Columnas

Esposos e inmigrantes turcos: detrás de vacuna de Pfizer

Benjamín Domínguez Olmos

 

  • Científicos fundadores de la compañía alemana BioNTech
  • Desarrollaban medicamentos para tratar el cáncer: TNYT
  • Valor de su empresa rebasa los 21 mil millones de dólares
  • Viven en un departamento con su hija y utilizan bicicletas
  • “Hombre de principios; sólo le importa la ciencia”: Bourla
  • “México no es ‘pelele’ de ningún país extranjero”: AMLO
  • Colegio Electoral: Biden 290, Trump 217 (270 para ganar)
  • Fitch Ratings ratifica nota crediticia de México en “BBB-“

 

Tiempo: Vamos siendo lo que vamos quedando… Nos lleva a suponer igualmente que los tiempos de Dios nada tienen que ver con los tiempos de los diosecillos de barro que primero aplaudimos y luego los ponemos en agua de duda… (Froylán Flores Cancela)

 

Hace dos años, Ugur Sahin subió al escenario en una conferencia en Berlín e hizo una predicción audaz. Al frente de una sala llena de expertos en enfermedades infecciosas, dijo que su compañía podría ser capaz de utilizar su llamada tecnología de ARN mensajero para desarrollar rápidamente una vacuna en caso de una pandemia mundial, publica The New York Times.

En ese momento, Sahin y su compañía, BioNTech, eran poco conocidos fuera del pequeño mundo de las empresas de biotecnología europeas emergentes. BioNTech, que Sahin fundó con su esposa, Özlem Türeci, se centraba principalmente en los tratamientos contra el cáncer. Nunca había llevado un producto al mercado. La covid-19 aún no existía, informa en un extenso y detallado reportaje firmado por David Gelles, el rotativo neoyorkino.

Pero sus palabras resultaron proféticas.

El lunes, BioNTech y Pfizer anunciaron que una vacuna para el coronavirus desarrollada por Sahin y su equipo era más del 90 por ciento efectiva en la prevención de la enfermedad entre los voluntarios del ensayo que no tenían evidencia de haber sido infectados previamente. Los sorprendentes resultados llevaron a BioNTech y Pfizer al frente de una carrera para encontrar una cura para la enfermedad que ha matado a más de 1,2 millones de personas en todo el mundo.

“Podría ser el principio del fin de la era de la covid”, dijo Sahin en una entrevista el martes.

Sahin, de 55 años, nació en Iskenderun, Turquía. Cuando tenía cuatro años, su familia se mudó a Colonia, Alemania, donde sus padres trabajaron en una fábrica de Ford. Creció queriendo ser doctor. Se convirtió en médico en la Universidad de Colonia. En 1993, obtuvo un doctorado en aquella universidad por su trabajo en la inmunoterapia en células tumorales.

Al principio de su carrera, conoció a Türeci. Ella había querido ser monja y finalmente terminó estudiando medicina. Türeci, quien ahora tiene 53 años y es la jefa médica de BioNTech, nació en Alemania, hija de un médico turco que había inmigrado desde Estambul. El día que se casaron, Sahin y Türeci regresaron al laboratorio tras la ceremonia.

La pareja se dedicó inicialmente a la investigación y la enseñanza, incluso en la Universidad de Zurich, donde Sahin trabajó en el laboratorio de Rolf Zinkernagel, quien ganó el Premio Nobel de Medicina en 1996.

En 2001, Sahin y Türeci fundaron Ganymed Pharmaceuticals, que desarrolló medicamentos para tratar el cáncer usando anticuerpos monoclonales.

Sahin y Türeci vendieron Ganymed por 1400 millones de dólares en 2016. El año pasado, BioNTech vendió acciones al público; en los últimos meses, su valor de mercado se ha disparado más allá de los 21.000 millones de dólares, convirtiendo a la pareja en una de las más ricas de Alemania.

Los dos multimillonarios viven con su hija adolescente en un modesto apartamento cerca de su oficina. Van en bicicleta al trabajo. No tienen carro.

“Ugur es un individuo muy, muy singular”, dijo Albert Bourla, director ejecutivo de Pfizer, en una entrevista el mes pasado. “Solo le importa la ciencia. Discutir sobre negocios no es su especialidad. No le gusta nada. Es un científico y un hombre de principios. Confío en él al 100 por ciento”.

Comentarios a vuela pluma

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que México no es pelele de ningún país extranjero, y señaló que no debería haber represalias por parte del futuro gobierno del demócrata Joe Biden al no reconocer aún su victoria en las elecciones a la Presidencia de Estados Unidos. Al ser cuestionado sobre si recibiría una llamada del demócrata, quien ya logró los 270 votos electorales necesarios para ganar la elección, López Obrador reiteró que no se meterá en el proceso electoral estadounidense. “¿Cómo nos vamos a convertir en juez? ¿Quién nos autoriza meternos a un proceso interno? Tenemos que respetar a los ciudadanos de otros países, pero además se trata de la elección de un país en donde hay 38 millones de mexicanos. ¿Cómo de manera irresponsable nosotros vamos a pronunciarnos por uno o por otro? No nos corresponde, eso es intervencionismo”, expresó. “Que si no reconocemos van a haber represalias… No tiene por qué haberlas, porque estamos apegándonos a nuestra legalidad. Además, no somos colonia, somos un país independiente, soberano. México no es ningún pelele de ningún país extranjero”, afirmó… El presidente electo de Estados Unidos, el demócrata Joe Biden, aventaja al mandatario saliente Donald Trump por 290 delegados en el Colegio Electoral frente a 217, según las proyecciones de los principales medios estadounidenses. Trump se anotó este miércoles los tres delegados que otorga el estado de Alaska, pronosticaron las cadenas de televisión NBC, ABC y CNN con el 75 por ciento escrutado en ese remoto estado del noroeste de EU. Ese factor no cambia el hecho de que Biden ya superó los 270 delegados en el Colegio Electoral -la mitad de los 538 votos de ese órgano más uno- y es por tanto el nuevo presidente electo de los Estados Unidos. Aún quedan por decidir, Carolina del Norte, Georgia, y, según algunos medios, también Arizona, aunque otros ya han proyectado que Biden se llevará ese estado… La agencia Fitch Ratings ratificó este miércoles la calificación crediticia de México en “BBB-” con perspectiva estable, lo que indica que la calificación se mantiene en la categoría de grado de inversión, informó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. En su comunicado, señaló Hacienda, Fitch destaca que “el marco de políticas de México sigue siendo una fortaleza” y que en su evaluación abonó a la calificación “el historial de políticas macroeconómicas prudentes, creíbles y consistentes”, lo que refleja una sólida capacidad y flexibilidad institucionales. El compromiso del Gobierno de México con la prudencia fiscal y las acciones que ha llevado a cabo para mejorar el marco de administración tributaria han contribuido a contener con éxito los desbalances económicos. De acuerdo con la agencia, en 2020 México registrará uno de los menores déficits entre los países con calificación crediticia “BBB”, lo que respalda la perspectiva estable.

Consulta las noticias en:
https://puntoyaparteonl.com


En portada: Andrés M. López, Ugur Sahin, Özlem Türeci, David Gelles

Categorías:Columnas, Presencia

Tagged as: