Columnas

Morena aplica con éxito el divide y vencerás

Arturo Reyes Isidoro

 

¿Cayeron en el garlito?

Con la llegada del otoño (a partir de este martes) se empiezan a calentar los motores políticos con miras a las elecciones de junio del próximo año y comienzan a aflorar las diferencias intrapartidistas, de las que necesariamente alguien sacará provecho.

Ayer el PAN mostró ya una grieta cuando públicamente el senador Julen Rementería del Puerto, aspirante a la gubernatura del Estado para 2024, y Fernando Yunes Márquez, presidente municipal de la ciudad de Veracruz, también aspirante a suceder a Cuitláhuac García Jiménez, se subieron al ring y se dieron los primeros moquetazos, un pleito que en lo inmediato tiene como motivo el control del ayuntamiento porteño para el trienio 2021-2024, pero que seguramente se prolongará de aquí hasta el relevo de la gubernatura.

De acuerdo a las versiones periodísticas de XEU Noticias, Julen tomó la iniciativa y le soltó el primer mandarriazo al hijo del exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares acusándolo de haber sido el autor de la circulación, en las redes sociales, de fotografías donde presuntamente se le ve entrando a la Casa Veracruz para reunirse presuntamente con el gobernador Cuitláhuac García Jiménez.

El sábado, el propio senador reaccionó en su cuenta de Twitter comentando que se había amanecido con la sorpresa de que se había reunido con el gobernador, lo que aprovechó para aclarar que sí había ido a la Casa Veracruz, pero a un restaurante del mismo nombre en Xalapa (propiedad de un huasteco paisano y amigo del dirigente estatal del PAN, Joaquín Guzmán Avilés), como lo evidenciaban claramente las fotos.

“¿Tiene usted los elementos suficientes y contundentes para decir que es el alcalde, senador?”, le preguntaron ayer, a lo que respondió: “Bueno, lo que yo te puedo decir es que el alcalde en las redes que tiene con su gente, con quien trabaja, con quien colabora y todo, hay capturas de pantalla que fueron hechas públicas”.

Él mismo aceptó que todo podría encaminarse a un pugna interna en el PAN y lo consideró guerra sucia.

En vías de mientras, de calentamiento del ambiente político, el alcalde no tardó en revirarle y en lugar de negar abiertamente el señalamiento le devolvió el golpe acusándolo de haber “vendido” a su partido para que un primo suyo llegara a la presidencia municipal en 2010 (en realidad, Jon Gurutz Rementería Sempé, del PRI, primo hermano de Julen, ganó la alcaldía en 2007 y sustituyó al propio Julen, alcalde saliente). Dijo no había necesidad de fabricarle algo “pues todo el mundo lo conoce”.

Entonces apareció el peine. Comentó que en el fondo podría estar “la desesperación” del senador por imponer a su hijo Bingen como candidato a sucederlo en la alcaldía, pero trató de bajarle al asunto diciendo que el PAN es un partido democrático donde las disputas internas “siempre se dan”.

En el fondo, el primer round de ayer evidenció un pleito mayor: el de la dirigencia estatal, encabezada por Joaquín Guzmán Avilés, contra el grupo del exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares, quienes se disputarán a muerte la presidencia municipal, llevando como candidatos, hasta ahora, a Bingen Rementería Molina los primeros, y a Miguel Ángel Yunes Márquez, los segundos.

Por lo pronto, ya afloró la división interna, lo que debió haber motivado sonoras carcajadas ayer en alguna área del gobierno estatal, donde diseñaron una estrategia para poner a pelear entre ellos mismos y dividir a sus adversarios, haciendo filtraciones como la del sábado y haciéndolas replicar con mercenarios a su servicio, así como aprovechar todo lo que declaren, de todos los partidos, para inducir notas negativas en su contra en la prensa que tienen como aliada.

Morena, pues, desde el gobierno, se apuntó un buen tanto y molonqueó a la que se considera más fuerte oposición, mostrando su capacidad para desestabilizar al enemigo. Como prueba, le salió muy bien. Julen cayó en el garlito que le tendieron y cayó como inocente palomita, sin ser 28 de diciembre, mostrando, de paso, una debilidad: la de darle crédito a cualquier versión sin tener la plena seguridad de la fuente y de actuar con la sangre caliente y precipitarse, cegándolo el amor y el interés político por su hijo.

En realidad, Morena está minando al panismo. Sigue alimentando su relación con el grupo de diputados locales panistas, disidentes de la dirigencia estatal, considerados yunistas, los está apoyando con todo, lo que se dice con todo, y no será raro que hagan alianza para la elección próxima: los ayudamos a que consigan las alcaldías de Veracruz, Boca del Río y si se puede Xalapa, pero nos ayudan a ganar las diputaciones locales y federales por esos distritos. A Morena le interesa mantener el control político estatal y nacional con mayoría en los Congresos.

Toda esa operación política cuesta millonadas. Para eso sí no hay austeridad ni la habrá. Pero para ellos vale y valdrá la pena: retener el mandato.

Penélope, rediviva en Xalapa

La madre Naturaleza haciendo travesuras. Resulta que, en el caso de Xalapa, por lo pródigo de su suelo, con las lluvias está creciendo de nuevo el pasto donde brigadas de las dependencias de Gobierno han chapeado para cortar lo que ya se había convertido en un monte, por el descuido del ayuntamiento que preside Hipólito Rodríguez.

Será interesante ver este cuento de nunca acabar en los gobiernos de Morena (estatal y municipal), porque en la capital del Estado el chapeo no es de una sola vez y para siempre. Es tan fértil la tierra que la hierba y prácticamente todo lo que se siembra en los jardines crece y se reproduce rápidamente.

Esto me recuerda a Penélope, la esposa de Ulises, en La Odisea de Homero. Ella no tenía noticias de él, desde que se había ido a guerrear a Troya y todos daban por hecho que no regresaría, o no regresaría vivo. Así que le surgen pretendientes para casarse y ella dice que sí pero cuando termine de tejer un sudario. Entonces, para ganar tiempo con la esperanza de que Ulises regrese luego de veinte años de ausencia, a escondidas por la noche desteje lo que teje de día. Hasta que una mujer la denuncia, pero entonces el héroe aparece y mata a todos los pretendientes.

Ahora, quién lo diría, en la 4T, tenemos una versión actualizada, pero al revés, pues lo que los funcionarios y trabajadores del gobierno cortan los sábados, la naturaleza rehace en el resto de la semana. Así que el secretario de Gobierno y compañía ahí se la van a llevar, total que les sobra el tiempo porque en Veracruz no hay problemas de urgente resolución ni gravedad.

Categorías:Columnas, Prosa

Tagged as: