Columnas

Ante miles será el cuarto informe de Cuitláhuac

Arturo Reyes Isidoro

Recordé ayer que el quinto informe de gobierno de don Rafael Hernández Ochoa tuvo lugar en el Estadio Xalapeño, en medio de una apoteosis animada por 30 mil personas. Para él prácticamente era el último porque el sexto año de su mandato ya prácticamente sería de trámite, pues la atención estaría centrada en su sucesor.

Toda proporción guardada, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez presentará su cuarto informe, que podría ser el último de él, en la Unidad Deportiva Gregorio J. Cruz Vega de Pánuco, que tiene también una capacidad para recibir a varios miles. 

Fue el propio titular del Ejecutivo quien confirmó que la ceremonia tendrá lugar el día 16 en la ciudad fronteriza con Tampico, luego de que un día antes entregue su documento a la LXVI Legislatura, y aunque no ubicó el sitio del acto, dijo que “será un lugar muy grande”, además de que adelantó que “sin invitados especiales”.

Quién sabe a qué se refirió cuando mencionó que “va a ser inédito”, si por lo masivo de la asistencia, si por lo que va a anunciar del trabajo que tiene previsto en el último tramo de su sexenio, o si porque hará el gran anuncio de que “atendiendo” una invitación para cumplir otra tarea deja el gobierno, nos deja.

Más allá de la especulación, lo cierto es que aprovechará la euforia que se vive en el municipio por la proximidad de los 500 años de fundada la ciudad, que se cumplen el 26 de diciembre próximo, y por lo cual priva entre los panuquenses un ambiente de fiesta, de ahí que le caiga como anillo al dedo para enmarcar su informe.

(Por lo que hace a la regionalización del informe, no se debe olvidar que Fidel Herrera Beltrán, aparte de la ceremonia central que tuvo en Xalapa, presentó informes por zonas, en el norte, en el centro y en el sur, en Tuxpan, Poza Rica, Boca del Río, Córdoba y Minatitlán.)

Llama la atención que sin que se lo hayan preguntado se haya adelantó a anunciar que la ceremonia será sin invitados especiales, lo que hace preguntar si incluso ni siquiera con su candidata a sucederlo en 2024 Rocío Nahle ni con su madrina política Claudia Sheinbaum, y si fuera así, a qué se debe. 

Que tenemos que reaprender

Ante los comentarios que vengo haciendo sobre la forma en que se conducen los actuales gobernantes, Willy Ruiz, amigo, lector, empresario, quien cubrió muchos encargos presidenciales entre el sector privado, me escribió preguntándome si los que tenemos que reaprender la nueva forma de hacer política no somos nosotros.

“Ve lo que pasa y no pasa nada. La forma ya no es fondo. Antes descubrían algo y rodaban cabezas, ahora no pasa nada. Antes se respetaban las instituciones o le hacían a que lo hacían, desde la vestimenta, ahora salen hasta en mala facha degradando la institución, queriendo hacer pasar esto como que son pueblo.

Se descubre algo, incluso se presentan videos, y con solo decir que no es cierto ya quedó: no hay consecuencias; antes los separaban del cargo aunque luego les daban otra cosa, pero mientras iban a la banca, había ciertas consecuencias..

Antes se licitaba casi todo aunque estuviera arreglado y se dejaba un porcentaje libre para que fluyera el trabajo para la chiquillada, y se cuidaba estar lo más apegado a la ley; cuando te descalificaban de un concurso te decían por qué, dónde no cumpliste, a veces con varias hojas de errores, ahora solo te dicen no cumpliste y se acabó.

Y así, un largo etcétera de cambios algunos muy descalzos. Y no es que defienda lo indefendible, solo apunto los hechos. Realmente es un cambio de régimen, un presidencialismo más acendrado muy parecido a un caudillismo, y en todo lo demás no hay formas ni disciplina. 

¿Qué va a pasar cuando el caudillo se vaya? ¿Una guerra todos contra todos? Esto ya paso hace muchos años, ¿vamos para atrás? ¿Tendremos que adaptarnos y reaprender? Sin hacer drama, de verdad, cualquier cosa puede pasar, hay demasiada incertidumbre cubierta con una verdad artificial: la de los otros datos”.

Se le adelantan al Góber con anuncio de una obra

Sí, antes rodaban cabezas. Por ejemplo, ayer el secretario de Infraestructura y Obras Públicas, Elio Hernández Gutiérrez, se le adelantó al gobernador y le quitó la primicia del inicio de la construcción de los pasos a desnivel en la avenida Lázaro Cárdenas de Xalapa, que ayudarán a desfogar la circulación de vehículos y a evitar los graves embotellamientos que se están dando. 

En declaraciones a la reportera Karla Méndez, de lospoliticosveracruz.com.mx, el funcionario dijo que en diciembre tendrán listos los proyectos de las obras previstas en La Corona y en Las Trancas, para arrancar los trabajos a principios de 2023.

Dado el grave problema que se presenta y la magnitud de la obra para resolverlo, que tal vez vaya a ser la más emblemática del gobierno de Cuitláhuac García Jiménez, se supone que Elio debió haber dejado que su jefe hiciera el anunció para que se luciera en su informe, para que tuviera qué presumir. En anteriores gobiernos una acción así hubiera llevado a una severa reprimenda cuando no incluso a la renuncia, porque nadie se le adelanta nunca al jefe. Quiero pensar que Elio no lo hizo de mala fe sino que se adelantó porque no sabe de las reglas no escritas de la política, porque ya no aprendió.

AMLO cumple con dos carreteras en Veracruz

El encargado de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT), Jorge Nuño Lara, informó ayer en la conferencia mañanera que al término de la presente administración se concluirán 2 mil 886 proyectos carreteros y ferroviarios. Puntualizó que se tiene un significativo avance en 2 mil 278 proyectos y que muchas obras se encuentran en proceso de conclusión.

La buena nueva es que una de las obras es la carretera Zontecomatlán-Ilamatlán en la Sierra de Huayacocotla, que ya está concluida y que ofreció construir el presidente Andrés Manuel López Obrador el 7 de enero de 2020 cuando visitó Huayacocotla.

Otra es la carretera Minatitlán-Hidalgotitlán, de 120 kilómetros, a la que se comprometió AMLO construir en una asamblea ejidal durante una visita que hizo a Hidalgotitlán en diciembre de 2019. Esa vía tiene ya un avance de 80 por ciento y no se ha concluido porque los pobladores decidieron hacer cambios.

No puedo dejar de reconocer la importancia de la obra carretera de Zontecomatlán a Ilamatlán, pues durante muchos años viajé por la Sierra de Huayacocotla y me tocó muchas veces que nos quedáramos atascados y en medio de un severo frío y una espesa neblina por el mal estado de lo que entonces era un camino rural sin pavimentar. 

Tampoco me queda duda que la vía carretera saca de la marginación sobre todo a los veracruzanos de Ilamatlán, en lo más refundido de aquella sierra, que por años y años estuvieron olvidados, pues llegar a ese lugar constituía toda una aventura a la que muy pocos se arriesgaban.

Buena parte del mérito le toca al director de la SICT (antes delegado de la SCT), Ramón Álvarez Fontán, funcionario discreto y callado, quien se aplicó a cumplir el compromiso presidencial. 

Ricardo Ahued cerrará a tambor batiente

Se informó ayer que el alcalde de Xalapa Ricardo Ahued cerrará el año con más de 270 obras y que para disfrute de los xalapeños, su administración diseña ya una imagen para la época navideña decembrina, que dará realce a la capital del estado. Todo lo que sea bueno para Xalapa y sus habitantes, bienvenido. 

Categorías:Columnas, Prosa

Etiquetado como: