Columnas

Nació ya, la más fuerte oposición en México

Arturo Reyes Isidoro

 

Si las protestas y las críticas por la valla metálica que rodea el Palacio Nacional se convierten en votos de castigo, el presidente y su partido tendrán una significativa baja de sufragios el 6 de junio, comenté ayer.

Agregué: La postulación de Félix Salgado Macedonio como candidato de Morena a gobernador de Guerrero, compadre del presidente, acusado ministerialmente de violación y violentación contra seis mujeres, avivó el fuego de la indignación.

Rematé: Su fuerza (la de las mujeres), se hará sentir hoy.

Y vaya de qué manera se sintió y se hicieron sentir.

El ocho de marzo podría ser un antes y un después en la historia de este sexenio, postuló ayer el analista político, escritor y periodista Jorge Zepeda Patterson. Coincido con él.

Brenda Lozano, joven escritora y editora mexicana, articulista del diario El País, en un texto que tituló “El movimiento feminista, la más fuerte oposición en México”, criticó al presidente López Obrador por su defensa de Félix Salgado Macedonio.

Dijo: “Esa defensa pública no hizo más que evidenciar la misoginia del presidente, pero ignora el costo electoral que esto traerá más adelante para su partido”.

Adviritió que nadie en la 4T parece proyectar el futuro en el que la oposición tiene el poder de sacarlos.

“El Estado ignora que el movimiento feminista es indestructible. Ignora la cantidad de colectivas que se han organizado, ignora los efectos y los círculos concéntricos de estas alianzas”.

Sentenció: “El movimiento feminista es la principal oposición de la 4T y será la pérdida electoral más grande”.

Argumentó por qué: “La defensa de López Obrador a un violador no puede quedar atrás. Tampoco puede quedar atrás que denosta una y otra vez a las mujeres cada vez que puede porque, a diferencia del Estado, el movimiento feminista no tiene una líder, no tiene una cabeza como la tiene el Estado, sino que es una voz colectiva”.

Señaló que eso “debe desconcertarlo mucho pues no hay una cabeza que señalar. Es una voz colectiva que está en contra de su desdén, en contra del modus operandi de Roemer y Salgado Macedonio y que está en contra del pacto patriarcal de silencio”.

Y Estefanía Veloz renunció a Morena

Significativa fue la renuncia de Estefanía Veloz a su militancia en Morena. Dijo que su primera militancia era con las mujeres y con el feminismo. Diversas voces la habían cuestionada por permanecer en ese partido por su apoyo a Salgado Macedonio.

“Renuncio en solidaridad con todas las víctimas de abuso sexual a las que no les han creído”, escribió en su cuenta de Twitter. Apuntó: “Mi renuncia a Morena enardece aún más mi ánimo por construir un país justo donde exista una izquierda feminista… Hoy, Morena le ha dado la espalda y ha traicionado a las mujeres… Y es que la candidatura de Félix Salgado Macedonio, acusado de violación y acoso sexual por varias mujeres, contradice totalmente la lucha social que le dio origen a Morena en más de un sentido”.

Estefanía, es abogada y panelista del programa “De buena fe” en el Canal 11 del IPN, desde donde ha polemizado con Brozo o Chumel Torres.

Otras personajes femeninas, como Natalia Lafourcade, Julieta Venegas, Alondra de la Parra, Martha Tagle, Gabriela Warkentin, Marcelina Bautista, Yásnaya Elena A. Gil y Carmen Boullosa, entre otras, firmaron una carta para exigir a López Obrador que impulse un plan de seguridad con perspectiva de género y que rompa el pacto patriarcal.

“En México –le dicen en la misiva– se protege el Palacio Nacional antes que a las mujeres de los feminicidas y los violadores. En México va a la cárcel una mujer que aborta antes que un candidato violador”.

En la Ciudad de México, integrantes del colectivo feminista “Fieras Fierras” buscaron a la mujer que grabó el anuncio de “Fierro viejo que vendan”, de los ropavejeros, para que grabara un nuevo audio, de hermandad entre las mujeres: “Se buscan personas aliadas, guerreras, luchonas, entronas, en contra del fierro viejo que abunda”.

Por su parte, el Colectivo Brujas del Mar, originario del puerto de Veracruz pero con fuerte presencia nacional, convocó para este martes al segundo paro nacional “Un Día sin Mujeres o Un día sin Nosotras”. Se evitaría trabajar, estudiar o realizar algún tipo de operación bancaria ni utilizar las redes sociales.

¿Cómo se llegó a esto?

En su conferencia mañanera del 22 de abril del año pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador habló de los periodistas que lo defienden.

“Nos defienden creo que tres”, y citó a Jorge Zepeda Patterson, quien publica en diversos medios del país y del extranjero.

“Hay un articulista inteligente, incluso no podría decir yo que de izquierda, pero sí buen analista político que se mete más a entender lo que está pasando y lo que somos, uno que escribe en El País, Jorge Zepeda Patterson”·

Este analista, escritor, economista y sociólogo, con un importante currículum académico y una larga y destacada trayectoria periodística, ha confesado en varios de sus artículos que cree en las banderas del presidente. Pero mantiene su actitud profesional.

El domingo publicó en el portal sinembargo.mx un artículo con el título: “Un Palacio amurallado, ¿cómo llegamos a esto?”.

Interesante –como todo lo que escribe y publica–, apuntó que en ningún escenario AMLO se había imaginado atrincherarse para evitar ser alcanzado por una movilización popular.

Dijo que entonces la pregunta no era ¿por qué se puso una valla?, sino encontrar los motivos que descompusieron las relaciones entre el presidente y las causas de las mujeres.

Su explicación es que la relación comenzó a “agriarse” hace un año y que lo de Salgado Macedonio no es sino el último episodio. “Y en eso el presidente tiene toda la responsabilidad”.

Recordó que todo arrancó con las reservas presidenciales a la convocatoria de un día sin mujeres, en marzo de 2020, que su propia esposa Beatriz Gutiérrez apoyó, aunque después se retractó.

Sus objeciones, agrega, en las mañaneras desencadenaron el efecto político que hoy se vive, objeciones que aprovecharon opositores para tratar de dañar su popularidad, y que cayó en el garlito a partir de lo cual dominó en su ánimo la presencia de sus adversarios en el movimiento.

A su juicio, el tabasqueño entiende, sin embargo, que hay causas legítimas, “pero una y otra vez se ha dejado dominar por la irritación. Se trata, pues, de un desencuentro alimentado por la obstinación y azuzado por la oposición”.

Reconoce que hoy muchas mujeres ven en el presidente a un adversario a su causa, y se pregunta: ¿Era necesario? Afirma que no. “López Obrador pudo haber sido empático con todo lo relativo a este tema e incluso haberse mostrado sensible…”.

Concluye: “En otras ocasiones he mencionado que AMLO es el mejor recurso para el logro de sus banderas pero también puede ser el peor de sus enemigos, cuando su verbo termina actuando en contra de sus propios intereses. El ocho de marzo podría ser un antes y un después en la historia de este sexenio. La rabia de las mujeres es legítima y como toda rabia pasará facturas. Por imprudencia o tozudez AMLO escogió ser quien las pague”.

David Velasco: no se les puede crimininalizar por romper el silencio

En Xalapa, el precandidato a la alcaldía, David Velasco, invitado a una reunión con integrantes de la Fundación Unión México Fuerte, que preside Priscila Ramírez Plata, dijo que nadie puede criminalizar a las mujeres por romper el silencio y denunciar a los agresores; expuso la necesidad de evitar los feminicidios y dejar de ser cómplices silenciosos.

Con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, recordó que en 2020 Veracruz fue el segundo estado con más feminicidios del país, 89, y que en enero de este año ya se registraron 6.

Agregó que en 2020, solamente el Instituto Municipal de las Mujeres de Xalapa (IMMX) atendió 3 mil 891 reportes de violencia contra ellas y, a partir del inicio de la pandemia, del 16 de marzo al 27 de diciembre del año pasado se registró un aumento de 22% en la violencia psicológica, de 13% en la violencia física, de 21% en la violencia sexual, y de 52% en la violencia patrimonial. Preocupante, sin duda.

Categorías:Columnas, Prosa

Tagged as: