Ciencia

Trasplantan riñón de un cerdo modificado genéticamente a un cuerpo humano

Nueva York, EEUU., 21 de octubre de 2021.- El primer trasplante de investigación de un riñón no humano modificado genéticamente a un cuerpo humano se completó recientemente en NYU Langone Health, lo que marca un gran paso adelante en la utilización potencial de un suministro alternativo de órganos para personas que enfrentan enfermedades potencialmente mortales.

Conocido como xenotrasplante, la cirugía se realizó el sábado 25 de septiembre de 2021 en el Kimmel Pavilion de NYU Langone . Robert Montgomery, MD, DPhil , dirigió un equipo quirúrgico durante la operación de dos horas. El riñón se obtuvo de un cerdo modificado genéticamente a cientos de kilómetros de distancia y se trasplantó a un donante fallecido. El donante se mantuvo conectado a un ventilador, con el consentimiento de la familia, durante 54 horas mientras los médicos estudiaban la función del riñón y buscaban señales de rechazo.

El gen que codifica el glucano conocido como alfa-gal, que es responsable de un rápido rechazo de órganos porcinos por parte de los seres humanos, mediado por anticuerpos, fue «eliminado» en el cerdo donante. Además, la glándula del timo del cerdo, que es responsable de «educar» al sistema inmunológico, se trasplantó con el riñón para evitar nuevas respuestas inmunitarias al riñón del cerdo.

La cirugía fue parte de un estudio más amplio aprobado por una junta de supervisión de ética de investigación especialmente designada en NYU Langone. Es el último paso en un protocolo de investigación que exige la realización de procedimientos adicionales y similares. La donación de cuerpo entero después de la muerte con el propósito de realizar estudios innovadores representa una nueva vía que permite que el altruismo de un individuo se realice después de la declaración de muerte cerebral en circunstancias en las que sus órganos o tejidos no son adecuados para trasplantes.

El riñón se adhirió a los vasos sanguíneos en la parte superior de la pierna, fuera del abdomen, y se cubrió con un escudo protector para observación y muestreo de tejido renal durante el período de estudio de 54 horas. La producción de orina y los niveles de creatinina, indicadores clave de un riñón que funciona correctamente, eran normales y equivalentes a lo que se observa en un trasplante de riñón humano . Durante todo el procedimiento y el posterior período de observación, no se detectaron signos de rechazo. Los resultados del estudio se presentarán para revisión y posterior publicación.

Categorías:Ciencia, Principal