Columnas

Las dos linternas

Héctor Herrera Argüelles

“Yo declaro que la justicia no es otra cosa que la conveniencia del más fuerte”: Platón

A tres años de gobierno, la oposición a López Obrador se ve descolorida y desmejorada. Solo emiten algunos exabruptos que no han hecho mella a la 4T del presidente. Dice el ejecutivo, “nos han hecho lo que el viento a Juárez”.

Apenas la conformación del llamado Frente Cívico Nacional suelta atisbos de realidad opositora. Un problema inicial del frente es que, Pan y Pri están rezando para su propio santo. Si el Pri acompaña la contra reforma energética del primer mandatario, el futuro del frente no pinta halagador.

Estima López Obrador que, el frente tendrá poco apoyo pues asegura que, ellos “tienen una sola visión”, porque son “demasiado exquisitos, fifís, conservadores” y tienen una “mentalidad retrógrada, desprecian al pueblo”.

Consulta Mitofsky a mitad de camino, mide la aprobación presidencial, y muestra que, en 3 años, en efecto, le han hecho lo que el viento a Juárez. Tiene una aprobación de 65.9 % en promedio.

Entonces, si en redes y en los medios no pasa un día, sin que algunos sectores golpeen la figura presidencial sin mesura alguna, ¿Por qué López Obrador tiene ese nivel de aprobación con el avance de una masa crítica en la capital del país?

Puede ser una simpleza, pero el “pueblo bueno” apoya al presidente. Ese que recibe mensual o bimestralmente un apoyo económico del gobierno federal. Algunos políticos sostienen que la amistad se demuestra en la nómina, y el ejecutivo lleva a las masas su aplicación.

Dirán que esa no es la solución para aplacar la pobreza de la mitad de la población, y no lo es, como tampoco lo fueron las políticas neoliberales que, por más de 30 años se aplicaron en el país. Tampoco el Estado puede o debe “saecula saeculorum” proveer asistencia social salvo la que, estrictamente se aplica a los sectores con mayores necesidades como adultos mayores o madres solteras.

Un Estado debe garantizar seguridad, educación, salud y ser promotor de una economía mixta privilegiando el esfuerzo privado. Sin embargo, sucede que en los últimos tiempos se pervirtió la liberalización, y se desvirtuó el papel garante social del Estado.

En la época neoliberal, se insistió en la creación de un círculo rojo y un círculo verde, que, a la luz, también suena discriminatorio. Ivonne Acuña, académica de la Universidad Iberoamericana señala que al “círculo rojo” pertenecen “quienes consumen información de calidad, acuden a diversas fuentes, pueden diferenciar información de propaganda, son capaces de reconocer los intereses y compromisos de cada medio de comunicación”.

Mientras que, al “círculo verde” lo forma “la mayoría de la población que no está interesada en buscar alternativas de información, ni se preocupa por adentrarse en su realidad y se conforma con lo que los medios de comunicación le ofrecen, en especial, la televisión”.

Esta subdivisión ya la había hecho Antonio Gramsci, él le llamaba intelectuales orgánicos a quienes ahora se sienten en el “círculo rojo”, y llamaba intelectuales manuales a lo que llaman “círculo verde”, quienes mediante el trabajo diario adquieren su conocimiento. Un refrán budista señala que, el conocimiento verdadero viene de la experiencia directa.

La experiencia directa de la vida la tiene el “pueblo bueno”. Ese que sube al transporte público y sufre agresiones físicas, verbales, asaltos. Ese que trabaja más de 10 horas diarias y recibe apenas un salario mínimo de 140 pesos. Ese intelectual manual que se vio obligado a abandona la siembre de amapola porque “ya no es negocio” y regresa a la siembra de maíz y frijol, aunque sea para el autoconsumo.

En “Las dos linternas”, Ramón de Campoamor sentencia: “y es que, en el mundo traidor, nada hay verdad ni mentira; todo es según el color del cristal con que se mira”.

De la libreta

  • En el marco del Congreso Internacional sobre Justicia Universitaria: Género y Derechos Humanos, especialistas encabezados por el Rector de la UNAM, Enrique Graue, lanzaron un llamado urgente a mejorar los protocolos de prevención y atención para erradicar la violencia de género y el acoso sexual en los entornos educativos.
  • El Presidente López Obrador llega a su tercer año de gobierno con 11 cambios en gabinete legal y 21 en el gabinete ampliado. Hay que subrayar la fuerza creciente del Grupo Tabasco con la presencia de Adán Augusto López en la Secretaría de Gobernación.
  • Me cuentan que el misil dirigido al Secretario de Salud, Jorge Alcocer, salió precisamente del Palacio de Covián.
  • Datos del colectivo Cómo Vamos México, indican que, 49 millones de mexicanos no pueden comprar la canasta básica.

@HectorHerreraAR

Categorías:Columnas, Héctor Herrera Argüelles

Etiquetado como: