Columnas

Argentina llora la muerte de Diego Armando Maradona

Benjamín Domínguez Olmos

 

  • El presidente declara 3 días de duelo de una “leyenda”
  • “Espero, podamos jugar fútbol juntos en el cielo”: Pelé
  • “Nos deja pero no se va, el Diego es eterno“: L. Messi
  • “La mano de Dios” y el “gol del siglo”, en Mundial 1986
  • Dos imágenes muy memorables de la historia del fútbol
  • Levantaron el título de campeones por segunda ocasión

 

Tiempo: En ‘Las horas paganas’, de Manuel Vicent, el gallego de la panadería insiste: el tiempo lo ha hecho Dios; nosotros sólo hacemos las horas… El pasado existe como tal, el presente se esfuma en el instante en que hablas de él, en tanto que el futuro sin embargo te queda como reserva… (Froylán Flores Cancela)

 

Los argentinos Leo Messi y Diego Armando

La muerte de Diego Maradona, ocurrida este miércoles a sus 60 años, impactó en Argentina y en el mundo y deja huérfanas a las millones de personas que admiraron la carrera deportiva del considerado por muchos como el mejor jugador de fútbol del planeta.

El presidente argentino, Alberto Fernández, declaró tres días de luto en memoria de quien ya era una leyenda en vida y ahora, con su muerte, reaviva los recuerdos de gloria que escribió con sus botines en la historia grande del deporte argentino.

Hasta el brasileño “Pelé“, casi el único que disputa ese título con Maradona, lo reconoció hoy como una “leyenda” mundial y expresó su deseo de algún día poder jugar juntos “en el cielo“.

“Qué triste noticia. Perdí a un gran amigo y el mundo perdió una leyenda. Aún queda mucho por decir, pero por ahora, que Dios dé fuerzas a su familia. Un día, espero que podamos jugar fútbol juntos en el cielo“, escribió a través de su cuenta de Twitter el rey.

Tanto Pelé como Maradona son considerados los mejores futbolistas del mundo, de acuerdo con la FIFA.
Diego Armando obtuvo, durante su carrera, un título mundial con su selección en tanto que Pelé tiene el récord con tres mundiales en su haber.

Recientemente, Pelé cumplió 80 años, “lúcido”, pese a sus problemas de salud, y seguro de haberse “equivocado poco” en una vida marcada por récords que lo han situado en lo más alto del olimpo del fútbol.

También Leo Messi, el mejor futbolista en actividad, expresó su tristeza por la muerte de Maradona: “Nos deja pero no se va, porque el Diego es eterno“.Un día muy triste para todos los argentinos y para el fútbol. Me quedo con todos los momentos lindos vividos con él y quería aprovechar para enviarle el pésame a toda su familia y amigos.

El 22 de junio de 1986, Diego Armando Maradona, dejó dos de las imágenes más memorables de la historia del fútbol: “la mano de Dios” y el “gol del siglo”, de lo que el que esto escribe fue testigo por la deferencia del entonces líder nacional del MNJR del PRI, el veracruzano Daniel León, quien le obsequió 3 pares de boletos para los cuartos de final, semifinal y final de la Copa del Mundo 1986, disputados en el Estadio Azteca de la capital del país.

Argentina se enfrentaba a Inglaterra por un puesto en las semifinales y fue precisamente el número 10 de la selección sudamericana que hizo histórico el partido con dos jugadas en menos de cinco minutos. Primero con “la madre de todas las polémicas” y poco después con una cabalgada imposible que culminó en el conocido como “gol del siglo”.

La primera estampa maradoniana llegó en el minuto 51, después de que el astro argentino condujera un balón hasta el balcón del área y filtrara un pase a Valdano, que no pudo evitar el intento de despeje de Steve Hodge. La pelota se elevó hacia el punto de penalti y Maradona y Peter Shilton corrieron en su búsqueda. El guardameta llegaba con ventaja, pero en el último momento el delantero saltó y golpeó con la mano izquierda el balón para mandarlo a la red.

Tres minutos más tarde, El Pelusa logró el segundo con una jugada que para muchos es la mejor de toda la historia de los mundiales. Tras recibir un balón en el centro del campo, se dio la vuelta y burló a cinco defensas y al portero ante la mirada atónita de los 115 mil espectadores en el Estadio Azteca.

Tras ese duelo, que maquilló el inglés Lineker para hacer el 1-2 definitivo, los argentinos batieron a Bélgica en las semifinales por 2-0 y a Alemania Federal en la final 3-2, para levantar el título de campeones por segunda ocasión.

Fue el propió Maradona, capitán de los argentinos que recibió la copa de campeón de manos del presidente Miguel de la Madrid y lo primero que hizo fue besarla y luego la elevó al cielo para que lo vieran los más de cien mil testigos de su hazaña y, a través de la televisión, millones de personas en los cinco continentes.

Consulta las noticias en:
https://puntoyaparteonl.com


En portada: El brasileño Pelé y Maradona

Categorías:Columnas, Presencia

Tagged as: