Columnas

Fitch Ratings pone estrellita en la frente a Cuitláhuac

Arturo Reyes Isidoro

El miércoles, Fitch Ratings, agencia internacional de calificación crediticia, proporcionó al gobernador Cuitláhuac García Jiménez el mejor y más fuerte asidero para que no llegue a su tercer informe de gobierno, dentro de mes y medio, con las manos vacías o, en el mejor de los casos, para que tenga qué presumir.

Modificó de estable a positiva la calificación del estado y ratificó la calificación de largo plazo en la escala nacional en ‘BBB+(mex)’, considerable si se toma en cuenta que el gobierno de Javier Duarte dejó la calificación en el penúltimo peldaño del más bajo nivel, de C-. La agencia estima que en su próxima revisión, de mantener la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) el orden y la disciplina financiera, Veracruz podría escalar más, positivamente.

Confieso que no soy experto en el tema, pero entiendo que la nueva calificación positiva para el gobierno cuitlahuista se debe al buen manejo que ha hecho el titular de la Sefiplan, José Luis Lima Franco, con los recursos del estado. Dentro de la crisis económica que vivimos, la noticia es alentadora porque genera –eso creo– confianza y certidumbre en los inversionistas como para que vengan, o regresen, a invertir en la entidad y a crear nuevas fuentes de trabajo.

No que Veracruz haya y tenga resuelto el problema de la deuda de largo plazo, que al 30 de junio pasado era de 41 mil 765.3 millones de pesos, según la agencia. Pero señala que el pago del servicio (principal e intereses) de deuda está garantizado y que la exposición a riesgos en incrementos de tasa de interés está acotada. También afirma que hay una tendencia a la baja en el apalancamiento financiero a corto plazo.

En agosto pasado comenté en este espacio la gran diferencia que hay, en cuanto a responsabilidad en el manejo financiero se refiere, entre Cuitláhuac y Javier Duarte. El actual gobernador, de acuerdo a fuentes del gobierno de todo crédito, consulta siempre con Lima Franco cuando necesita disponer de recursos y se sujeta a lo que le diga, si hay disponibilidad o no.

He comentado en varias ocasiones que al inicio del gobierno de Duarte, el entonces titular de la Sefiplan, Tomás Ruiz González, diseñó un esquema de pago de la deuda que habían heredado del gobierno de Fidel Herrera por 25 mil millones de pesos, que si se hubiera observado al pie de la letra Veracruz nunca hubiera caído en la grave situación en que está.

Tomando café con él en su oficina, alguna vez Tomás me puso al tanto de lo que consideraba una de sus mejores y más acabadas obras de ingeniería financiera. Grande fue su disgusto y decepción cuando se enteró que a espaldas suyas Duarte empezó a disponer y a sustraer los recursos que estaban comprometidos para pagar. “¡Por ustedes yo no voy a ir a la cárcel!”, les gritó a los serviles de Javier cuando lo fueron a ver para que firmara documentos de los recursos sustraídos y que no sabía dónde habían ido a parar. Entre airados reclamos en la Casa Veracruz le renunció al gordo. Cuando llegó Miguel Ángel Yunes al gobierno informó que la crisis financiera superaba “todo lo imaginable” y declaró al estado en “emergencia financiera”.

Miguel se concretó a administrar la crisis en sus dos años de gobierno y prácticamente traspasó la pesada carga, íntegra, a Cuitláhuac, que a través de Lima Franco ha venido administrando bien la escasez y, de acuerdo a Fitch Ratings, la situación va mejorando. Sin ser experto, me atrevería a decir que hay una buena contención.

Algo que destaca la calificadora es que la recaudación de impuestos ha sido sólida, particularmente la del Impuesto sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal. Cuitláhuac seguramente va a presumir la información el próximo 15 de noviembre. Los veracruzanos queremos que la mejoría se vea reflejada en el bolsillo de todos.

Declaran extinta ave que inspiró al Pájaro Loco

¡Hay! La noticia me impactó el miércoles. Creo que le impactará también a los mayores o adultos mayores que crecimos en nuestra niñez entreteniéndonos con los cuentos impresos a color, uno de ellos el del Pájaro Loco o Loquillo, de Walter Lantz, ¿recuerdan, mis contemporáneos?

Entonces, aparte de la radio y el cine no existían otros medios de diversión y comunicación como los que hoy conocemos. El Pájaro Loco, Bugs Bunny (el Conejo de la Suerte), el Pato Lucas, el Súper Ratón y todos los personajes de Disney eran nuestros personajes, como también La Pequeña Lulú, a quien Tobi no dejaba entrar en su club por ser mujer, y un largo etcétera. Aparte Superman, El Llanero Solitario…

Las nuevas generaciones, ahora mismo entretenidas con El Juego del Calamar (aguanta la serie, todo un fenómeno mundial) no se hacen la menor idea de lo que significaron para nosotros esas caricaturas en un mundo, entonces, lleno de candor, que me atrevo a afirmar que nos hizo mejores generaciones que las actuales porque no había la contaminación generada por la violencia, en todas sus formas, que intoxica y amenaza hoy a nuestros muchachos.

Cuando llegó la televisión todos esos “muñequitos” cobraron vida y los dibujos animados fueron la gran novedad, nos costaba creer en ese nuevo prodigio, pero poco a poco, con los años, fueron apareciendo otras formas de entretenimiento que hicieron que las nuevas generaciones se olvidaran de nuestros personajes favoritos. Hoy, cuando varias de aquellas caricaturas están en todos los canales de televisión, es difícil hacer que los niños les presten atención, enajenados como están con los videojuegos llenos de violencia.

Digo que la noticia me impacto y me hizo recordar al Pájaro Loco porque el gobierno de Estados Unidos declaró extinto, desaparecido, perdido, al pájaro carpintero real, picamaderos, picaárboles, y a otras 22 especies de aves.

Una nota de la agencia informativa AP informó que los científicos del gobierno norteamericano dijeron haber agotado sus esfuerzos por encontrar a las especies perdidas, y atribuyeron la pérdida, como posibilidad, al cambio climático, al calentamiento global, además de a otros fenómenos. Los científicos alertan que la Tierra vive una “crisis de extinción”.

De acuerdo a la información, algunos biólogos no se dan por vencidos, continuarán buscando algún ejemplar del pájaro carpintero o tienen esperanzas de que reaparezca la especie, aunque ahora las búsquedas en pantanos de Arkansas, Luisiana, Mississippi y Florida resultaron infructuosas.

¿Esta noticia no es como para conmovernos, para ponernos en alerta, para llamarnos la atención y hacer conciencia de que debemos detener la contaminación, la destrucción del planeta? Ahora es el pájaro carpintero, mañana seremos nosotros.

MC (Dante) da espaldarazo a sus alcaldes electos

Significativas fueron las reuniones que las bancadas de Movimiento Ciudadano en la Cámara de Senadores y en la de Diputados sostuvieron ayer con los alcaldes electos de Veracruz, actividades que fueron encabezadas por el senador Dante Delgado y por el dirigente estatal Sergio Gil Rullán.

“No están solos, tendrán voz en la máxima tribuna de la nación y representación a nivel federal”, les dijeron. Dante les pidió que sean transparentes y que se mantengan cercanos a la gente, mientras que el coordinador de la bancada naranja en la Cámara de Diputados, Jorge Álvarez Maynez, les recordó que forman parte de un movimiento nacional que se construye desde lo local y los exhortó a seguir construyendo una alternativa para millones de mexicanos. Aparte, los llevaron a un tour por dependencias federales.

Dante compartió su experiencia con ellos, sin duda valiosa por su calidad de exgobernador y gran conocedor de Veracruz y su realidad.

Con los alcaldes asistieron los diputados locales electos Adrián Ávila Estrada, coordinador de la bancada naranja, Ruth Callejas Roldán y Maribel Ramírez Topete, así como integrantes de la Comisión Operativa Estatal, diputada Ivonne Trujillo Ortiz, Elena Córdova Molina, Rodolfo Quiroz Mar, Sofía Yunes Gamboa, Miguel Castillo López, Carlos Barrios Rosales, Ernesto Sampieri, Ferrer Galván y Carlos Hoeflich.

Categorías:Columnas, Prosa

Tagged as: