Especiales

En la familia se aprende el sentido y la dignidad de la vida humana: Arzobispo de Xalapa

Octava de Navidad, fiesta de la Sagrada Familia 2020.- El arzobispo de Xalapa, después de su tradicional saludo, refirió que incontables parejas acuden a él para pedir a Dios fecundidad, pues no han podido concebir «yo les digo que se encomienden a san Rafael Guízar, pues los milagros demostrados que se atribuyen a su intercesión están los de niños concebidos». Recordando que no basta con concebir, sino haciéndose cargo de la educación de sus hijos, ahora más oportunamente con la pandemia se cuenta con la oportunidad de la mayoría.

Al referirse a la Sagrada Familia, hizo mención a la familia divina de Dios y a la familia humana, que en su encarnación nos hizo partícipes de la filiación de Dios. Habló de la figura de los padres de Jesús, verbo encarnado, que cumplió con los preceptos propios de su Iglesia, así como nosotros estamos llamados a corresponder por el don de la vida, defendiéndola y protegiendo la institución familiar.

«Ante la deshumanización de nuestra sociedad actual, la familia cristiana continúa siendo transmisora básica de identificación humana y cristiana. Es importante resaltar su importancia fundamental como el ambiente donde se aprende el sentido de la vida y la dignidad de la persona humana». Refirió los ataques que el modelo de familia cristiana recibe constantemente por ideologías de género y relativismo moral, que promueve el placer y busca que cada uno eluda la paternidad responsable, dejando de lado el plan de Dios que se expresa en la Sagrada Escritura y la tradición de la Iglesia. Animó monseñor Hipólito a vivir con alegría el matrimonio cristiano y testimoniar la defensa de la familia cristiana como santuario de la vida humana, como promotora de los valores humanos y de las virtudes cristianas.

«Muy queridos hermanas y hermanos, demos gracias a Dios por esta hermosa fiesta y pidamos que bendiga nuestras familias, que nos haga crecer en su amor, en su gracia. Que nos dé los dones de la reconciliación, del perdón de la paz, y de saber convivir plenamente. Que así sea.»

Categorías:Especiales, Principal