Columnas

La Cofece advierte riesgos en el mercado de gas natural

Benjamín Domínguez Olmos

• Podrían sufrir incrementos los costos de los energéticos
• Generaría distorsiones para los competidores de la CFE
La escasez de agua, “señal de alarma en México”: Iglesia
“Los más pobres son los que más sufren por su escasez”
Ciudades fronterizas o norteñas y CdeM sufren esta crisis

Ser o no ser… he ahí el detalle: Por instinto el amor busca lugares y palabras en secreto… Ni siquiera la mejor pistola es verdaderamente fiel más allá de los seis metros… (Froylán Flores Cancela)

La Comisión Federal de Competencia Económica de México, de la que es presidenta en suplencia por vacancia Brenda Gisela Hernández Ramírez, advirtió este domingo sobre los riesgos a la competencia del mercado del gas natural, que podrían incrementar los costos de los energéticos, según informó en un comunicado.

De acuerdo con el regulador económico, la principal causa es la emisión de la “Estrategia de garantía de suministro para la optimización de capacidad en el Sistema de Transporte y Almacenamiento Nacional Integrado de Gas Natural“, que ordenó la Secretaría de Energía, a cargo de Rocío Nahle, el pasado 13 de junio.

Dicha estrategia establece que los distribuidores en México sólo podrán comprar gas natural extraído o importado por las empresas estatales mexicanas: Petróleos Mexicanos, de la que es titular Octavio Romero, y la Comisión Federal de Electricidad, que jefatura Manuel Bartlett.

En consecuencia, el Centro Nacional de Control del Gas Natural ordenó a los usuarios del Sistema Nacional de Gasoductos y comercializadores que entreguen la documentación que avale el abasto único de Pemex y CFE en sus inventarios antes del próximo 13 de agosto.

“La estrategia condiciona indebidamente el acceso abierto no discriminatorio del sistema de ductos que opera el Centro Nacional de Control del Gas Natural, fortalece artificialmente la posición de las Empresas Productivas del Estado y desplaza a los comercializadores”, señaló el regulador económico mexicano.

La Cofece advirtió que de aplicarse esta nueva estrategia se provocarían disrupciones en la cadena de suministro del gas natural, “lo que podría resultar en incrementos de precios y en un deterioro en las condiciones de oferta de esta importante fuente de energía”.

“Generaría distorsiones para los competidores de la CFE en el mercado de producción de energía eléctrica, toda vez que los usuarios que utilicen gas natural para producir electricidad y requieran el servicio de transporte estarían obligados a adquirir este insumo a través de la CFE, que a su vez es su competidor”, resaltó.

El regulador añadió que esta ventaja podría permitir que la CFE tenga incentivos para incrementar los costos del gas natural a sus competidores y que podría ahuyentar la entrada de potenciales comercializadores de gas natural.

Además, que anularía la capacidad de competir de los jugadores actuales en este eslabón, ya que “la estrategia impide contratar al proveedor más eficiente y establece una intermediación obligatoria que afecta sustancialmente las condiciones de suministro”.

La Cofece también alertó que la seguridad energética podría “verse afectada por la posición que asumirían tanto la CFE como Pemex, en lugar de que se diversifiquen las fuentes de abasto”.

Por estos motivos, el regulador autónomo pidió a la Sener, a la Comisión Reguladora de Energía y al Cenagas “no implementar la estrategia de garantía de suministro para la optimización de capacidad en el Sistrangas y hacer valer los principios de competencia” previstos en las leyes mexicanas.

“De seguir la Estrategia se afectarían de manera grave e irreparable las condiciones de competencia en el mercado del gas natural y el de electricidad”, concluyó la Cofece.

Esta no es la primera política energética que cuenta con opiniones negativas por parte del regulador, ya que todas las normas y oficios emitidos desde el Gobierno de México en materia energética han sido controvertidos por el regulador desde 2019, incluso en tribunales de justicia.

Entre las principales se encuentran las reformas del presidente Andrés Manuel López Obrador a la Ley de la Industria Eléctrica que beneficiaba a la CFE y limitaba la participación de privados en la generación eléctrica, así como la “Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional”, que daba prioridad a la energía despachada por CFE sobre empresas privadas que operan energía renovable en México, de acuerdo a información de EFE.

Comentarios a vuela pluma

La Iglesia católica en México advirtió que la crisis por escasez de agua es “una señal de alarma”, ya que “no se administra de manera adecuada y los más pobres son los que más sufren. El agua, fuente de vida y tan necesaria para la subsistencia del hombre, no se administra de manera adecuada y los más pobres son los que más sufren por su escasez”, denunció la Iglesia desde la editorial de su semanario Desde la Fe. Esta semana, la Comisión Nacional del Agua y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales declararon el inicio de una emergencia por sequía severa o extrema. Según datos de la Conagua, el 95 por ciento de los municipios de Chihuahua y Coahuila tienen escasez, siendo los más afectados en todo el territorio mexicano. Sin embargo, Monterrey es una de las demarcaciones que han recibido más atención mediática al ser la segunda urbe más poblada de México y donde sus habitantes cuentan con solo seis horas al día de bombeo. Esto ha ocasionado que los pobladores de las ciudades norteñas hagan fila desde la madrugada frente a las tomas de agua, a fin de garantizar el agua a su familia e incluso “en señal de desesperación, hay ciudadanos que han secuestrado pipas”, mencionó la Iglesia mexicana. En las ciudades fronterizas también se han documentado filas de pánico para comprar agua potable ante la escasez que ha alertado a la población en medio de los meses más calurosos, donde entidades como Baja California Sur, Baja California y Sonora alcanzan los 45 grados centígrados y dispara se la demanda. La Iglesia católica señaló que esta situación de sequía no se limita a las ciudades fronterizas o norteñas de México, pues incluso la Ciudad de México también tiene su propia crisis del agua “aunque aún no esté al grado de lo que ocurre en el norte”. Señaló que esta escasez se debe a “una población cada vez mayor, que ocupa cada vez más agua y que se extrae de un sistema de acuíferos sobreexplotados”. “Esta crisis debería ponernos en acción, pues no solo es problema de ellos. Recordemos que ‘todo está conectado’, como dice el lema de la Semana Laudato Si’ 2020, basada en la encíclica sobre el medioambiente escrita por el papa Francisco”, apuntó. Por último, la Iglesia mexicana invitó a la sociedad civil a cuidar este recurso invaluable, pero también a las autoridades para que no solo hagan llegar el agua a todo el país latinoamericano, sino para que también se tomen acciones concretas para un correcto aprovechamiento del agua. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en México casi uno de cada tres hogares no tiene acceso diario al agua potable. Los estados mexicanos con mayores afectaciones por las temporadas de sequía son los de Baja California, Baja California Sur, Sinaloa, Guerrero, Oaxaca, Chiapas, la península de Yucatán y el Valle de México.

Consulta las noticias en:
https://puntoyaparteonl.com

En portada: Manuel Bartlett, Brenda Hernández, Rocío Nahle, Octavio Romero

Categorías:Columnas, Presencia

Etiquetado como: