Columnas

Pidió AMLO a Cuitláhuac estar más cerca de la gente

Arturo Reyes Isidoro

Mediáticamente poco se repercutieron las protestas con las que habitantes del sur del estado recibieron el domingo al presidente Andrés Manuel López Obrador durante su visita a Minatitlán para supervisar los trabajos de rehabilitación de la refinería Lázaro Cárdenas.

Los videos muestran a una cantidad considerable de personas –se habló de por lo menos un centenar– que le cierran el paso a su camioneta blanca blindada o que se le acercan a la puerta o que sostienen grandes lonas a ambos lados a su paso, en medio de un gran bullicio.

A diferencia de otras ocasiones, esta vez el tabasqueño bajó el cristal de la puerta y aunque el vehículo no se detuvo, los fue escuchando y recibiendo escritos que le entregaban.

Mario Zepeda, corresponsal del Diario del Istmo en Minatitlán consignó en su nota: “Ciudadanos con lonas acudieron a entregar peticiones al mandatario, en su mayoría pidiendo justicia por sus familiares, detenidos injustamente o asesinados”.

Apuntó: “Entre lonas, cartulinas y algunos escritos dirigidos al presidente de la República, las que más predominaban eran las del caso de Noelia Aguilar Guerra, trabajadora petrolera asesinada en el Complejo Petroquímico Morelos, el pasado 12 de Julio, la familia pide justicia a pesar de que ya existe un detenido por estos hechos”.

Sobre el tema, me llamó la atención un comentario que publicó el lunes en su columna “Punto de Vista” el compañero Filiberto Vargas Rodríguez, a quien le doy total crédito por su profesionalismo y por su acceso a fuentes presidenciales de primera mano.

Narró que lo que le quedó claro a AMLO es que “lo que más les preocupa a los habitantes del sur es la inseguridad… y volteó a ver al gobernador.

—Señor, le hemos dado seguimiento a cada caso, les he reiterado a los habitantes de la región que no habrá impunidad. Los casos a los que se refieren son muy recientes, pero ya la Fiscalía está tras los responsables.

El rostro del presidente era serio.

—Te encargo que lo veas personalmente. Tienes que estar más cerca de la gente. Si vienen a exigir justicia, es porque no tienen acceso a su gobernador.”

Curiosamente, al día siguiente Cuitláhuac García Jiménez inició actividades en la vecina Jáltipan presidiendo la llamada Mesa de Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz. En sus cuentas de las redes sociales publicó:

“Además de continuar con los operativos de seguridad en todo el estado, nos comprometimos a que no habrá impunidad de los últimos hechos delictivos acontecidos, iremos tras los responsables, como ya en otras ocasiones la Fiscalía General del Estado ha dado resultados contundentes en ese sentido”.

Todo indicaría que, a su vez, la fiscal general del Estado, Verónica Hernández Giadáns, ignora la recomendación que le hizo el presidente al gobernador.

Ayer se publicó en el portal de Proceso una nota en la que el reportero Noé Zavaleta consignó: “Desde hace siete meses y medio, el empresario Emigdio Enríquez Merlín se sigue cuestionando quien mandó a matar a su madre, la exdiputada local del PRI, Gladys Merlín Castro, y a su hermana, la precandidata de Morena-PVEM a la alcaldía de Cosoleacaque, Carla Enríquez.

Las dos mujeres fueron ultimadas por dos sicarios en el interior de su residencia.

Este martes por la mañana, Enríquez Merlín se apersonó en Cosoleacaque a una reunión de seguridad encabezada por la fiscal general del Estado (FGE), Verónica Hernández Giadáns, para saber el avance en las investigaciones y si hay autores intelectuales en este doble feminicidio, pero Giadáns se negó a recibirlo y ni siquiera quiso bajar la ventanilla de la Suburban blindada en la que se trasladaba”.

Por eso otros llenan los vacíos

Esta actitud explicaría por qué el éxito que tuvo, por ejemplo, el pasado fin de semana el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Gutiérrez Luna, durante una visita a los municipios de Coatzacoalcos, Minatitlán y Acayucan.

Él llenó los vacíos que dejan en el gobierno del estado por su actitud cerrada y sectaria, por su alejamiento de la sociedad veracruzana y su trato indiferente a la prensa. El minatitleco convocó a todos los que pudo y fue tal la asistencia que lo que quedó de manifiesto fue que los veracruzanos quieren y necesitan que alguien del poder dialogue con ellos y los escuche.

En esencia, la información que manejó Gutiérrez Luna es la misma que tiene el secretario de Finanzas y Planeación, José Luis Lima Franco, y lo mismo que se manejó en esta columna el 17 de septiembre con el subtítulo “No recortarán a Veracruz participaciones federales”. Pero hizo lo que los de acá no: compartirla en abierto con la prensa y con los sectores productivos, en reuniones donde, además, como decían los cronistas de sociales de antaño, compartieron el pan y la sal.

¿Alguien piensa y cree que en el gobierno del estado atenderán la indicación (¿o regaño?) de López Obrador?

Rector: no es sano criminalizar a científicos antes de investigar

En conferencia de prensa ayer en Boca del Río, el rector de la Universidad Veracruzana, Martín Aguilar Sánchez, fijó su postura respecto al caso de los 31 científicos del Conacyt a los que la Fiscalía General de la República pretende encarcelar y aplicarles penas máximas de hasta 81 años de prisión.

La FGR los acusa de peculado, lavado de dinero, uso ilícito de atribuciones y facultades y delincuencia organizada, lo que ha desatado una ola de protestas y de solidaridad de universidades encabezadas por la UNAM, de diversas instituciones, personalidades e incluso, ya, de organismos del extranjero.

El rector dijo que imputarles esos delitos implica su criminalización antes de investigar, lo que “resulta inadecuado”. Expresó que se debe realizar una investigación ordenada y razonable para determinar qué pasó con el ejercicio de los recursos de los que presuntamente habrían dispuesto.

“No me parece que podamos hacer definiciones y vinculaciones inmediatas antes de que termine la investigación”.

Pese a las protestas, ha sido el propio presidente Andrés Manuel López Obrador el más insistente en actuar contra los científicos, y al fijar ayer su postura, el rector dejó constancia de no estar alineado con el gobierno de Morena, como lo han acusado críticos suyos por el activismo social que mantuvo en el pasado con personajes hoy en el poder.

El domingo 12 de septiembre, en un mensaje con motivo del 77 aniversario de la casa de estudios, manifestó que se propone reconfigurar la universidad hacia una institución crítica y en defensa de las libertadas. Ayer se mostró congruente. Su postura es contraria a la de López Obrador.

Molesta que no reclaman el Pico de Orizaba

Poco se sabe hoy que el pambazo nació en Orizaba y que fue creado en honor a la Emperatriz Carlota, esposa de Maximiliano de Habsburgo, por su cocinero Josef Tüdös, inspirado en las bellas formas del Pico de Orizaba. El mismo Humboldt, en 1804, de paso hacia Veracruz, lo midió desde lejos, desde entonces como Pico de Orizaba

El Pico de Orizaba nunca dejará de ser el Pico de Orizaba. Por más que el INEGI y todas las autoridades habidas y por haber digan que es poblano, que no es veracruzano, la memoria histórica lo consagró como un patrimonio del estado y, sobre todo, de la llamada Ciudad de las Aguas Alegres.

En Orizaba hay un gran malestar porque ante el reiterado anuncio del INEGI que despoja a Veracruz de su Pico, no ha habido una sola autoridad del gobierno del estado que salga a revindicar para el patrimonio estatal el Citlaltépetl. Lamentable y triste su indiferencia. Si bien la formación geológica está en parte de Puebla y de Veracruz, por derecho histórico es veracruzano. A los cuitlahuistas, les vale.

En Pluviosilla el comentario es que Cuitláhuac García Jiménez les recuerda a Antonio López de Santa Anna, quien entregó y dejó perder gran parte del territorio mexicano. Los antepasados del gobernador son de origen poblano.

Categorías:Columnas, Prosa

Tagged as: