del STPRM

Benjamín Domínguez Olmos

* Por no contar con escenario favorable para cumplir su gestión
* Pide a trabajadores mantener unidad e integridad del sindicato
* Sucedió en el cargo a Guzmán Cabrera el 24 de junio de 1993
* Sebastián desplazó al liderazgo de La Quina, Barragán y Sosa
* Tras el “quinazo” de Salinas orquestado por Gutiérrez Barrios
* Diputado Manuel Limón Hernández, secretario general interino

 

El presente sólo te sirve, en ultima instancia, para imaginarte que pasó ayer y que pasará mañana. Nada fuera de la imaginación… Cuando algunos finalmente suponen que han enterrado el pasado en realidad lo único que han hecho es revivirlo… Por el expediente de la comodidad puedes llegar muchas partes, excepto a la felicidad… (Froylán Flores Cancela)

 

Carlos Romero Deschamps, tras 26 años de ostentar el cargo, renunció ayer a la Secretaría General del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana -con una membresía cercana a los 200 mil-, por no contar con un escenario favorable para el cumplimiento de su gestión, precisa en una carta a la opinión pública.

Quien ha sido tres veces diputado federal y dos veces senador, por el PRI, señala que es consciente de que su compromiso fundamental es garantizar la estabilidad de dicha organización sindical y la defensa de los derechos de los trabajadores, por lo que decidió presentar su renuncia, en términos del artículo 37 de los Estatutos Generales al Consejo General de Vigilancia.

Oriundo de Tampico, donde ingresó a Pemex como trabajador, en 1961, dos años después inició su carrera sindicalista con el apoyo de Joaquín Hernández Galicia, líder de la Sección 1 de Ciudad Madero, del que fue secretario, en su dimisión explica que lo hizo de conformidad a los artículos 34 y 36 con carácter de irrevocable a partir de la fecha para todos los fines consecuentes.

“Hoy, por razones poco claras, no observamos la cooperación que debe existir entre trabajadores y administración para impulsar los proyectos que permitan el verdadero avance de Pemex hacia su consolidación”, expresa y agrega:

“Tal parece que se ha recrudecido la antigua posición de vernos como contrarios y no como complemento en la tarea de respaldar a Pemex en su compromiso histórico de ser garantía del desarrollo nacional”, argumenta en el documento.

Romero Deschamps, sucedió al veracruzano por adopción Sebastián Guzmán Cabrera, quien estuvo en el cargo de enero de 1989 hasta el 24 de junio de 1993 -tras desplazar al liderazgo de Hernández Galicia, Sebastián Barragán, José Sosa y otros 30 dirigentes afines que fueron encarcelados y destituidos de sus cargos, y quien aceptara la invitación del Secretario del Trabajo, Arsenio Farell, para que ocupar, por invitación del presidente Salinas, la dirección del Fondo Nacional para el Consumo de los Trabajadores.

El fin del poder de La Quina en el STPRM llegó el 10 de enero de 1989, por órdenes del presidente Carlos Salinas que había asumido el poder 40 días antes, a través del secretario de Gobernación, Fernando Gutiérrez Barrios, quien dio el golpe de timón conocido en el lenguaje mexicano como “quinazo”, que le permitió legitimar su ascensión al Poder Ejecutivo Federal, puesto en duda por quien era el verdadero poder tras el trono en el poderoso sindicato petrolero.

La defenestración de La Quina se le atribuye a que se oponía a las políticas de privatización del gobierno; a que habría brindado apoyo electoral al candidato presidencial opositor Cuauhtémoc Cárdenas en los distritos electorales con influencia petrolera; pero la(s) causa(s) sólo la conocieron quien la ordenó, quien la ejecutó y el que fue defenestrado.

El dirigente petrolero, en su carta que hoy se publica en los medios nacionales, agradece a su familia, amigos, compañeros y hermanos petroleros su respaldo y confianza durante su etapa como líder sindical, que le permitieron “transitar estos años de dura lucha con la certeza de saber que detrás de mi dirigencia estaba la voluntad y la decisión de todos los trabajadores”.

Añade:

“Si algo les pudiera pedir a todos ustedes es que mantengan sobre cualquier circunstancia la unidad e integridad de nuestro Sindicato, pues es bien sabido que ha sido la fortaleza fundamental para sortear todo tipo de amenazas”, concluye su misiva.

Tras la renuncia de Romero Deschamps, Manuel Limón Hernández ocupará su lugar provisionalmente. Es diputado federal por el PRI, por Veracruz, donde fue dirigente de la Sección 10 de Minatitlán.

De 1995 a 1996 fungió como secretario y de 1997 2007 presidente del Consejo General de Vigilancia del Comité Ejecutivo General del STPRM. De 2007 a 2018 se desempeñó como secretario tesorero del Comité Ejecutivo General.

Actualmente, Limón Hernández- de 73 años de edad- es secretario del Interior, Actas y Acuerdos, donde representó al grupo sindical ante autoridades, Pemex, empresas y otros organismos.

Romero Deschamps, acorde a lo que se ha ventilado en los medios de comunicación impresos y electrónicos, deberá enfrentar acusaciones en su contra por diversos delitos, incluyendo delincuencia organizada, fraude, extorsión, enriquecimiento ilícito, corrupción y tráfico de influencias.

De acuerdo a diversas fuentes, dichos delitos han sido frecuentemente cometidos con la complicidad de miembros de la élite política mexicana, indistintamente de su afiliación partidista.

Gutiérrez Barrios, que fue titular de la Dirección Federal de Seguridad, subsecretario de Gobernación, director de Caminos y Puentes Federales de Ingresos, gobernador de Veracruz y titular de la Segob, inició su cargo como senador el 1 de septiembre de 2000 y falleció dos meses después, el 30 de octubre, tras una intervención quirúrgica.

Hernández Galicia, que fue acusados de acopio de armas y de asesinato en primer grado, fue condenado a 35 años de prisión (fue amnistiado en 1997 en la administración de Ernesto Zedillo), falleció el 11 de noviembre de 2013.

Síguenos en:
https://puntoyaparteonl.com


En portada: Carlos Romero, Carlos Salinas, Fernando Gutiérrez, Manuel Limón