Columnas

Dos voces de Morena que no se pueden desestimar

Arturo Reyes Isidoro

Una declaración del exgobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, pondría en duda que el presidente Andrés Manuel López Obrador se vaya a meter en el próximo proceso sucesorio presidencial, lo que hace pensar que tampoco lo haría en Veracruz.

En una entrevista para El Universal le preguntaron si cree que el presidente imponga a su “corcholata”.

“Yo estoy muy seguro que… no se va a meter a la contienda”, respondió. Dijo que siempre una de sus grandes preocupaciones y de sus grandes deseos era de cuidar su legado, “y él como un demócrata no se va a meter a la elección”.

Comentó que muchos lo dudan, porque nunca ha pasado, “pero no se va a meter, va a dejar hasta ahí y luego se va a ir… él me lo ha dicho a mí y le creo, porque lo conozco de muchos años, no va a meter las manos, dejará que las cosas sean como sean”.

Si decidiera no meterse, como afirma Bonilla, ¿por qué tendría que hacerlo en Veracruz? La pregunta porque ha sido una cantaleta prácticamente desde que inició el sexenio de que habría decidido que la sucesora de Cuitláhuac García será Rocío Nahle.

Comenté ayer que Morena se está moviendo en todo el estado y que la oposición ni se ve ni se siente.

Desarticulados como están los opositores, están dejando pasar la oportunidad para enfrentar con éxito a los del partido en el poder.

Porque una cosa es que los morenos se muevan y otra que su partido esté realmente fuerte, o muy fuerte.

No han aprendido a ser gobierno; actúan como oposición

Tanto el exgobernador de Baja California como la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier expresaron ayer preocupaciones sobre el futuro de su partido y del proyecto político de la 4T.

De vuelta en el Senado, en forma autocrítica Bonilla advierte que Morena debe aprender a ser gobierno y no seguir actuando como si fuera un partido de oposición.

Rechazó calificar de “traidores” a quienes votaron en contra de la reforma eléctrica y afirmó que panistas, priistas y perredistas “son tan mexicanos” como los morenistas. 

“Es muy fácil catalogar de traidores nada más porque no está de acuerdo contigo, pero eso no es correcto. Yo no me atrevería a catalogarlos como traidores, simple y sencillamente no estamos de acuerdo en lo mismo, yo creo que debemos de respetar la opinión y la decisión de todo el mundo, aunque no nos guste”.

Para él el diálogo tiene que prevalecer, “tenemos que entender que tenemos que aprender a ser gobierno, porque no podemos pensar como oposición, ya debemos pensar como gobierno”.

“Muchos de los documentos que defendemos nosotros obviamente eran muchos los que atacábamos antes. Es la realidad, te conviertes de tu oposición y ahora eres gobierno ¿y ahora qué hago?, y luego te das cuenta que no son las cosas exactamente como las veías de afuera”.

Apunta en algo en lo que pocos reparan. Los afiliados a Morena son solo tres millones y AMLO ganó por 30 millones de votos, “entonces ¿de dónde salieron los demás?, pues del pueblo, los que no están afiliados a Morena, porque en realidad no hay estructura y el partido dejó dos años, no hizo nada, para luego entrar a hacer las cosas mal”.

Afirma que López Obrador deja un partido a todas luces fuerte de imagen, “pero si tú te vas a las raíces, tiene muy poquita militancia en realidad”.

Tatiana Clouthier duda de la continuidad del proyecto

Tatiana Clouthier, coordinadora de la campaña de Andrés Manuel López Obrador en 2018 duda de si su partido tendrá la capacidad de continuar el proyecto transformador de AMLO.

El portal Sin Embargo.mx reseñó ayer una entrevista que dio para la serie documental y el libro La disputa por México, editado por Harper Collins.

En ella afirma que el proyecto de Andrés Manuel está muy bien configurado, pero que hay pasiones y quienes creen que tienen derechos adquiridos, “y también se puede desmoronar”.

La también secretaria de Energía habló sobre la lucha por el poder. Dijo que si se desmoronan unos, porque no se pueden poner de acuerdo, los otros se pueden desmoronar porque creen que tienen derechos adquiridos o porque la pasión también puede estar presente. Dijo que ya se vio en la elección pasada.

Con base en su experiencia personal, expresó su preocupación de que sin López Obrador en la Presidencia de la República, a Morena le pueda pasar lo que le pasó al PAN sin Manuel Clouthier y sin Ernesto Ruffo, después de que el primero murió y el segundo dejó la gubernatura de Baja California.

“Eso pasó mucho con el PAN. Voy a referirme a ‘Maquío’ en 1988. Y hablo de ‘Maquío’ porque me tocó vivirlo y era mi papá”.

Recordó que “La ruffomanía ganó en Baja California, y la ruffomanía llegó y rebasó los ímpetus al movimiento. Con ‘Maquío’ sucedió igual: el maquiísmo, el movimiento de ‘Maquío’, sobrepasó al PAN, le dio ventaja competitiva en su momento; un oxígeno, un tanque de oxígeno que se pudo compartir por mucho tiempo más a pesar de muchas cosas. Este es el reto”.

Apuntó que aunque el Presidente tiene una gran aprobación, el problema es si eso se traducirá en que, en el futuro, se ganen elecciones o las pierdan, como en Nuevo León en 2021, donde Morena perdió aunque iba arriba.

Habló de la oposición. Afirma que mientras que el proyecto de AMLO está muy claro, muy delineado, Va por México (PAN, PRI, PRD) “no te dicen qué quieren, te dicen qué no quieren”; que no son a favor de algo sino contra el proyecto presidencial… y eso es lo que los ha unido. No veo que los una algo más”.

Insistió: no tienen claridad de proyecto, afirma que la oposición tiene el respaldo de quienes desean el retorno de los privilegios, pero tampoco proponen nada. Señala que al país le urgen tener una oposición responsable.

Elogió a Movimiento Ciudadano por ser “más serio” que el PRI, el PAN y el PRD.

“Me voy a remontar un poco, y otra vez en definición de proyectos: Parecería que si me voy a 30 años atrás, MC es el PAN de aquellos años en términos de atender un nicho de mercado, de población, con un proyecto mucho más de avanzada y menos conservador que el que el PAN movía o enarbolaba en aquellos años”.

En el caso de Veracruz, ¿dónde está la oposición que no aprovecha esas circunstancias?

Javier Herrera amarra acuerdos con el secretario de Gobernación

De cara a las reformas pendientes del presidente López Obrador, pero también del proceso electoral de 2024, el secretario de Organización de la dirigencia nacional del PVEM, Javier Herrera Borunda, se reunió ayer con el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández.

“Enriquecer el diálogo, atendiendo a las diferentes alternativas ideológicas, hace de nuestro sistema político una verdadera democracia. El Secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, es el claro ejemplo de esta noción de política que fortalece así el rumbo de nuestra Nación”, publicó en sus cuentas de las redes sociales.

Personas cercanas a él comentaron al columnista que hablaron sobre las agendas legislativas, en concreto sobre la Reforma Electoral que enviará el presidente a la Cámara de Diputados, “es decir, la construcción de acuerdos, empezando con los aliados”.

Pero el joven cachorro, habilidoso como su padre el exgobernador Fidel Herrera Beltrán también se mostró en otra foto con el dirigente nacional ¡del PRI!, Alejandro Moreno, a quien fue a dar un abrazo con motivo de su cumpleaños. Herrera Borunda aspira a un escaño en el Senado para 2024.

Categorías:Columnas, Prosa

Etiquetado como: