Columnas

Silvia es mi nombre

Héctor Herrera Argüelles

¿Qué les pasó a nuestras hijas?

¿Qué hace el gobierno?

¿Por qué tanta impunidad?:

Evangelina, madre de Silvia

Silvia Arce tenía 29 años y vivía en Ciudad Juárez. Era mamá de 3 niños. Luz Esmeralda de 11 años, Octavio de 9 y Esteban de 4. Octavio, su pareja, era violento y agresivo. Después de tantas golpizas, Silvia decidió huir. Escapó con sus hijos.

Para sacar adelante a su familia, Silvia trabajaba como mesera en un bar. La madrugada del 13 de marzo de 1998, Silvia acompañada de una amiga salieron del bar y se fueron con unos sujetos. Pensaban distraerse un poco del trabajo. Relajarse. Se subieron al automóvil blanco. Nunca más las volvieron a ver.

Evangelina, madre de Silvia, lleva 23 años buscándola. Carga en el cuello la foto de su hija con la esperanza de que alguien le diga donde puede encontrarla. Durante todo este tiempo, ella ha realizado el trabajo que le corresponde a las autoridades. Investigar, preguntar, buscar, sobre todo, castigar a los responsables de la desaparición de su hija. En el 2006, la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, aceptó el caso de la desaparición forzada de Silvia y actualmente sigue en discusión.

Hace unos días, el subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, dio a conocer que las mujeres representan el 24.8 % de las personas desparecidas, de estas, un 55.65% son menores de edad y subrayó que la desaparición de niñas y adolescentes, en su mayoría, está vinculada al fenómeno de trata de personas en su faceta de explotación sexual.

El 62% de las desapariciones de mujeres, niñas y adolescentes, se concentran en el Estado de México, Tamaulipas, Jalisco, Nuevo León, Puebla y la Ciudad de México. En todas estas entidades, existen redes de trata protegidas por autoridades federales y locales.

Estas entidades además de Michoacán, Guanajuato, Sonora, Sinaloa y Zacatecas acumulan el 76,2% de los reportes de personas desaparecidas entre diciembre del 2018 y abril de este año.

Estudios de la UNAM y de la CNDH, indican que la trata de personas es el tercer negocio ilícito más lucrativo del mundo, superado solo por el tráfico de drogas y de armas. Estiman que el 85% de las víctimas de explotación son mujeres, niñas y adolescentes, quienes constituyen también el 98% de las víctimas de trata sexual en el mundo. Es un fenómeno que se ha complicado por el flujo migratorio.

La ONU, por su parte, a través de su oficina contra el delito y la droga estiman que la trata de personas genera ganancias que van de los 32 mil a los 36 mil millones de dólares anuales.

Es pues, un delito donde el Estado ha sido superado y muestra una enorme incapacidad, defecto que no podría explicarse sin la connivencia entre autoridades y delincuentes. La connivencia permite que madres e hijas sigan buscando a las 20,939 mujeres, niñas y adolescentes desaparecidas. Evangelina es solo una de ellas, y nadie les da una respuesta, ni siquiera una señal.

De la libreta

  • De acuerdo con Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, México enfrenta la peor crisis sanitaria de su historia moderna, agravada por un presupuesto insuficiente e inequitativo para el sector salud.
  • Investigadores de 7 centros de estudios entre ellos el Instituto Max Planck y la Escuela de Salud Pública de Harvard, señalan que la exposición a la contaminación del aire durante un largo plazo puede estar vinculado con el 15% de los fallecimientos atribuidos al COVID-19 en todo el mundo. Esta cifra podría explicar una fracción del exceso de mortalidad en la CDMX y su zona metropolitana.
  • El Senador Emilio Alvarez Icaza, asegura que entregar los datos biométricos para el uso de la telefonía celular es como avalar las propuestas de Felipe Calderón y Enrique Peña. ¿Quién va a garantizar la protección de esos datos?

@HectorHerreraAR