Columnas

Tintes conservadores que aniquilan

Por: Zaira Rosas

zairosas.22@gmail.com

El pasado jueves un grupo de senadores vinculados al Partido Acción Nacional, sostuvieron una reunión con Santiago Abascal, presidente del partido político español: VOX. Este encuentro se volvió tendencia, fue comentado y repudiado por el presidente de México durante la mañanera y de inmediato generó todo tipo de opiniones tanto de los miembros del partido blanquiazul como del representante del partido español.

Para entender la raíz de este encuentro hemos de profundizar en momentos históricos de la vida política de ambos países. Tanto el PAN como VOX comparten en su ADN tintes conservadores, ambos partidos tienen entre sus afiliados a personajes cuyas declaraciones han sido calificadas de clasistas, xenófobas, machistas y discriminatorias. Aunque ambos se empeñen en decir lo contrario es innegable que de manera general sus posturas van ligadas a un ideario afín con la iglesia católica.

El problema empieza cuando ese ideario en lugar de promover la libertad de ideas se enfoca más hacia la prohibición de las mismas y busca obligar a la población a concordar con su pensamiento como único. Ideologías en las que predomina la imposición sobre el diálogo, o alguien se considera superior, busca el beneficio segmentario en lugar del bien común, son las que han dado origen a movimientos como el nazismo, el fascismo y el franquismo.

Hablando de este último es parte de las raíces que poco a poco permitieron germinar en el 2013 al partido de VOX. Además, entre las posturas y declaraciones de su mismo dirigente existe cierto desdén hacia los mexicanos, pues para él la conquista es algo digno de reconocerse y los españoles en su momento llegaron a liberarnos del terror de los aztecas.

Por otra parte, en México el PAN tiene entre sus afiliados a personajes ligados al grupo del Yunque, gran parte de sus miembros se han opuesto a reformas que avalen el matrimonio entre personas del mismo sexo, el aborto y otras legislaciones que los progresistas calificarían de necesarias en favor de los derechos humanos.

Respecto a las comunidades LGBTQ+, el partido español ha tenido miembros con declaraciones verdaderamente inhumanas, de ahí que se les califique de homófobos, aunque se empeñen en decir lo contrario.

Sin embargo, otro punto en común de ambos partidos es el terror al comunismo y fue por esto que en pleno 2021 VOX buscó una alianza con senadores pertenecientes al PAN y decidieron firmar en conjunto la Carta de Madrid.

Con ello el PAN profundiza su declive, pues si bien en México y el mundo existen personas con perspectivas sumamente conservadoras, estamos ante una era donde el común de la sociedad clama por libertad, busca la igualdad y trabajar de manera constante para garantizar el bienestar de la mayoría, principalmente los jóvenes, quienes buscan romper paradigmas de antaño y añoran evadir los errores de generaciones anteriores.

En México el PAN también tiene a miembros que se han pronunciado en favor de la construcción de una sociedad plural, donde se respeten los derechos de las personas, estos miembros han sido calificados de irreverentes, pero son los que buscan marcar una diferencia en favor de algo mayor. Si bien los senadores que se encontraron con Santiago Abascal no lo hicieron propiamente en representación del PAN, sí dejan ver ante la opinión pública un rumbo que muy probablemente será castigado en futuras elecciones.

Vale la pena poner atención a los sucesos y declaraciones próximas pues con estas acciones lejos de consolidar al PAN como una verdadera oposición terminan pareciendo incoherentes y malinchistas, con lo cual fortalecen al poder actual y se encienden las alertas para que sus dirigentes retomen las riendas del partido o surjan nuevas propuestas donde predomine un interés común por los mexicanos sin buscar una imposición de ideologías.

Categorías:Columnas, Zaira Rosas

Tagged as: