México

La libertad de investigación generará descubrimientos, innovación y fortalecerá la soberanía: Graue

  • Permitirá que las estrategias que se asuman tengan una visión de largo plazo, subraya
  • Su discusión es una puerta abierta a la deliberación de académicos, investigadores y especialistas, añade el subsecretario de Educación Superior, Luciano Concheiro
  • El nuevo anteproyecto de la Ley General de Humanidades, Ciencias, Tecnologías e Innovación debe servir para seguir adelante con mayores acuerdos y rigor, afirma la directora General del Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla
  • Las instituciones agrupadas en la ANUIES poseen cerca del 90 por ciento de las capacidades científicas, tecnológicas y de innovación del país, resalta su secretario General, Jaime Valls

 

Ciudad de México, 17 de marzo de 2021.- El rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, aseguró que la libertad de investigar en las distintas áreas de conocimiento y en las diversas modalidades -en lo básico, en la frontera, en la aplicación o en la solución de problemas-, será lo que verdaderamente genere descubrimientos e innovación posibles de transformar en beneficio social y fortalezcan la soberanía nacional.

“Asumir la libertad de la investigación como una política de Estado, en concordancia con los pactos internacionales que nuestro país ha firmado, permitirá que las estrategias que se asuman tengan una visión de largo plazo y se consolide la infraestructura científica en el país”, afirmó al participar en los Foros Regionales de Consulta sobre la Ley General en Materia de Humanidades, Ciencias, Tecnologías e Innovación, organizados por la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES).

Ante el subsecretario de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública, Luciano Concheiro Bórquez; el secretario General Ejecutivo de la ANUIES, Jaime Valls Esponda, la directora General del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), María Elena Álvarez-Buylla Roces coincidió en lo imprescindible de la libertad de investigación y acompañada de una visión de mediano y largo plazos.

“Es ineludible la necesidad y el compromiso de la academia con los retos reales, que necesitan de una ciencia real: la que aporta avances de conocimiento, que nos ayude a comprender a fondo los problemas, a prevenir y resolver los grandes retos también reales. Nada de esto es posible si no tenemos ciencia básica”.

En tanto, el subsecretario Luciano Concheiro expuso que la recién aprobada Ley General de Educación Superior brinda herramientas jurídicas para que, desde y con las instituciones de educación superior, se establezcan puentes de colaboración y políticas que fortalezcan la ciencia, la tecnología y las humanidades, a fin de lograr un desarrollo con bienestar social y la soberanía nacional.

Al continuar, el rector Graue celebró la iniciativa de la directora General del Conacyt para escuchar las propuestas de la comunidad y de actores relevantes a quienes atañe el anteproyecto de la Ley General en Materia de Humanidades, Ciencias, Tecnologías e Innovación.

Para elaborar esta Ley General, puntualizó, se parte de principios sólidos: el derecho de todas las personas de gozar de los beneficios del desarrollo científico y tecnológico y de la innovación; del fortalecimiento e importancia de las humanidades; de la relevancia del acceso abierto a la información; de subrayar la investigación para solucionar los problemas nacionales, y de los principios para promover la libertad de investigación.

Recordó que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, indicó que habría foros y apertura para escuchar iniciativas de los distintos actores del sistema; enriquecer propuestas y ampliar los contenidos y alcances de una ley “que puede transformar el presente y detonar el desarrollo integral de la nación”.

Este ejercicio público de reflexiones en torno a la creación de una nueva ley no parte de cero. Las propuestas plasmadas en el documento que se entregó, en agosto de 2018, al entonces presidente electo y a la actual directora del Conacyt, recogió el trabajo de nueve meses desarrollado por más de 70 instituciones del sector de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Se suma también la plataforma que el Conacyt abrió en abril de 2020 y el anteproyecto que se presentó en diciembre pasado al presidente. Además, se harán más propuestas al foro consultivo del Consejo y otras más en los parlamentos abiertos, cuando estos sean convocados.

“Todas las iniciativas y reflexiones permitirán que se tenga una visión integral de todos los actores y participantes en el sector y que así arribemos a una ley de la que todas y todos seamos partícipes y solidarios con sus metas y alcances; así debe de ser en la democracia que todos queremos practicar, ejercer y hacer valer”, remarcó el rector.

Asimismo, celebró la recién aprobada Ley General de Educación Superior, consecuencia de una amplia participación de los involucrados en innumerables foros y mesas de trabajo encabezadas por la Secretaría de Educación Pública, la ANUIES, y por la expresión democrática y plural en los parlamentos abiertos.

“Resultado de ello es que hoy tenemos una ley de educación superior que a todas las Instituciones de Educación Superior satisface y nos hace solidarios con los objetivos de largo aliento plasmados en ella”.

El nuevo anteproyecto

Los Foros, agregó Álvarez-Buylla Roces, son uno de los diversos ejercicios que se han hecho para elaborar el anteproyecto de Ley y las universidades son actores fundamentales.

“La discusión todavía no se agota y la propuesta de anteproyecto de Ley de Humanidades, Ciencias, Tecnologías e Innovación por supuesto está incorporando nuevas ideas, perfeccionando la técnica jurídica y esto no se puede hacer si no es en colectivo y de manera profunda. El nuevo anteproyecto será un documento que servirá para seguir adelante con mucho mayor consenso y rigor”.

Para el subsecretario Concheiro Bórquez su discusión, tal como sucedió con la Ley General de Educación y la Ley General de Educación Superior “es una puerta abierta a la libre deliberación de académicas, académicos, especialistas en ciencia, tecnología e innovación”.

Jaime Valls Esponda, secretario General Ejecutivo de la ANUIES, indicó que para las instituciones asociadas en este organismo -tanto públicas como particulares- es de suma importancia participar en la consulta del anteproyecto, toda vez que en conjunto poseen cerca de 90 por ciento de las capacidades científicas, tecnológicas y de innovación del país.

En los foros, dijo, realizarán aportaciones de utilidad para lograr que nuestro país cuente con un marco normativo que responda a las necesidades de generación y aplicación innovadora del conocimiento, que atienda las demandas de los sectores productivo y social, y la aspiración de generar investigación socialmente útil, que ayude a alcanzar la soberanía científica y lograr una mayor independencia tecnológica.

En la inauguración de los Foros participaron también la secretaria de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación del Gobierno de la Ciudad de México, Rosaura Ruiz Gutiérrez; la rectora de la Universidad Veracruzana, Sara Ladrón de Guevara; y la rectora de la Universidad Tecnológica de los Valles Centrales de Oaxaca, Nydia Delhi Mata Sánchez; así como rectores de otras universidades del país.

Categorías:México, Principal