Columnas

Yegua con tigre.

-detengamos la destrucción-

Manuel Zepeda Ramos.

La gota ya hizo rebalsar al vaso.

Una de las instituciones más respetadas por los ciudadanos en México -el INEGI-, lo considera junto con el Ejército Mexicano, la Marina y la Guardia Nacional, como instituciones que el pueblo de México respeta y confía.

El INE, el árbitro ciudadano electoral, ha demostrado en este siglo que en México la vida democrática es posible y, la alternancia en el poder, por lo consiguiente: en los 21 años que lleva el nuevo milenio, tres diferentes partidos políticos nacionales han ganado el poder ejecutivo por la vía electoral en donde el INE ha conducido el proceso con más de un millón de funcionarios ciudadanos de casilla, insaculados -escogidos al azahar-, de manera voluntaria, al frente de cerca de 100 mil casillas a donde los ciudadanos acuden libremente a ejercer el sufragio por quien ellos decidan. Para la satisfacción del instituto electoral, en esta elección que habrá de requerir cerca de un millón 400 mil funcionarios de casilla -será la elección más grande de la historia-, han aceptado serlo mas de dos millones de ciudadanos mexicanos. Hay, pues, interés, confianza y entusiasmo de la ciudadanía por participar en un gran acto de pluralidad, el más importante para la vida nacional al servicio de la democracia.

El INE, al revisar el cumplimiento de la constitución en este proceso, encontró que varios aspirantes a puestos de elección popular habían incumplido con las reglas constitucionalmente acordadas y, simplemente, aplicó la ley.

Entre los afectados, dos candidatos a gobernador por Morena que no reportaron sus gastos de precampaña en tiempo y forma estipulados en la ley, en donde la sanción indicada es la suspensión de la candidatura.

El INE la aplicó.

La indignación ardió los ánimos que superaron el respeto de la convivencia pacífica, no obstante existir la instancia del tribunal electoral que habría de sancionar, también en tiempo y forma.

Los seguidores de Morena se desplazaron a la CDMX y se instalaron en las afueras de las oficinas del INE, para protestar de manera no ortodoxa.

El tribunal devolvió al INE su dictamen para que lo rectificara o ratificara.

La indignación de Morena llegó a extremos del insulto y la amenaza, registrada debidamente por los medios nacionales y extranjeros. Un gobernador afectado y su presidente de partido emitieron juicios de valor irrepetibles. El Ministro en retiro de la corte, el doctor José Ramón Cossío, observó que podría haber materia penal.

El INE, con sus consejeros electorales en el pleno, volvió a ratificar su anterior dictamen, dejando a los dos candidatos a gobernador de Morena fuera de la contienda como así lo considera la ley.

ahora tendrá que tomar la decisión final el tribunal electoral en las próximas horas.

Mientras, los Monólogos de la Mañana han sido escenario para condenar al INE y a dos de sus consejeros integrantes, no obstante que la decisión ha sido tomada en el pleno, máxima autoridad del instituto con representación plural de todos los partidos.

Es de observar que el INE ha sido muy claro en cuanto a acotar las participaciones de Él en tiempos electorales. No han sido acatadas, a pesar de hacer público su conocimiento al respecto de las recomendaciones en los foros públicos a los que tiene acceso.

Las iniciativas “sin quitarles ni una coma”, siguen siendo norma constante. Va derecho y no se quita. Los conocedores esperan un alud de amparos, nacionales y extranjeros, que generan una gran desconfianza a los capitales nacionales y extranjeros que quieran invertir en un país que se ha significado por ser una nación susceptible de inversión en un corredor comercial tan importante como el corredor de América del Norte, donde somos socios de gran importancia pero, sobre todo, de inversiones que necesitamos en dólares con urgencia.

Las noticias que llegan del interior de la república dan cuenta que en esta elección, además de ser ya ampliamente conocida como la elección intermedia que castiga el desempeño del poder ejecutivo y a los partidos que lo han ostentado en las elecciones de este siglo, dan cuenta de que la oposición ha crecido notablemente y con ella la posibilidad  de que San Lázaro recupere el contrapeso necesario para el debate y la discusión de las ideas que enriquezcan la pluralidad y la buena marcha de la nación. Grandes esperanzas se observan hoy en el panorama electoral del 6 de junio.

Esta yunta de yegua con tigre que significa la alianza del PRI-PRD-PAN, aparentemente disímbola, ayudará a recuperar el valor de las pluralidad en el poder legislativo y, con ello, la esperanza de poder heredar un mejor futuro para las generaciones que vienen.

Por eso lo vemos irritado y mucho más intolerante. No parece representar a todos los mexicanos de esta maravillosa nación plural y democrática.

6 de junio no se olvida.

Salgamos a votar para detener la destrucción.

Categorías:Columnas, Manuel Zepeda Ramos

Tagged as: