Universidad

Rectora de la UV reivindicó Internet como derecho humano 

  • “Ha significado una revolución no sólo a nivel tecnológico, sobre todo a nivel del individuo y de la estructura social” 
  • “Representa una gran oportunidad de hacer de él una palanca de un desarrollo justo y equitativo para el mundo entero” 

 

Xalapa, Ver., 14 de octubre de 2020.- La rectora de la Universidad Veracruzana (UV), Sara Ladrón de Guevara, inauguró hoy el V Encuentro ANUIES-TIC y dictó la conferencia “Internet: derecho humano en el siglo XXI”, en la cual planteó que el Internet debe ser considerado un derecho humano del presente siglo, en tanto que constituye una importante vía de acceso a otros derechos humanos clave como el trabajo, la educación y la cultura.  

Tras la bienvenida por parte del comité organizador a los participantes y conferencistas del evento –realizado a través de la plataforma Zoom–, Sara Ladrón de Guevara enfatizó que los derechos humanos son inherentes a todas las personas, sin distinción alguna de origen étnico, raza, nacionalidad, sexo, lengua, religión o cualquier otra condición natural o social. 

La Organización de las Naciones Unidas ha defendido un amplio listado de derechos, cuyo espectro abarca desde el carácter social, civil, económico, político y cultural; pero no se ha quedado hasta aquí, ha extendido los derechos a mujeres, niños, personas con discapacidad, a minorías y a determinados grupos vulnerables. 

Sin embargo, dijo, la humanidad, la sociedad y todas las esferas que la conforman han estado en continuo desarrollo, entre ellas la ciencia y la tecnología de donde procede el Internet, uno de los principales avances que ha alcanzado importancia y trascendencia en la actualidad, de ahí que deba ser considerado como un derecho humano del siglo XXI. 

“El Internet se ha traducido en horas y horas frente a la computadora o un dispositivo móvil, para atender y cubrir una necesidad de orden laboral, académica, de entretenimiento, etcétera; pero, también ha significado una revolución no sólo a nivel tecnológico, sobre todo a nivel del individuo y de la estructura social.” 

Comentó que, como todo avance, ha sido analizado desde diferentes perspectivas: para Manuel Castells representa una oportunidad para el cambio social; para Noam Chomsky, la neutralidad está puesta en duda; para Pierre Levy, representa una forma de incrementar la inteligencia colectiva y el conocimiento del mundo; Umberto Eco, dijo que puede crear muchas referencias falsas en la construcción del conocimiento. 

“En lo personal, representa un enorme salto en materia de comunicación y una gran oportunidad de hacer de él una palanca de un desarrollo justo y equitativo para el mundo entero.” 

El Internet, indicó, se ha convertido en una valiosa vía de acceso a derechos humanos clave como el trabajo, la educación y la cultura, y así lo ha dejado ver la pandemia que enfrentamos a nivel mundial, ya que millones de personas han podido trabajar, cursar sus estudios y disfrutar de la cultura, desde sus hogares. 

“En este sólo hecho radicaría la condición que hace de él un verdadero derecho universal.” 

Sin embargo, no en todos los países se tienen las condiciones favorables para contar con un servicio de Internet, y México no es la excepción. 

Al respecto, Sara Ladrón de Guevara dijo que 80.6 millones de personas de seis años o más son usuarias de Internet (70.1 por ciento), lo que significa que siete de cada 10 mexicanos tienen acceso, conforme a datos de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares, aplicada en 2019 y publicada en mayo de 2020. Mientras que, en Europa o Asia, es de nueve de cada 10. 

“Esto se traduce en un menor progreso y en una menor competitividad de nuestra población, con los consiguientes costos humanos, sociales, en el nivel de vida, entre otros.” 

Por ello, subrayó, es necesario mejorar y apuntalar las políticas públicas, establecer una mayor y mejor vinculación entre la sociedad, el Estado, el sector público y el sector privado, con el objetivo de que las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) alcancen una mayor cobertura en nuestro país. 

Además, debe desarrollarse infraestructura en materia de TIC e impulsar programas de alfabetización digital para la población más desfavorecida, a fin de mejorar su calidad de vida. 

“Preocupa la ausencia de políticas públicas digitales integrales, porque la transformación digital ya está en proceso y es irreversible, pero no son inevitables la pobreza, la marginación y el subdesarrollo digital de México.” 

En el caso de la UV, destacó que siempre se le ha dado a la ciencia y a las TIC una aplicación desde el punto de vista del humanismo. Durante este periodo de confinamiento, la Universidad ha continuado con sus actividades académicas, culturales y administrativas, gracias a la plataforma Eminus y al desarrollo de nuevos recursos complementarios como la plataforma Lienzos y el repositorio Lumen. 

Pero esta pandemia también ha hecho evidentes las inequidades, pues las tecnologías no son herramientas asequibles  para todos y el servicio no llega a todo el territorio veracruzano. 

“Considero de justicia ascender a Internet al rango de derecho humano, estaríamos hablando de un derecho humano transversal, que cruza otros derechos: a trabajar en condiciones justas y favorables, a la educación y a gozar de los beneficios derivados de la libertad cultural y el progreso científico, a un nivel de vida digno y decoroso.” 

Categorías:Universidad