Internacional

EE.UU. implementa nueva estrategia ante aumento de migrantes en la frontera norte

  • Reitera que sus fronteras no están abiertas y que la gente no debe hacer el peligroso viaje

18 de septiembre de 2021.- El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) está implementando de inmediato una nueva estrategia integral para abordar el aumento en la detención de migrantes en el sector de Del Rio en el sur de Texas. Tiene seis componentes claves.

Primero, dentro de las próximas 24 a 48 horas, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los EE. UU. habrá enviado 400 agentes y oficiales al sector Del Rio para mejorar el control del área. Si se requiriera personal adicional, serán enviados más. El puerto de entrada de Del Rio se ha cerrado temporalmente y el tráfico se está desviando de Del Rio a Eagle Pass para administrar los recursos de manera más efectiva y garantizar un flujo ininterrumpido de comercio y viajes.

En segundo lugar, la Patrulla Fronteriza de los EE. UU. (USBP) está coordinándose con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas y la Guardia Costera de los EE.UU. para trasladar a las personas de Del Rio, incluidas aproximadamente 2,000 de ayer, a otros puntos de procesamiento, a fin de garantizar que los migrantes irregulares sean llevados bajo custodia, procesados rápidamente y removidos de los Estados Unidos de acuerdo con nuestras leyes y políticas.

En tercer lugar, el DHS asegurará transporte adicional para acelerar el ritmo y aumentar la capacidad de los vuelos de expulsión a Haití y otros destinos en el continente dentro de las próximas 72 horas.

Cuarto, la Administración está trabajando con los países de origen y tránsito de la región para que acepten a personas que anteriormente residieron en esos países.

En quinto lugar, el DHS está llevando a cabo acciones humanitarias urgentes con otros socios claves a nivel federal, estatal y local para reducir el hacinamiento y mejorar las condiciones de los migrantes en suelo estadounidense. El DHS ya ha tomado una serie de medidas para garantizar la seguridad de las personas mientras esperan el procesamiento, incluyendo la disponibilidad de técnicos médicos de emergencia de la Patrulla Fronteriza y el suministro de agua, toallas y baños portátiles.

Finalmente, la Casa Blanca ha ordenado a las agencias estadounidenses correspondientes que trabajen con el gobierno de Haití y otros gobiernos regionales para brindar asistencia y apoyo a los repatriados.

Más allá de los seis pasos descritos anteriormente, la Administración Biden ha reiterado que nuestras fronteras no están abiertas y que la gente no debe hacer el peligroso viaje. Los individuos y las familias están sujetos a restricciones fronterizas, incluida la expulsión. La migración irregular representa una amenaza significativa para la salud y el bienestar de las comunidades fronterizas y para la vida de los propios migrantes, por lo que no debe intentarse, señalo el DHS.