Columnas

Ignacio Morales y Altotonga

Sin tacto

Por Sergio González Levet

El próximo viernes 16 habrá en Altotonga un evento inédito, aunque en un sentido similar al que se presenta anualmente en las administraciones municipales. El alcalde Ignacio Morales Guevara rendirá su primer informe de labores, lo que hacen todos los munícipes, pero detallará una serie de acciones, planes y proyectos en desarrollo que resaltan el trabajo que pudo hacer en estos primeros meses al frente de su responsabilidad.

     Ante los resultados, los altotonguenses han manifestado su beneplácito por tener una autoridad que se preocupa de tiempo completo, 24 horas al día y siete días a la semana, por mejorar los servicios públicos, por impulsar programas innovadores y por mantener óptimas las condiciones de la infraestructura municipal.

     Un presidente municipal debe ser un buen administrador, un excelente líder y un gestor genial, y eso lo ha demostrado Ignacio Morales Guevara con su labor permanente que lo lleva a mantener ordenada la administración, a ser un guía que conduce las propuestas para la transformación bondadosa de Altotonga y a ser un peticionario ubicuo en dependencias federales y estatales, siempre con la bienhechora intención de conseguir recursos adicionales, apoyos sustantivos y obras adyacentes a las que ha realizado la comuna con toda intensidad.

     Obras hemos dicho, y resalta la política de remediación y de igualación para las comunidades más apartadas del municipio, adonde han llegado el Ayuntamiento y quien lo encabeza para hacer caminos, llevar servicios como el agua potable y la electricidad y mejorar las condiciones físicas y educativas de las escuelas.

     Las cifras y los números están consignados en el documento del Informe, y sirven para que el cabildo, los analistas y los ciudadanos tengan la oportunidad de conocer a detalle lo hecho en los poco más de once meses de gestión de Ignacio. No es la intención ni el lugar de este breve espacio traerlos acá, sino ofrecer una idea general de lo hecho en el torbellino de actividades productivas en que se convirtió la comuna de Altotonga a partir del primero de enero de este año, cuando tomó posesión el joven alcalde, quien se ha puesto bello para Altotonga con un trabajo intenso y acucioso desde el primer minuto.

     Cuidado de las calles, preservación e instalación de luminarias, mejora en el acarreo y confinamiento de la basura, una vela perpetua en favor de la seguridad comunitaria, promoción turística, desarrollo económico y apoyo a la generación de empleo.

     No es exagerar cuando se dice que el trabajo y los resultados del munícipe han sido impresionantes, lo que ubica desde este primer año a Ignacio Morales Guevara como uno de los presidentes históricos, similar en su eficiencia por ejemplo a quien es su tocayo e hizo su misión de 2008 a 2010.

     Y siguen otros tres años…

sglevet@gmail.com

Categorías:Columnas, Sergio González Levet

Etiquetado como: