Columnas

Clásicos de la Literatura Infantil en el Mes de la Niñez (II)

“Cuentos de Grimm”

Mtro. José Miguel Naranjo Ramírez

En la historia de la literatura infantil los hermanos Jacobo y Guillermo Grimm, ocupan un lugar prominente, sus cuentos son verdaderos clásicos universales, algunos de los pequeños relatos ya habían sido escritos por Perreault, y, en general, las historias, leyendas, anécdotas, eran patrimonio cultural de los pueblos en la versión de leyendas orales, no obstante, el verdadero aporte de los hermanos Grimm está en que la mayoría de sus historias nacieron directamente del habla popular de la cultura alemana, les platico la historia y el origen de los cuentos.

Allá por el año 1806, los hermanos Grimm recorrieron varios pueblos alemanes con el fin de conocer de viva voz las fábulas y los mitos que platicaban sus pobladores, muchas de esas tradiciones por supuesto que son invenciones y fantasías de los pueblos, probablemente algunas sean veraces, pero, ¿Quién no recuerda en su niñez las famosas leyendas de los nahuales? De niño recuerdo perfectamente que en mi pueblo este mítico personaje se comía las gallinas y en nuestra mente provocaba todo tipo de sentimientos; miedo, intriga, curiosidad, e incluso vivía un señor nombrado “Gelo” que lo culpaban de ser el nahual y de hecho la gente se refería a él como tal, “El nahual”. También recuerdo la famosa casa embrujada, sí, esa donde se caían los trastes y escuchaban ruidos extraños, a esa casa cuando algo anormal sucedía íbamos a verla por fuera y la gente mirando la casa platicaba con cierto temor, misterio y nadie se atrevía habitarla. 

Historias tradicionales abundan, no todas son de nahuales, casas embrujadas, de igual manera crecemos viviendo y conociendo historias pintorescas, personajes únicos, que pasan los años y los recuerdas con nostalgias por haber formado parte de tu niñez y juventud, sus leyendas conforman ese rico pasado, sus acciones quedan impregnadas en nuestras mentes. Un amigo me platicó una historia que tiene enorme pinta de realismo mágico, se trata de un personaje real de su pueblo que lo apodaban “Peraloca”, este hombre cada vez que moría alguien en el pueblo se subía a su bicicleta y anunciaba; ha muerto Gabriel Pérez mejor conocido como “Comadreja vieja”, hoy murió Fulgencio Domínguez alias “Chicharraloca”, una mañana cualquiera anunció la muerte de un personaje que la gente no daba con él, esto es muy normal porque en los pueblos se conocen más por el apodo que por el nombre, empero, siempre existen en los pueblos los Rolandos Rojas (Cronista de mi pueblo), que saben mucho y particularmente saben quién es quién, el caso es que llegada la tarde alguien descubrió que el famoso “Peraloca” estaba muerto en su humilde casa, se había colgado de la viga, pero fiel a su actividad de toda la vida, primero anunció su propia muerte…

¿Qué tiene que ver todo lo narrado con los hermanos Grimm? Pues literalmente María Edmée Álvarez nos enseña en el prólogo que mediante la lectura: “Acompañaremos con la imaginación a los hermanos Grimm en un recorrido por los lugares de la comarca de Kassel, en la vieja Alemania de costumbres patriarcales como lo era hace doscientos años. Caminaremos con ellos a pie, costumbre muy usada en esa región, dejando atrás las ciudades y sus centros aledaños, de casas con jardines en que lucen pensamientos y tulipanes, y campos de hortalizas que sus dueños cultivaban para disfrutar de ellas, según costumbre alemana. Siguiendo a su lado, admiraremos la naturaleza exuberante y pródiga, infinitamente rica, y disfrutaremos la sombra de los frondosos árboles, fresnos, abedules, castaños y nogales que hacen impenetrable el sol de verano, en los hermosos bosques que abundan en la región y que convidan a disfrutar de la vida apacible, al descanso, al mismo tiempo que incitan a agradecer al Todopoderoso el magnífico don de la existencia que permite admirar tantas bellezas de la creación.”

Esta bella aventura de los hermanos Grimm iniciada en 1806, tuvo su final feliz entre 1812-1814, años en que fueron publicados sus inigualables y famosos cuentos. En total aparecen 72 cuentos, (Editorial Porrúa, Colección Sepan Cuantos… Núm.121). Algunos cuentos, como lo señalé, ya eran muy famosos y habían sido narrados por otros autores, ejemplos: La Cenicienta, El gato con botas, Blancanieves, Pulgarcito, por supuesto que los hermanos lo narran a su manera añadiéndole o cambiando los finales, la trama, la moraleja, de igual manera nos encontramos con joyas inéditas que los hermanos Grimm eternizaron, ellos aclaran que trataron de plasmar en el papel tal cual los habían narrado los pobladores, la verdad es difícil que no traigan su propia influencia, sus propios intereses educadores, ejemplo es el bello cuento: “Alicia, la mujer del pescador”…un cuento aleccionador, instructivo, conozcamos brevemente su historia.

Una vez concluida la lectura de “Alicia, la mujer del pescador”, en mi libro le agregué al cuento el epígrafe: “La ambición desmedida”, porque Alicia y su esposo vivían en una humilde casita en una aldea, el pescador trabajaba muy duro para llevar comida a su casa, de pronto, cuando menos lo esperaba descubrió que el anzuelo pesaba y se movía fuertemente, para su sorpresa tenía en su poder un enorme pez: “El éxito del primer intento le llenó de alegría, pero pronto se transformó ésta en sorpresa, al oír que el pez le decía en tono suplicante: -¡Déjame en libertad, por Dios!; te ruego que me perdones la vida. No soy, como puedes creer, un pez vulgar, sino un príncipe encantado por la maldad de un hada. Déjame en libertad y te aseguro que no te arrepentirás.”

El humilde pescador ni lo dudó, inmediatamente liberó al pez y le dijo que se fuera, que no le debía nada, aun así, el Príncipe convertido en pez le dijo que le pidiera lo que fuera, que él estaba agradecido y se lo daría, el pescador llegó a casa y le platicó todo a su mujer, esta luego luego recriminó al esposo y le ordenó que regresara y le pidiera al Príncipe les concediera una gran casa de campo, el pez con gusto les cumplió sus deseos, los primeros días fueron de felicidad, al poco tiempo, la mujer insatisfecha pensó que si tenía una gran casa, ¿Por qué ahora no podría tener un castillo de piedra?, el esposo le dijo que recordara que antes vivían en una humilde choza, y que era de mal gusto estar molestando al pez, la mujer se impuso y obligó al hombre a molestar nuevamente al pez, este al ser un Príncipe agradecido los volvió a complacer.

Aquí apenas inicia la leyenda, porque ahora la mujer pedirá ser Reina y se le cumplirá, se aburre, quiere ser Emperatriz y se le otorga…nunca muestra estar satisfecha con nada e incluso pierde el sentido de la realidad, porque llega a creer desproporcionadamente que todo lo merece, y el esposo tampoco puede pasar como víctima de la mujer, porque su falta de carácter y al no ponerle un límite a sus groseras pretensiones lo hacen tan culpable como ella, el final lo dejo abierto para su lectura, la gran enseñanza salta a la vista…

Estos son los famosos cuentos de los Hermanos Grimm, de los geniales Jacobo y Guillermo.

Correo electrónico: miguel_naranjo@hotmail.com

Twitter@MiguelNaranjo80

Facebook: Jose Miguel Naranjo Ramirez.