Columnas

Morena se mueve en todo el estado, ¿y la oposición?

Arturo Reyes Isidoro

El presidente Andrés Manuel López Obrador, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, el delegado de Bienestar Manuel Huerta, el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados Sergio Gutiérrez Luna, el secretario de Gobierno Eric Cisneros Burgos y el subsecretario de Finanzas Eleazar Guerrero Pérez se mueven por todo el estado haciendo labor de proselitismo de cara al 2024 aunque encubriéndose en los cargos que tienen, mientras que la oposición no se ve ni se siente.

Con excepción del presidente y del gobernador, los otros se muestran ante el electorado en plena disputa por la candidatura de su partido, Morena, a la gubernatura, pero como sea mantienen la presencia de la 4T entre los veracruzanos.

En la parte contraria, en el PAN ni siquiera dirigencia estatal formal hay debido a la división interna por la disputa por la presidencia del CDE y su presunto más fuerte aspirante a la candidatura a la gubernatura, Julen Rementería del Puerto, no despierta ningún entusiasmo en los veracruzanos.

Del PRI poco se sabe, salvo que mostró poca fuerza en las elecciones extraordinarias del 27 de marzo pasado además de que está muy dividido y con el dirigente cuestionado por sus diversas corrientes, el PRD sigue siendo un partido minoritario sin gran presencia, MC (Movimiento Ciudadano) casi no se ve ni se siente en el estado y existen algunas otras corrientes o grupos, pero sin peso como para competirle a los morenos.

El presidente estuvo jueves, viernes y sábado pasados en el estado y su presencia despertó el interés en los puntos que visitó acompañado del gobernador, quien aprovechó para poner en servicio obras urbanas construidas por su gobierno. Con ellos estuvo también el delegado de Bienestar, anunciando de paso más beneficios, que se ven y se sienten en efectivo o en vacunas.

El diputado federal no para en sus visitas, recorridos y reuniones con los más diversos sectores (el sábado se reunió con productores de chile, chayote y limón en Chavarrillo, así como con arquitectos e ingenieros de Xalapa-Coatepec), mientras que el secretario de Gobierno anda repartiendo documentos del Registro Agrario Nacional y el subsecretario de Finanzas con su membrete “Unidos Todos” saluda e “intercambia comentarios y experiencias” como lo hizo el fin de semana en Tantoyuca “con el objetivo de fortalecer las actividades que vienen desarrollando en favor del Movimiento de la Cuarta Transformación”.

Si bien cada uno jala por su lado, llegado el momento, como lo hacía el PRI cuando tenía el poder, el presidente y el candidato presidencial los llamarán a unirse y el conjunto de la clientela de cada uno sumará una fuerza considerable, que hace pensar que será difícil que pierdan la gubernatura, a menos que la oposición salve sus diferencias internas, se una y presente un candidato competitivo, que por ahora no se ve.

¿El yunismo del puerto llegó a un acuerdo con Morena?

Aunado a lo anterior, en el puerto jarocho es insistente la versión de que el grupo político más fuerte de la oposición en la zona conurbada, la de la familia Yunes Linares-Márquez, panista, ahora en el poder municipal a través de la alcaldesa Paty Lobeira, nuera del jefe del clan Miguel Ángel Yunes Linares, habría llegado a un entendimiento con Morena para jalar juntos rumbo al 2024.

Apuntan diversos elementos:

—Paty Lobeira aplaudió como “un buen ejercicio democrático” la consulta de revocación de mandato y con ello al presidente López Obrador.

—El exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares ha vuelto a aparecer sin mostrar mayor preocupación, como el 26 de marzo pasado cuando participó en la Gran Carrera Internacional del Golfo en Veracruz-Boca del Río. Según hay denuncias en su contra y habrían pretendido detenerlo, pero todo habría quedado en el olvido.

—El 19 de abril el gobernador Cuitláhuac García Jiménez apareció por primera vez en acto público con Paty Lobeira en la comunidad Vargas y juntos entregaron apoyos. Ambos se echaron flores. Eso no hubiera tenido nada de extraño si no fuera porque el gobierno cuitlahuista venía persiguiendo a los yunistas.

—El 21 de abril, el Ejecutivo anunció el festival de salsa con el alcalde de Boca del Río, Juan Manuel Unanue, identificado con la corriente yunista. Todo fue sonrisa y alegría entre el moreno y el panista. Cuitáhuac declaró sede inamovible del festival a la ciudad, reconoció “la disposición de sus autoridades” y dijo que no había “miramientos partidistas” ni “politiquería”.

—El 21 y 22 de abril de visita en el puerto, el presidente Andrés Manuel López Obrador ya no tocó para nada el tema de la Torre Centro ni pidió que fuera derrumbada no obstante que la vio en clara perspectiva desde el castillo de San Juan de Ulúa. Nada más le faltó decir que se ve muy bonita.

Esos elementos forman parte de un coctel político que está dando mucho de qué hablar en los cafés del puerto

De ser cierto el acuerdo, desfondaría al PAN en ese bastión azul y debilitaría la alianza opositora con el PRI y el PRD. Con el yunismo pintado de guinda, Morena se fortalecería.

Insistente versión: que Duarte se casó de nuevo

En la cama de un hospital y en la cárcel se conoce a los amigos, dice un conocido refrán.

Quién mejor que el exgobernador Javier Duarte puede decir que lo tiene plenamente comprobado.

Se sabe que muchos de sus “amigos” y exfuncionarios que trabajaron en su gobierno lo olvidaron una vez que piso la cárcel.

Pero quien no lo ha abandonado, pese a su difícil circunstancia, es Xóchitl Tress Rodríguez, ex directora del Instituto de Espacios Educativos en su administración.

En enero de 2020, el periodista Arturo Ángel reveló que el fiscal federal Manuel Granado Quiroz le confirmó que Xóchitl lo visita como “conviviente”.

Pero ahora, como las olas del mar cuando golpean fuerte contra el concreto de la costera del puerto de Veracruz, azotadas por los vientos huracanados que luego se presentan, así corre fuerte la versión de que habrían contraído nupcias recientemente.

El columnista trató de confirmar la especie con personas cercanas a exfuncionarios duartistas, quienes dijeron que ellos tenían también esa información, pero la versión surgió de allegadas a la señora Tress.

Duarte permanece en prisión desde abril de 2017, hace cinco años. Lo sentenciaron a nueve años de prisión por los delitos de lavado de dinero y asociación delictuosa, aunque en diciembre de 2021 le imputaron también el delito desaparición forzada de personas. En febrero de 2020 se supo que en octubre de 2019 se había divorciado de su hasta entonces esposa Karime Macías Tubilla, quien vive en Londres, pero también está sujeta a proceso acusada del delito de daño patrimonial por 112 millones de pesos en agravio del patrimonio del estado y cuya extradición a México para que responda autorizó apenas el 17 de febrero pasado la Corte británica.

Categorías:Columnas, Prosa

Etiquetado como: