Columnas

La epidemia que viene

Héctor Herrera Argüelles

“No quieras ser demasiado sabio; no intentes decir siempre algo profundo”: Emilzan

A finales del siglo pasado cuando el problema de las drogas era embrionario, las autoridades encargadas de combatir este flagelo sostenían, una y otra vez que, el riesgo de México era convertirse en “un país de tránsito y no de consumidores”.

Sin embargo, 25 años después, la frase ha perdido veracidad y vigencia. Solo los datos tras dos años de pandemia son preocupantes. Durante este lapso, el consumo de drogas se incrementó de forma sustancial, principalmente entre menores de edad y mujeres, siendo los Estimulantes de Tipo Anfetamínico (ETA) las sustancias con mayor demanda.

El Informe sobre la Situación de la Salud Mental y el Consumo de Sustancias Psicoactivas en México, 2021, elaborado por la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic) muestra que, “las sustancias cuyo consumo causó mayor demanda de tratamiento fueron los ETA, que incluyen las anfetaminas, metanfetaminas, éxtasis o estimulantes de uso médico, con 30.2% de los casos, seguidos del alcohol, con 24.5%, y la mariguana, con 15.1%.” Y es que, de forma acelerada, las ETA están sustituyendo al consumo de alcohol, marihuana, cocaína y crack.

La Encuesta Nacional de Adicciones arroja que el 4.8 por ciento de la población urbana general entre 12 y 65 años ha consumido una o más de esas drogas, lo que significa que, existen 1 millón 713 mil usuarios de drogas de por lo menos, una sola vez; y en el caso de la población masculina, el porcentaje se eleva a 7.6 por ciento.

El problema es grave, sin embargo, en los Estados Unidos, donde la cifra de muertes por consumo de drogas es aterradora. De acuerdo con datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), más de 107 mil personas murieron por sobredosis de drogas en Estados Unidos en el 2021, una cantidad sin precedente que, refleja la magnitud de la epidemia que aqueja a ese país.

En promedio, un estadunidense muere por sobredosis cada cinco minutos. Además, la cifra es un 15 por ciento mayor al récord anterior registrado en el 2020. Especialistas de los Centros señalan que las cifras son “espeluznantes”.

Las muertes por sobredosis de drogas en Estados Unidos han aumentado todos los años desde hace dos décadas. La tendencia inició en los años de 1990 debido a la prevalencia de opioides, aunque en años más recientes, han dominado la cocaína, la heroína y recientemente, el fentanilo que, es barato y muy potente.

Durante el 2021, las sobredosis de fentanilo y otros opioides sintéticos superaron las 71 mil, un aumento de 23 por ciento comparado con el año previo. Hubo también un alza de 23 por ciento en las muertes por cocaína y un aumento de 34 por ciento en las muertes por metanfetaminas y otros estimulantes.

En ocasiones las muertes por sobredosis se deben a más de una droga. Hay quienes ingieren distintas sustancias, y es común que, los traficantes combinen el fentanilo con otros estupefacientes, sin el conocimiento del comprador.

Los narcotraficantes realizan mezclas que, ofrecen a precios bajos y con una mayor potencia, sin embargo, resultan mixturas explosivas que, pueden acabar con la vida en segundos.

Lo que sucede en Estados Unidos debe ser referente para evitar que, la crisis de opioides y “metas” se replique en nuestro país. Estamos a tiempo.

De la libreta

  • A tres años y cuatro meses de la explosión de un ducto de Pemex en Tlahuelilpan, Hidalgo, y pese a la promesa del gobierno federal de combatir la ordeña de combustible a ductos de la empresa petrolera, el problema no ha sido resuelto del todo. Hidalgo y Puebla, son ejemplo de ello.
  • La batalla por la Unam la está dando el presidente López Obrador desde las mañaneras. Es un hecho que, detrás de sus embates discursivos hacia la máxima casa de estudios, se encuentra el intento de toma de la 4T del centro de poder que, representa la Universidad Nacional. Esto apenas empieza.
  • Aquí hablamos con anterioridad de la presunta red de corrupción al interior de Segalmex. Ex funcionarios del organismo aseguran que, el ex director, Ignacio Ovalle, tenía conocimiento de las irregularidades.

@HectorHerreraAR

Categorías:Columnas, Héctor Herrera Argüelles

Etiquetado como: