Columnas

Dentro de dos años, en esta fecha, habrá nuevo Gobernador

Arturo Reyes Isidoro

Tan cerca, tan lejos. Ayer jueves, 2 de junio nos pusimos exactamente a dos años, 24 meses, de que se celebren las elecciones para renovar la presidencia y la gubernatura.

Dentro de dos años, en un día como hoy 3 de junio, pero de 2024, el país amanecerá con nuevo presidente, hombre o mujer, y el estado con nuevo gobernador o gobernadora.

En los hechos, entonces habrá concluido la actual administración, aunque constitucionalmente entregue hasta el 30 de noviembre de ese año.

Serán cinco meses de sobrevivencia en los que quienes ahora gozan de poder y del poder conocerán otra realidad, de la que no tienen ni la menor idea porque no tienen la experiencia que solo da la vivencia.

En el gobierno advierto ahora dos posiciones: la de quienes están conscientes o se dan cuenta de que ya entraron a mayor velocidad en la cuenta regresiva y de las quienes creen que el poder no se les va a acabar y siguen actuando con abuso y arbitrariedad y piensan que siempre los protegerá la impunidad.

Los primeros, desde ya, están cuidando su salida, protegiéndose, blindándose, aunque muchos no tengan nada que temer, mientras que los segundos no se moderan ni le bajan a su comportamiento y no miden las consecuencias que les esperan.

Hay muchos agravios y muchos agraviados. Eso son los preocupantes y peligrosos para quienes los han herido, los tienen ofendidos y los llegaron a lastimar hasta en lo más hondo de su dignidad. No los van a perdonar, no se los van a perdonar.

Soy de los que piensa y cree que Morena retendrá la gubernatura, pero si se da ese hecho nada garantiza que quienes lleguen y entren al relevo tendrán consideración alguna con los que salgan.

El moreno o la morena que llegue a la gubernatura querrán acabar de legitimarse con sus electores y convencer a quienes no los favorezcan con su voto, procediendo contra quienes consideren que fueron los que más daño causaron o lastimaron los intereses del gobierno dañando o lastimando a la población en general.

Lo vivimos por años y lo vimos con los priistas, abuelos y padres de los actuales morenistas: metieron a la cárcel a funcionarios antecesores para decirles a los veracruzanos que ellos no eran iguales y que con ellos las cosas iban a ser diferentes.

No quiero imaginarme ahora a empleados del propio gobierno, a resentidos de Morena porque los actuales nunca los tomaron en cuenta y ya ni se diga a la prensa crítica enseñándose contra muchos de los actuales tan pronto se oficialice que hay nuevo gobernante.

Pero hay que esperar 24 meses, solo 24 meses, que se irán como agua.

Confirman en mañanera detención de presunto asesino

Tal y como lo ofreció el presidente López Obrador, ayer el subsecretario de Seguridad Pública y Atención Ciudadana, Ricardo Mejía, abordó el tema de Viridiana Morena y de hecho confirmó lo que la noche anterior habían informado el gobernador Cuitláhuac García Jiménez y la fiscal Verónica Hernández Giadáns sobre la detención de su presunto asesino.

En la columna de ayer, cuando la despaché aun no tenía la información que dieron en conferencia de prensa la noche del miércoles, en un horario inusual, y cité el trascendido que se había manejado, aunque en líneas generales era lo que se dijo.

Según, el detenido resultó ser un asesino serial de mujeres, y por la seguridad de toda la población femenina es deseable que en efecto las policías que participaron en la aprehensión hayan detenido al verdadero autor porque entonces habrán quitado de en medio a un peligro para nuestras mujeres.

La noche del miércoles en el palacio de gobierno y la mañana de ayer en el Palacio Nacional se dieron muchos detalles y ojalá y la seguridad que dan se demuestre ante el juez con pruebas. Cuando se confirme que por fin la Fiscalía dio una buena, habrá que reconocerlo sin ningún pero.

Y diputada busca inhibir protección a feminicidas

En medio del caso, ayer la diputada local Anilú Ingram Vallines, del PRI, haciéndose eco del colectivo Las Brujas del Mar presentó una iniciativa con proyecto de decreto para reformar el Código Penal a efecto de que se sancione a quienes encubran a presuntos feminicidas o que los ayuden a huir.

La iniciativa partió de la amarga experiencia que dejó el año pasado el crimen de la joven estudiante de Ingeniería, Montserrat Bendimes a manos de su novio Marlon Botas en el puerto de Veracruz, quien huyó gracias a la protección que le brindaron sus padres.

Los tres habrían quedado impunes si no fue porque gracias a la presión social que ejerció el colectivo, a la que se sumaron grupos de activistas y a la colaboración de la Fiscalía General del Estado que se pudo detener a los padres del homicida, quien un año después ha reaparecido tratando de justificar su crimen y demandando la libertad de sus progenitores como si él fuera la víctima.

En pocas palabras, lo que la presidenta de la Comisión Permanente de Derechos Humanos y Atención a Grupos Vulnerables pretende con la iniciativa es reducir el círculo de protección a delincuentes, especialmente a feminicidas, como bien lo resumió la reportera Isabel Ortega.

La diputada Ingram reconoció la colaboración de la Fiscalía General del Estado, del Poder Judicial de la Federación, de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, del Observatorio Nacional Ciudadano del Feminicidio, del Colectivo Solecito, de abogadas, mujeres expertas en el tema como Martha Mendoza Parissi, de la Red Nacional de Defensoras por la Paridad Capitulo Veracruz y del alumnado de la Universidad de Xalapa.

También, de las diputadas Ruth Callejas Roldán, Itzel Yescas Valdivia, Verónica Pulido Herrera, Maribel Ramírez Topete y Arianna Guadalupe Ángeles Aguirre, así como del diputado Marlon Ramírez Marín, coautores de la propuesta legislativa.

Reportaron otros cuatro desaparecidos

El grado de inseguridad en el estado se mantiene latente y a los cuatro desaparecidos el 30 de mayo en Tuzamapan, municipio de Coatepec, cuyos cadáveres aparecieron después, ahora reportaron otros cuatro más, pero en el municipio de Rafael Lucio, no muy distante de Xalapa.

Un repaso a cualquier medio informativo muestra que los actos de violencia no cesan en todo el estado y que las policías que actúan en el están totalmente rebasadas por la delincuencia y por los delincuentes.

De la peligrosidad que corren todos los veracruzanos, una anécdota con motivo del Día de la Libertad de Prensa el próximo martes 7 de junio la ilustra mejor que nada: ante un convivio que por iniciativa propia ofrecen este viernes Mauricio Cuevas Gayosso y Fernando Arana Watty, al platicarle un compañero periodista a su esposa del hecho y decirle que en realidad no había nada que celebrar, ella muy avispada le respondió: cómo no, el hecho de que estén vivos es para celebrarse. Y sí, cuánta razón tiene. En uno de los estados más peligrosos del mundo entero para ejercer el periodismo, estar vivo es para festejarlo y celebrarlo y agradecerle a Dios. Yo a mi manera celebraré este fin de semana.

Lo más triste es que muchas veces la inseguridad, las agresiones vienen de la propia policía y de funcionarios del gobierno a los que, además, ni se les frena ni se les castiga.

Categorías:Columnas, Prosa

Etiquetado como: