Columnas

Virus y Polución

Héctor Herrera Argüelles

“Nada se olvida más que una ofensa, y nada más rápido que un favor”: Martin Luther King

La zona metropolitana del Valle de México es una de las más pobladas del mundo. En conjunto habitan la región más de 22 millones de habitantes. Desde el 2016 y hasta el 2020, la zona ha tenido más de 1200 días con una mala calidad del aire. Es decir, el 80 por ciento.

Por diversas razones, la región es una de las más contaminadas en todo el planeta, y esto viene a cuento, porque un nuevo estudio plantea que la exposición a la contaminación del aire durante un tiempo prolongado puede estar relacionado con el 15 por ciento de las muertes atribuibles al Covid-19 en todo el mundo. La situación se complica en las urbes más pobladas y contaminadas como es el caso de la CDMX y su zona metropolitana.

Desde el 27 de febrero del 2019 cuando inició la pandemia en México, tanto la CDMX como el EDOMX, son las entidades que han acumulado el mayor número de casos acumulados, casos activos y defunciones por complicaciones asociadas al virus. La vulnerabilidad asociada al virus se ha asociado con las personas mayores, y aquellas que padecen enfermedades como diabetes, hipertensión, VIH, cáncer, obesidad y enfermedades respiratorias.

Sin embargo, el estudio elaborado por investigadores de siete centros de estudio entre ellos, el Instituto Max Planck de Alemania, y la Escuela de Salud Pública de Harvard, aporta una nueva variable para entender un factor epigenético de mortalidad asociado al CV-19: la polución ambiental.

Los especialistas indican que la mala calidad del aire, especialmente por partículas finas (PM 2.5) que flotan en la CDMX, es uno de los principales factores de riesgo “responsable de muchas muertes en exceso” provocadas por el virus.

El estudio publicado en la Revista Cardiovascular Research de la Sociedad Europea de Cardiología lanza los primeros datos que vinculan la contaminación del aire, el SARS-COV2 y la Covid-19.

Algunas de las conclusiones del estudio estiman que el 27 por ciento de las muertes por el coronavirus en el este de Asia pueden atribuirse a la pésima calidad del aire. En Europa, esta proporción alcanza el 19 por ciento, y en América del Norte, el 17 por ciento.

Los resultados han impulsado a los investigadores a demandar “una motivación adicional para combinar políticas ambiciosas que reduzcan la polución ambiental con medidas para controlar la transmisión del virus”. A nivel mundial, los niveles de contaminación se atribuyen entre un 50 y un 60 por ciento, a la utilización de los combustibles fósiles, proporción que ha impreso un paso vertiginoso al cambio climático global.

Hace algunos años, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental había advertido lo que la Sociedad Europea de Cardiología ahora empieza a confirmar que, las partículas PM 10 y PM 2.5, entre otras, además de las bacterias que flotan en el aire, son extremadamente peligrosas para la salud humana.

En este contexto, relacionar el SAR COV2, la contaminación, el cambio climático y la mortalidad humana, no es un tema conspiracionista sino uno de sobrevivencia. El homo sapiens a ritmo de inconsciencia ha roto progresivamente los equilibrios con la naturaleza, lo que invita necesariamente a una redefinición de modelos económicos y sociales.

Esta pandemia suma más de 240 mil decesos asociados al virus. El futuro nos depara una nueva pandemia. ¿Qué haremos entonces para reducir los riesgos?

De la libreta

  • El Director del IMSS, Zoé Robledo, y la Jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, están construyendo un frente para contrarrestar la influencia del canciller Ebrard en el gabinete. Hay señales de que el frente está alentado desde Palacio Nacional.
  • Ocho entidades concentran el 57.4 por ciento de los feminicidios en el país. Morelos, Sonora, Quintana Roo, Colima, Jalisco, Sinaloa, San Luis Potosí y Chiapas.
  • Finalmente, 17 meses después, el gobierno decide adoptar como política pública el uso de cubrebocas para combatir la pandemia. El nuevo semáforo epidemiológico indica que, incluso en semáforo verde, es necesario utilizar la mascarilla en espacios públicos cerrados en donde resulta difícil mantener la sana distancia.

@HéctorHerreraAR