Columnas

Pensionan también a adultos mayores en prisión

Arturo Reyes Isidoro

Corría el año 74, 75, del siglo pasado. Una vez a la semana o cuando se necesitaba cubría yo en el Diario de Xalapa al reportero (Joaquín Romero, señor Romero o don Joaquín Romero, todo un personaje, siempre trajeado, con un clavel rojo en la pequeña bolsa de la parte superior del saco y con una escuadra al cinto) titular de la nota policíaca o roja.

El Subjefe de la Policía Judicial, dependiente de la Procuraduría General de Justicia del Estado (había otra estructura entonces), era el joven abogado Felipe Amadeo Flores Espinosa (venía de ser agente del Ministerio Público en Martínez de la Torre).

Con él tenía que tratar porque llevaba el control de las personas a las que detenía la policía de su área o de Seguridad Pública. Él ordenaba a los secretarios que me dieran toda la información.

Cómo recuerdo que por entonces estaba penado como un delito grave, que no permitía la libertad bajo fianza, el robo de frutos. Con mi inexperiencia entonces me enfrenté a un caso que no se me olvida.

Un hombre se había metido a una finca para cortar unos elotes a fin de que su familia pudiera tener tortillas para comer. El dueño lo pescó adentro y lo mandó detener. Lo pusieron a disposición de Amadeo.

Entre todos los casos del día, los secretarios me dieron las actas de ese detenido. Ni ellos ni yo reparamos en las consecuencias de que lo hiciera público. Di la nota, como una más y me olvidé de ella.

No fue sino hasta cuando volví a ver a Amadeo que me comentó que lo había puesto en un aprieto. El hombre había robado por necesidad, por hambre, y unos cuantos elotes lo condenaban a varios años de prisión.

En un acto de justicia, humano, que no de aplicación de la ley, fría, despersonalizada, deshumanizada, había pensado dejarlo ir, pero con mi publicación ya no podía hacerlo fácilmente. Al final lo pudo ayudar y el caso nos sirvió de experiencia a los dos.

Muchos han delinquido por pobreza

Lo he recordado para significar que hay muchas personas que delinquieron por necesidad, por pobreza y lo están pagando con cárcel (los grandes ladrones andan libres, impunes, nunca han pisado una prisión).

Por eso, en mi caso, me parece bien el hecho de que ayer la delegación de Bienestar, bajo la responsabilidad de Manuel Huerta, incorporara a 384 detenidos en 12 centros penitenciarios del estado para que reciban su pensión, entre adultos mayores y discapacitados.

Los centros penitenciarios fueron los de Pánuco, Ozuluama, Amatlán, Tuxpan, Tantoyuca, Chicontepec, Huayacocotla, Poza Rica, Papantla, Misantla, Jalacingo, Pacho Viejo, Zongolica, Veracruz, San Andrés Tuxtla, Cosamaloapan, Acayucan y Coatzacoalcos.

En su cuenta de Facebook publicó el delegado: “Los tiempos ya cambiaron y ahora la Pensión para el Bienestar de las y los Adultos Mayores es un derecho constitucional que siempre estará vigente y año con año irá en aumento.

Las y los compañeros de la Secretaría de #Bienestar realizaron la incorporación de personas mayores de 65 años a la pensión universal… Amor con amor se paga, nuestros adultos mayores son lo mejor de la patria y servirles siempre será un privilegio”.

No puedo dejar de ver el lado, la consecuencia política de la acción: esas personas y sus familiares le van a agradecer siempre al presidente López Obrador y van a ir a votar por Morena, como lo hicieron los adultos mayores en la consulta de revocación de mandato. Manuel sumó puntos ayer.

Maestros logran libre sindicación con apoyo de Sergio

Otro de Morena que sumó puntos ayer fue el diputado federal Sergio Gutiérrez Luna, quien logró que con 356 votos a favor contra 115 en contra se aprobara en la Cámara de Diputados un dictamen que garantiza el derecho de los maestros a la libre sindicación.

El documento adiciona un artículo para ese efecto a la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 30 de septiembre de 2019, en materia de libertad sindical. 

El Pleno aceptó una reserva a fin de precisar que los derechos señalados anteriormente también serán aplicables para las organizaciones sindicales que no tengan registro vigente ni toma de nota. El dictamen fue enviado al Senado de la República para sus efectos constitucionales.

Al fundamentar el dictamen, Gutiérrez Luna señaló la importancia de impulsar la libertad sindical de los trabajadores, y más cuando se trata del gremio magisterial, y resaltó que es un antecedente sobre el derecho de todos a la libertad de asociación.

Argumentaron a favor la diputada Victoria Eugenia Méndez Márquez, del PRI, María del Carmen Pinete Vargas, del PVEM, Francisco Amadeo Espinosa Ramos, del PT, y María Leticia Chávez Pérez, de MC, así como Celestina Castillo, de Morena, quien además presentó una reserva al dictamen  para que el derecho sea reconocidos para los trabajadores de la educación que pertenezcan a organizaciones que no tengan registro ni toma de nota.

Cumplió compromiso

El 18 de diciembre del año pasado, en un conversatorio sobre educación celebrado en Tuxpan, Gutiérrez Luna incluyó en la agenda legislativa la revisión de la forma en que opera la ley para la carrera magisterial.

Después, en diferentes reuniones tanto en Veracruz como en la Cámara de Diputados, reiteró su apoyo ante los diputados federales y profesores Esteban Bautista Hernández, María del Carmen Pinete Vargas y Sonia Rincón Chanona, los dirigentes de la secciones 32 Lázaro Medina Barragán, saliente, y Daniel Covarrubias López, entrante, y 56 Mario Hernández Sánchez, del SNTE, así como los comisionados nacionales Juan Nicolás Callejas Roldán y José Mendívil Zazueta, o sea ante toda la cúpula magisterial.

Como en el caso de Manuel Huerta, tampoco se puede perder de vista el efecto político, pues el gremio magisterial de Veracruz es de los más grandes del país, pues tan solo la Sección 32 agrupa a más de cien mil docentes.

En octubre del año pasado, luego de una gran concentración de maestros sentistas con el diputado en el puerto de Veracruz, la diputada local de MC, Ruth Callejas Roldán, dijo al columnista que tenían indicación de “la Ciudad de México” de apoyarlo con todo. Y él les responde.

Y Anilú se moviliza

En la cancha de enfrente, quien se mostró trabajando, en gira de trabajo de dos días en las ciudades de Poza Rica y Papantla, en el norte del estado, fue la diputada local Anilú Ingram Vallines, del PRI.

La joven legisladora se reunió con empresarios, mujeres, jóvenes, activistas y personal del Hospital Regional de Poza Rica. “Han sido dos días muy productivos por el norte de Veracruz. Todo lo que me han planteado diversos sectores me lo llevo de tarea para que se conviertan muy pronto en trabajo legislativo a favor de cientos de miles de habitantes de esta región”, comentó.

Es de las pocas que con trabajo de campo, a ras de tierra, le da vida a la oposición.

Que hay nueve mil “periodistas” en Veracruz

No dijo de dónde sacó el dato, pero el columnista Carlos Marín publicó ayer en su columna “El asalto a la razón”, que publica en Milenio, que en Veracruz hay casi nueve mil “periodistas” cibernéticos.

Exreportero de Últimas Noticias de Excelsior, cofundador de Proceso, exdirector general editorial del grupo Milenio y autor del Manual de periodismo, que se lleva en muchas escuelas de periodismo o es de consulta obligada para los estudiantes de la materia, entrecomilló el término periodistas, porque seguramente se le hizo raro que haya tantos.

A mí se me hace rara la cifra, muy alta. Respeto a todo el que publica lo que quiere, pero creo que periodistas periodistas no son tantos (recién me comentaron que en Córdoba hay una lista de trescientos periodistas cibernéticos, más que en Xalapa).

Categorías:Columnas, Prosa

Etiquetado como: