Especiales

Otorgan el Premio Nobel de la Paz a Ales Bialiatski y dos organizaciones de derechos humanos

Oslo, Noruega, 07 de octubre de 2022.- El Comité Noruego del Nobel ha decidido otorgar el Premio Nobel de la Paz de 2022 a una persona y dos organizaciones.

Los laureados del Premio de la Paz representan a la sociedad civil en sus países de origen. Han promovido durante muchos años el derecho a criticar el poder y proteger los derechos fundamentales de los ciudadanos. Han realizado un esfuerzo extraordinario para documentar los crímenes de guerra, los abusos de los derechos humanos y el abuso de poder. Juntos demuestran la importancia de la sociedad civil para la paz y la democracia.

El Premio de la Paz de este año se otorga al defensor de los derechos humanos Ales Bialiatski de Bielorrusia, la organización rusa de derechos humanos Memorial y la organización ucraniana de derechos humanos Center for Civil Liberties.

Ales Bialiatski fue uno de los iniciadores del movimiento democrático que surgió en Bielorrusia a mediados de la década de 1980. Ha dedicado su vida a promover la democracia y el desarrollo pacífico en su país de origen. Entre otras cosas, fundó la organización Viasna (Primavera) en 1996 en respuesta a las polémicas reformas constitucionales que otorgaron poderes dictatoriales al presidente y que desencadenaron manifestaciones generalizadas. Viasna brindó apoyo a los manifestantes encarcelados y sus familias. En los años siguientes, Viasna evolucionó hasta convertirse en una organización de derechos humanos de base amplia que documentó y protestó contra el uso de la tortura por parte de las autoridades contra los presos políticos.

Las autoridades gubernamentales han tratado reiteradamente de silenciar a Ales Bialiatski. Estuvo encarcelado de 2011 a 2014. Tras manifestaciones a gran escala contra el régimen en 2020, fue arrestado nuevamente. Sigue detenido sin juicio. A pesar de las tremendas dificultades personales, Bialiatski no ha cedido ni un centímetro en su lucha por los derechos humanos y la democracia en Bielorrusia.

La organización de derechos humanos Memorial fue establecida en 1987 por activistas de derechos humanos en la antigua Unión Soviética que querían asegurarse de que las víctimas de la opresión del régimen comunista nunca fueran olvidadas. El premio Nobel de la Paz Andrei Sakharov y la defensora de los derechos humanos Svetlana Gannushkina se encontraban entre los fundadores. Memorial se basa en la noción de que confrontar los crímenes pasados ​​es esencial para prevenir nuevos.

Después del colapso de la Unión Soviética, Memorial creció hasta convertirse en la organización de derechos humanos más grande de Rusia. Además de establecer un centro de documentación sobre las víctimas de la era estalinista, Memorial recopiló y sistematizó información sobre la opresión política y las violaciones de los derechos humanos en Rusia. Memorial se convirtió en la fuente de información más autorizada sobre los presos políticos en los centros de detención rusos. La organización también ha estado al frente de los esfuerzos para combatir el militarismo y promover los derechos humanos y un gobierno basado en el estado de derecho.

Cuando la sociedad civil debe dar paso a la autocracia y la dictadura, la paz suele ser la próxima víctima. Durante las guerras de Chechenia, Memorial recopiló y verificó información sobre abusos y crímenes de guerra perpetrados contra la población civil por parte de las fuerzas rusas y prorrusas. En 2009, la jefa de la sucursal de Memorial en Chechenia, Natalia Estemirova, fue asesinada a causa de este trabajo.

Los actores de la sociedad civil en Rusia han sido objeto de amenazas, encarcelamiento, desaparición y asesinato durante muchos años. Como parte del hostigamiento de Memorial por parte del gobierno, la organización fue catalogada desde el principio como un “agente extranjero”. En diciembre de 2021, las autoridades decidieron liquidar por la fuerza a Memorial y cerrar definitivamente el centro de documentación. Los cierres se hicieron efectivos en los meses siguientes, pero las personas detrás de Memorial se niegan a cerrar. En un comentario sobre la disolución forzada, el presidente Yan Rachinsky declaró: “Nadie planea darse por vencido”.

El Centro para las Libertades Civiles se fundó en Kyiv en 2007 con el propósito de promover los derechos humanos y la democracia en Ucrania. El centro ha tomado una posición para fortalecer la sociedad civil ucraniana y presionar a las autoridades para hacer de Ucrania una democracia de pleno derecho. Para convertir a Ucrania en un estado gobernado por el estado de derecho, el Centro para las Libertades Civiles ha defendido activamente que Ucrania se afilie a la Corte Penal Internacional.

Después de la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022, el Centro para las Libertades Civiles se ha comprometido a identificar y documentar los crímenes de guerra rusos contra la población civil ucraniana. En colaboración con socios internacionales, el centro está desempeñando un papel pionero con miras a hacer que los culpables rindan cuentas por sus crímenes.

Al otorgar el Premio Nobel de la Paz para 2022 a Ales Bialiatski, Memorial y el Centro para las Libertades Civiles, el Comité Noruego del Nobel honra a tres destacados campeones de los derechos humanos, la democracia y la coexistencia pacífica en los países vecinos Bielorrusia, Rusia y Ucrania. A través de sus constantes esfuerzos a favor de los valores humanistas, el antimilitarismo y los principios del derecho, los laureados de este año han revitalizado y honrado la visión de Alfred Nobel sobre la paz y la libertad.