Columnas

Cuitláhuac, de chairo a totalmente Palacio

Arturo Reyes Isidoro

 

La fotografía no deja ninguna duda. Ya ha habido un cambio efectivo dentro de las 4T en Veracruz: la del gobernador Cuitláhuac García Jiménez.

Se ve gobernador. Por lo menos en la imagen. Casi dos años después de que asumió el mando ha cambiado totalmente, ahora sí, su forma de vestir. En principio ya es algo, y algo es algo.

La foto la tomaron los muchachos fotógrafos de la Coordinación General de Comunicación Social, muy profesionales fotógrafos, como que durante muchos años fuimos compañeros de trabajo y sé muy bien de su calidad.

Le tomaron el mejor ángulo. Viste traje gris. Se ve incluso elegante; si se quiere, galán. No necesita corbata, que no la trae. Usa camisa blanca, a la medida, y los zapatos deben costar de cuatro a cinco dígitos, elegantes, de piel muy fina y bien trabajada, suela también de piel. ¡Ah! Y el reloj.

El escenario informal remarca el contraste. Lo captaron dirigiendo una reunión sentado en el borde del escenario de la pequeña sala de cine de la Casa Veracruz, herencia del entonces gobernador Miguel Alemán Velasco.

Atrás quedó el Cuitláhuac chairo, aquel de la camiseta roja y el morralito al hombro, de la precampaña y la campaña; aquel de las camisitas manga corta del inicio de su gobierno, que no hacían juego, para nada, con el color del pantalón; aquel del mechoncito cayéndole sobre la frente. Ahora hasta el corte y el peinado de su cabello están ok. Se diría que, ahora sí, ya es totalmente Palacio.

A raíz de aquel sucedido con Julio César (se divorció de su esposa, Pompeya, que describían como muy hermosa y encantadora, porque cayó en la sospecha de haberle puesto los cuernos), que adujo: “Mi esposa debe estar por encima de toda sospecha”, a raíz de lo cual se acuñó la frase: “La esposa del César no solo debe ser honesta, sino parecerlo”, bien se puede actualizar ahora diciendo que el gobernador no solo debe serlo sino también parecerlo.

En lo personal celebro que el gobernador se vista en forma apropiada de acuerdo a su investidura; que represente a Veracruz, que nos represente, con toda propiedad. Gobierna un territorio, como dice López Obrador, con todas las características de una república independiente, de más de ocho millones de habitantes, señero en la historia de México, en una de las tres transformaciones, la de la Reforma; símbolo de la defensa de la soberanía nacional ante las invasiones extrajeras a través del puerto de Veracruz; actor importante en otra de las transformaciones, la de Revolución con Carranza en el puerto.

En fin, ahora sí ya parece gobernador. Ahora tiene que serlo actuando con independencia del altiplano, porque Veracruz tiene sus propias características y no puede encorsetarse con lo que le dicten en el Palacio Nacional. Tiene que tomar decisiones drásticas para ofrecer resultados. Debe ser él, el gobernador de Veracruz. Ya cambió en su imagen. Ahora debe cambiar en su administración lo que tenga que cambiar. Todavía está a tiempo de recuperar terreno, de superar la baja calificación y la baja aprobación con las que resulta en las encuestas. Solo de él depende, de nadie más.

En su equipo, será más de lo mismo

El sábado al anochecer se reunió en la sala de cine de la Casa Veracruz con su gabinete. Sobre el particular él mismo informó en su cuenta de las redes sociales:

“Hoy nos reunimos con el gabinete para reiterar el gran compromiso que tenemos con el pueblo de Veracruz de no separarnos de los principios que originaron este movimiento: austeridad, honestidad y servir al pueblo.

Además, aunque es derecho de cada quien y se respetará, me confirmaron su decisión de que nadie se postulará como candidata o candidato en el 2021.”

Su grupo más afín esperaba cambios, movimientos, tanto que habían hecho planes para que al concluir su gestión los actuales diputados locales, sus allegados, asaltaran el Palacio de Gobierno relevando a varios secretarios, según contemplaban.

Lo que sí se va viendo es que cada vez son más sectarios, que cada vez más no están dispuestos a seguir transitando con colaboradores que hayan militando y provengan de otros partidos, a esos los están purgando; que quieren algo así como una raza pura… morena, lo que me hace recordar que el único que quiso una raza pura “aria superior”, “germana”, fue Hitler, quien convirtió sus ideas en ideología de gobierno.

Irrumpe este lunes Unidad Ciudadana

Una vez legalmente constituido –superó el intento de bloqueo oficial–, de hecho hoy irrumpe en la vida política del Estado el nuevo partido político Unidad Ciudadana, cuya presidenta es la exdiputada Cinthya Lobato Calderón.

La aguerrida mujer dará un discurso inaugural, pero no arrancarán apenas su trabajo como partido. Así como de la forma más callada realizaron sus asambleas municipales constitutivas, también de forma callada han venido armando su estructura en todos los municipios y distritos de la entidad.

Se definen como partido de centro, humanista, incluyente, que incorpora la socialdemocracia y que pone en el centro al ser humano, me comentó en una amplia charla el sábado pasado el secretario general de ese partido, Francisco Hernández Toriz.

Algo que me sorprende es que ya tienen comités en todos los municipios, y perfilados en todos los municipios y distritos sus candidatos a cargos de elección popular para la elección de junio próximo.

Algo que no deja de ser significativo es que Unidad Ciudadana es el único partido político en Veracruz cuyo dirigente es una mujer. Resalta porque el resto de los partidos está encabezado por varones, que han predominado en la conducción de los partidos políticos.

Saben a lo que se enfrentan, pero confían en que saldrán adelante. Cinthya lo define como un proyecto “drásticamente distinto”. En plática anterior que tuve con ella, me comentó que están conscientes del tamaño de la tarea que les espera, porque intentarán, nada más y nada menos, que cambiar la forma de hacer política, con una política de ética y de valores.

Saben que muchos dicen que es imposible lo que pretenden y que los tachan de no saber ni entender las reglas de la política. “Dicen que no lograremos permanecer. No nos importa. Queremos al menos intentarlo”. “El fin no solo es conservar el registro sino de qué manera lo conservaremos”.

Me aseguró que “la meta no es tener un partido a costa de lo que sea, de alianzas oscuras, de intercambios en lo oscurito, de meter lo que caída o pactar con quien puedas o convenga. La meta es que no hay meta. Somos muchas las personas buenas y capaces, bien intencionadas que buscamos hacer bien las cosas”.

El área de prensa está a cargo de Sergio González Levet y en forma directa con Cinthya operará Carmen Vázquez Martínez, compañera de larga trayectoria en medios de comunicación oficial.

Con la irrupción de Unidad Ciudadana, solo dos de los cuatro nuevos partidos estarán ya trabajando abiertamente y a todo lo que da luego de que Podemos, que dirige Francisco Garrido Sánchez, no ha parado desde sus asambleas constitutivas el año pasado. De los otros dos no se sabe nada y si antes de comenzar ya tiraron la toalla.

Impone su autoridad Medio Ambiente

¡Vaya! El procurador del Medio Ambiente en el Estado, Sergio Rodríguez Cortés, ha impuesto su autoridad –como debe de ser– y clausuró una obra de la mismísima Secretaría de Comunicaciones y Transportes cuya empresa constructora contratada estaba derribando árboles para la ampliación de una carretera.

Se trata de la ampliación a tres carriles del tramo carretero federal Veracruz-Xalapa desde la cabeza Olmeca hasta el aeropuerto Heriberto Jara en el municipio de Veracruz. El procurador dijo que recibieron una denuncia ciudadana y actuaron de inmediato.

Explicó que si bien la empresa tiene documentos federales, no tenía permiso de la autoridad estatal, menos para derribar árboles. Dijo que tendrá que haber compensación y remediación del daño. Solo entonces levantarán la clausura. De eso se trata, de que defiendan el medio ambiente y se actúe. El patrimonio natural de Veracruz está por encima de cualquier empresa de gobierno, de cualquier nivel que se trate.

Categorías:Columnas, Prosa

Tagged as: