Universidad

Cuarta ola de Covid-19, en ascenso pronunciado: científico UV 

  • En Veracruz los contagios incrementaron más del 300 por ciento en la primera semana del año 

Xalapa, Ver., 12 de enero de 2022.- Gerardo Ortigoza Capetillo, profesor-investigador de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Veracruzana (UV), región Veracruz, informó que la cuarta ola de contagios de la enfermedad Covid-19 está en “ascenso vertical pronunciado”. 

La proyección machine learning (herramienta de cómputo científico que permite hacer predicciones) con datos reportados por la Secretaría de Salud Federal sobre la última semana de diciembre de 2021, “muestra que ya estamos en ascenso en la cuarta ola de Covid-19 en México, la cual podría alcanzar su máximo en la mitad de febrero”, especificó. 

Al preguntarle cuál es la característica que distingue esta cuarta ola, el científico –quien desde el inicio de la pandemia modela matemáticamente el comportamiento del coronavirus SARS-CoV-2 que causa la enfermedad Covid-19– especificó: “El ascenso es vertical pronunciado, quiere decir que tuvimos incrementos del 200 por ciento y se espera que continúen. La historia de Ómicron apenas está empezando”. 

“Vertical y pronunciado” hace referencia a que los casos van en aumento como si fueran en línea recta hacia arriba, sin declives, dijo, a manera de que no quede duda del notorio repunte que se empieza a observar. 

Como parte del seguimiento, precisó que desde octubre de 2021 observaron que los contagios por la enfermedad comenzaban a mostrar un comportamiento estacional, como sucede con la influenza. 

Tales modelos estacionales lo que les decían es que había una posibilidad de que iniciara una cuarta ola de contagios en el país, alrededor de la segunda quincena de diciembre. 

Precisó que en la semana 52 (la última de 2021) se tenían a nivel nacional 38 mil 716 contagios y para el cierre de la 53 (la primera de 2022) fueron 124 mil 873, es decir, “el triple”, y que representa un 222 por ciento de incremento, en casos reportados oficialmente. Así como un aumento del 1.5 por ciento en muertes. 

Para Veracruz la situación fue “mayúscula”: mientras en la semana 52 se tenían 275 casos, para el cierre de la 53 fueron mil 270, “cuatro veces más”; ello representa un 361 por ciento de incremento. 

“Eso nos dice lo que temíamos desde octubre con la cuarta ola: que es una realidad y no hay que perder de vista lo que pasa en Europa, donde Ómicron está presentando un ascenso muy rápido. Lo que estamos viendo es que vamos a tener un ascenso vertical muy pronunciado para el caso de México”, reiteró. 

Lo que se sabe de la nueva variante es que tiene un menor grado de virulencia y que sus síntomas son más leves, no obstante, es más contagiosa. “De hecho, se compara con el sarampión. Lo que no sabemos son las secuelas a largo plazo que nos pueda dejar”. 

El académico insistió en que no debe perderse de vista lo que pasa en otras latitudes del mundo, como Europa –específicamente Francia, España, Italia y Reino Unido–, incluso en Estados Unidos, donde viven el ascenso en los contagios debido a la variante Ómicron. “Llevan un mes, nosotros llevamos una semana apenas, quiere decir que esto puede ir para largo”. 

Con base en los análisis que ha elaborado, precisó que el máximo de contagios por cada ola –el llamado “pico”– se ha repetido cada seis meses y lo comparó con el aspecto estacional de enfermedades como la influenza. 

“La esperanza que tenemos todos es que este pico se alcance rápido, disminuya y desaparezca, pero eso dependerá del hecho de que se formen nuevas variantes o no, de si nos estamos vacunando o revacunando, de la inmunidad que estamos adquiriendo.” 

Es evidente que el virus trata de mantenerse en el ser humano, primero estuvo perjudicando notoriamente a la población adulta mayor, después a las personas de mediana edad y ahora, tan sólo en Estados Unidos, es la infantil, refirió.  

Sugirió no confiarnos porque al menos en Europa los casos de muerte por Ómicron no han descendido, se mantienen constantes. “Ellos dicen que es por las personas que no se vacunaron; repito, debemos mantenernos alerta y definitivamente los sistemas de salud se van a saturar. Lo que debemos hacer es mantener la calma y que la gente entienda que Ómicron es más contagiosa, pero si ya tienen su esquema de vacunación será menos peligrosa”. 

En su opinión, el confinamiento es una buena medida para reducir de golpe el contagio, sin embargo, “definitivamente impacta de manera negativa en las actividades económicas”. 

De acuerdo con él, debe hacerse un balance cuyo principal parámetro sean las hospitalizaciones y muertes; es decir, si los sistemas de salud se empiezan a saturar, deben implementarse restricciones más fuertes y, por ende, habrá afectaciones en la actividad económica del país. 

A propósito del regreso a las aulas en universidades, como la UV, planteó que deben tomarse todas las medidas posibles, de manera escalonada, sin caer en la saturación –de aulas o de medios de transporte, por ejemplo. 

El científico remarcó los cuidados a seguirse en esta pandemia: reducir la movilidad en lo posible; uso de cubrebocas; aplicarse el esquema de vacunación completo; en caso de reuniones, deben ser en grupos reducidos y, de ser posible, en lugares abiertos. 

Hizo hincapié en que la vacunación no confiere inmunidad indefinida y al presentarse un comportamiento estacional de la enfermedad –como el de la influenza– el biológico será necesario aplicarlo básicamente cada año o, idealmente, cada semestre. 

Dejó en claro que los datos preliminares sobre el pico de esta cuarta ola para la segunda semana de febrero se modelaron matemáticamente con la variante Delta, y fue a partir del martes 11 de enero que se empezó a manifestar un ascenso pronunciado y vertical por Ómicron.  

Categorías:Universidad