Columnas

AMLO y la UNAM

Héctor Herrera Argüelles

“Toda la vida es una resolución de problemas”: Karl Popper

A mis padres,

Héctor Herrera Trujillo y Clara Argüelles y Estrada

Quien conoce las entrañas de la Universidad Nacional, sabe de sus conflictos y complejidades, sin embargo, llama la atención que, incluso quienes nunca han disfrutado de la máxima casa de estudios en sus múltiples facetas, se lancen contra el Presidente López Obrador por sus reiteradas críticas y señalamientos a la UNAM.

Señores y señoras, no se asusten, no se sorprendan. La base de la construcción de lo que es ahora nuestra Alma Mater, ha sido precisamente la crítica y la auto reflexión. ¿Por qué se asustan?

Soy afortunadamente hijo de la Universidad Pública. He vivido su pluralidad, su libertad, sus movimientos estudiantiles y académicos. He sido funcionario, académico, y mantengo una relación multimodal con mi alma mater. Mis hijos son hijos de la Universidad, y lo sostengo con orgullo: soy y seré un férreo defensor de la Universidad Pública Gratuita.

He participado en sus movimientos estudiantiles y académicos. En 1987 formé parte del Consejo Académico Universitario, grupo que acompaño en su lucha a los jóvenes del Consejo Estudiantil Universitario cuando, en efecto, siguiendo las recomendaciones de los organismos internacionales, el gobierno de Miguel de la Madrid, y el entonces Rector Jorge Carpizo, intentaron modificar entre otras cosas, el reglamento de pagos para convertir a la Universidad Nacional, en una de paga.

Lo mismo sucedió en 1999, cuando se registró la huelga más larga en la historia de la institución. Inició el 20 de abril de ese año y terminó el 6 de febrero del 2000, cuando la Policía Federal Preventiva tomó Ciudad Universitaria y apresó a más de 700 jóvenes que mantenían la misma lucha. Preservar la educación universitaria pública y gratuita.

En ambos episodios, el neoliberalismo no pudo con la Universidad.

Lo que ha sucedido es que, en varias dimensiones, la UNAM es índice y reflejo del país. Las brechas se han ampliado. Hay funcionarios, profesores e investigadores que tienen muy buenos ingresos, mientras que, la mayoría de los trabajadores y académicos, como es el caso, de los profesores de asignatura, siguen rezagados en sus ingresos. Por ello, un sector de los universitarios habla de una estirpe dorada, y tal vez, es esa brecha a la que se refiere el primer mandatario, y ahí señores, tiene razón.

Las tomas de planteles e instalaciones que se suscitaron antes de la pandemia en la institución tenían una vertiente política de denuncia. Por ejemplo, en la Prepa 9, los jóvenes que tomaron el plantel encontraron facturas con cafeteras de 50 mil pesos, ceniceros de 10 mil y lámparas de 5 mil.

La autonomía no debe ser argumento ni escudo para el abuso y la impunidad, ni mucho menos, para la falta de transparencia y la esquiva rendición de cuentas, y es eso, tal vez, a lo que se refería el presidente.

Muchas universidades públicas en el país se encuentran en aprietos financieros y administrativos, precisamente por los abusos, la corrupción y la impunidad de la que han sido presa.

La Universidad de la Nación después de un complejo proceso de reforma y reestructuración desde el año 2000, se ha consolidado como la segunda mejor de Latinoamérica después de la Universidad de Buenos Aires y entre las 100 mejores del mundo de acuerdo con el QS Top Universities, y el esfuerzo de toda la comunidad no ha sido menor para lograrlo.

La Universidad no es un elefante blanco, al contrario, es un cóndor de mil cabezas que piensan diferente. En efecto, hay de todo. Comunistas, neoliberales, socialistas, fascistas, católicos, protestantes, de derecha, de izquierda, de centro, anarquistas, feministas, gays, lesbianas, heterosexuales.

Esa diversidad es la que enriquece su esencia, y refleja su complejidad. Las críticas de donde provengan deben ser bien recibidas, porque insisto, la crítica, el debate, la comunicación, la discusión y la racionalización son partes intrínsecas de la Universidad que nos ha formado y nos sigue formando.

En la Universidad, los trapos sucios no se lavan en casa. Se lavan al calor y fragor de las ideas, de la discusión, el debate y del conocimiento, porque quieran o no, la Universidad Nacional Autónoma de México, sigue siendo la Universidad de la Nación. Así de grande, y así de compleja.

De la libreta

  • El Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC) anuncia su 22ª Cumbre Global que, tendrá lugar en Riad, Arabia Saudita, a fines del 2022. Es el evento más influyente del sector de viajes y turismo en el mundo.
  • Con el compromiso de erradicar la corrupción de la vida pública y consolidar los principios de la cuarta transformación, Marina del Pilar Avila Olmeda, rindió protesta como Gobernadora Constitucional de Baja California.
  • El Presidente nacional del PAN, Marko Cortés, ya rindió varias plazas sin siquiera presentar batalla. Reconoce que de las seis gubernaturas que se disputarán el próximo año, su partido va a perder 5, y sólo tiene esperanzas de ganar Aguascalientes. Se trata de Durango, Tamaulipas, Quintana Roo, Hidalgo y Oaxaca.
  • Sheinbaum, Ebrard y Monreal en plena campaña. ¿Y los aliancistas? Anticipando derrotas y cerrando a sus integrantes vías de negociación con el Ejecutivo.

@HectorHerreraAR

Categorías:Columnas, Héctor Herrera Argüelles

Etiquetado como: