Columnas

Inaudito: el Gobernador pide a la Fiscal desobedecer a la CNDH

Arturo Reyes Isidoro

Sin ser autoridad competente, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez se pronunció ayer, “por el cargo que ostento”, por no aceptar la recomendación que hizo la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) a la fiscal general del Estado, Verónica Hernández Giadáns, para que repare las violaciones a los derechos humanos de José Manuel del Río Virgen al momento de su detención, así como de su familia, entre ellos a una de sus hijas afectadas por autismo.

Seguramente sin haber leído la resolución de la CNDH (en conferencia de prensa leyó un breve texto que se deduce que alguien le escribió) y dando clases de Derecho a su manera, erigiéndose además en juez, desestimó la recomendación a la fiscal porque para él no se ha demostrado que se violaron derechos, mezcló el caso con la resolución del juez federal Jesús Arturo Cuéllar Díaz, quien amparó a Del Río, y fue terminante: “No, no” debe Hernández Giadáns aceptar la recomendación, porque las violaciones a los derechos “lo debe certificar la justicia” (?).

Su actitud de que se desacate la determinación de una institución de gobierno mostró su incongruencia porque él mismo dijo que juró, “protesté un juramento de respetar la ley y hacer valer la ley”.

Como en el caso de los seis jóvenes que estuvieron presos acusados del delito de ultrajes a la autoridad, a los que se liberó luego de que se demostró plenamente su inocencia, también en su nueva resolución 59/2022 la CNDH le recomienda a la fiscal la reparación integral de los daños ocasionados a Del Río Virgen y a su familia a través de medidas de rehabilitación, compensación, satisfacción y de no repetición.

Le recomienda también que dentro de un plazo de tres meses implemente un curso integral sobre capacitación y formación en materia de derechos humanos a la seguridad jurídica, dirigida a los elementos involucrados en los hechos, que deberá ser efectivo para prevenir hechos similares; además, que el curso esté disponible en forma electrónica y en línea para que pueda ser consultado con facilidad.

Senado puede llamar a comparecer a Hernández Giadáns

Y nuevamente le recuerda que si no acepta o cumple con la recomendación deberá fundar, motivar y hacer pública su negativa ya que de lo contrario podrá solicitar al Senado de la República o en su caso a la Comisión Permanente que la requiera para que comparezca y explique los motivos de su negativa.

La titular de la CNDH, Rosario Piedra Ibarra, es muy clara en su documento: “precisa que carece de competencia para conocer y pronunciarse de asuntos jurisdiccionales… por lo cual no se pronuncia sobre las actuaciones realizadas en el proceso penal… así como en el juicio de amparo, sino única y exclusivamente por las violaciones a derechos humanos acreditadas”.

O sea, hace exactamente lo correcto: no meterse ni entrometerse en lo que no es de su competencia sino solo en lo que compete a su responsabilidad, todo lo contrario del gobernador. Pero además, en las 37 hojas de su recomendación desmenuza los elementos del caso, abunda en su argumentación, cita numerales de leyes, criterios de normas nacionales e internacionales y paso a paso examina las pruebas basadas en fotografías y en los testimonios de los demandantes, o sea, no improvisa como el Ejecutivo de Veracruz ni se concreta a leer un texto que le redactan de unos pocos párrafos.

Cuitláhuac García nuevamente cae en el total desconocimiento del Derecho pues dijo que “levanta mis suspicacias” la actuación tanto de la CNDH como del juez federal Cuéllar Díaz, cuando el Derecho es de aplicación, no de criterios, como lo sabe cualquier estudiante, pasante o estudioso de la materia.

Sobre la nueva recomendación, la fiscal Hernández Giadáns guardó silencio.

Sigue siendo preocupante que sin ser autoridad competente el gobernador invada funciones, descalifique a autoridades e instituciones, tome partido por una de las partes sin que la autoridad competente haya resuelto todavía en definitivo, criminalice sin pruebas, no predique con el ejemplo de respetar y hacer respetar resoluciones sobre casos violatorios a las normas y, de hecho, porque actúa como su empleada, le tire línea a la fiscal para que no acate la recomendación de la CNDH.

Pinta ya para un mal cierre de gobierno

La insistente postura del gobernador pinta desde ahora un mal cierre de su gobierno, es decir, con muchos problemas pues no solo acomete contra los opositores a su gobierno y a su partido sino que se enfrenta a las propias autoridades e instituciones del Gobierno federal.

Para quienes sí saben de los entramados del gobierno no ignoran que si Rosario Ibarra Piedra llegó a la presidencia de la CNDH fue por voluntad y decisión del presidente; porque confía en ella; porque sabe de su lealtad y que nunca va a actuar sin consultarle en especial casos que tengan que ver con los gobernadores y los gobiernos de Morena, y que si soltó una nueva recomendación al Gobierno de Veracruz seguramente fue porque primero lo consultó no solo en el Palacio Nacional sino también en la Secretaría de Gobernación.

Luego de su declaración, ayer mismo la presidenta de la CNDH debió haber informado de inmediato al presidente López Obrador y al secretario de Gobernación Adán Augusto López Hernández la negativa del gobernador de acatar su resolución, y en una de esas les recordó que en Veracruz no se ha derogado el delito de ultrajes a la autoridad como lo recomendó ella y como lo ordenó la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Se advierte que en el palacio de gobierno no entienden los mensajes que les ha enviado el presidente, como haber dejado solo al gobernador cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación decidió echar abajo el delito de ultrajes a la autoridad y cuando declaró en una de sus mañaneras que “La verdad, hay que poner encima siempre las libertades”, que en su gobierno no son iguales, que “no hay represión, no hay masacres, no hay tortura, se respetan los derechos humanos” y que “Yo soy partidario de que se mantengan las libertades. Prohibido prohibir. Libertades”.

Ayer, luego de la declaración del gobernador, expertos integrantes de la judicatura me reiteraron su seguridad, “en un 95%”, de que el Tribunal Colegiado de Circuito confirmará la resolución del 9 de marzo del juez federal Cuéllar Díaz quien emitió amparo a favor del Río Virgen para el efecto de que el juez de control Francisco Reyes Contreras deje insubsistente el auto de vinculación a proceso y emita una nueva determinación en forma oral en la que determine la no vinculación a proceso del detenido, lo que le otorgará en forma inmediata su libertad.

En cambio, AMLO sí acata la ley

Contrario a la actitud del gobernador, el presidente Andrés Manuel López Obrador dio ayer una muestra de respeto a la ley al acatar públicamente una sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para evitar, según dijo, que arresten a dos de sus colaboradores más cercanos.

Subió a sus redes sociales un extracto del fallo emitido por los magistrados, en el que se advierte una violación a la ley tras la realización y difusión del llamado “AMLO-Fest”, que se llevó a cabo el primero de diciembre de 2021, en el zócalo de la Ciudad de México.

“El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación me exige que publique una sentencia en mi contra por el mensaje a la nación del 1º de diciembre, porque si no lo hago arrestan a Jesús y a la pobre de Jessi. Perdón”, y lo cumplió.

Un alcalde de alto rendimiento

Casualmente coincidí con el atleta olímpico mexicano Crisanto Grajales en una visita que le hizo el lunes al presidente municipal de Xalapa, Ricardo Ahued, quien al recibirlo me recordó que era un atleta de alto rendimiento, y me dijo que él también iba a ser un alcalde de alto rendimiento, por lo que de inmediato ordenó que al día siguiente, o sea ayer martes, le programaran audiencias en el patio central del palacio municipal desde muy temprano, lo que ocurrió.

La síndica Cecilia Coronel Brizio, atenta, respetuosa pero también amistosa como siempre no evitó comentarme sobre la capacidad de trabajo del alcalde. “Él quisiera empezar a dar audiencias, a recibir gente desde las seis de la mañana”. Los empleados me lo confirmaron.

Categorías:Columnas, Prosa

Etiquetado como: