A nivel federal están igual de mal

Arturo Reyes Isidoro

 

Comenté ayer que cumplidos los primeros tres meses de la nueva administración, el gobernador Cuitláhuac García está a tiempo de sacudir el árbol y deshacerse de lo que no le sirve y de lo que le estorba.

Apunté que una evaluación desde aquella fecha hasta ahora (siete meses) arrojaría, según mi percepción, un saldo más negativo que positivo y que fuera de los anuncios, de los mensajes y de las declaraciones, no se tiene hasta ahora una obra de gobierno material que por lo menos se haya iniciado digna de resaltar.

También dije que se le presenta la gran oportunidad para dar por saldados los compromisos de campaña y hacer a un lado a todos los improvisados y sin perfil a los que se colocó en diferentes cargos, e iniciar una nueva etapa relanzando su gobierno con veracruzanos con experiencia en la administración pública más que teóricos académicos.

Pero resulta que en la administración pública federal andan igual de mal, de acuerdo a una nota que publicó el diario Reforma, y que por ello Andrés Manuel López Obrador regañó a su gabinete.

Los habría reunido a todos en el salón Tesorería del Palacio Nacional el miércoles para hacer una evaluación de los avances de sus promesas de campaña con miras rendir un informe el lunes 11 cuando se cumplan los primeros 100 días de su gestión.

Ahí habría dado una reprimenda a sus colaboradores, a los que reclamó la lentitud en la ejecución de algunos programas, la falta de resultados en otros y los polémicos nombramientos que se han realizado.

Una nota firmada por los reporteros Claudia Guerrero y Zedryk Raziel informó que durante la encerrona criticó el retraso en la implementación de programas sociales prioritarios como los apoyos para discapacitados y la distribución de becas.

Un funcionario habría relatado que: “Fue una reprimenda. Dijo que en el caso del programa de Jóvenes Construyendo el Futuro, apenas van 10 mil y el objetivo es llegar a 3 millones” y que de las becas de nivel básico y medio no se ha entregado ninguna.

“Puso como ejemplo el apoyo a los discapacitados, donde se han entregado unos 500 apoyos del millón que tenemos que cubrir”.

De acuerdo con el testimonio de algunos de los asistentes –apuntaron los reporteros–, el caso extremo fue el del sector salud, sobre el que AMLO aseguró que “no tiene nada que informar”.

“Fue ilustrando área por área y cuando llegó a salud comentó que no tenía nada que decir, que está todo tan devastado que todo va muy lento. Nos dijo: no tengo nada que informar”, refirió otro de los asistentes.

Según los funcionarios, López Obrador demandó a los presentes que “no le metieran goles” con nombramientos de servidores públicos con perfiles polémicos, sin preparación, con pasado oscuro o que tienen cuentas pendientes.

“Pidió que se cuiden los nombramientos porque él no puede defender lo indefendible ni sudar calenturas ajenas. Y hasta dijo: en las conferencias de las mañanas salen las cosas y yo no voy a andar explicando o justificando”.

Según la nota, una de las fuentes contó que el tabasqueño aceptó que han enfrentado problemas en el arranque del Gobierno, por lo que urgió a apretar el paso para entregar resultados en esta primera etapa de la administración.

López Obrador pidió a sus colaboradores persistir en el combate a la corrupción y realizar un esfuerzo aún más grande en materia de austeridad.

En salud, atenidos al gobierno federal

Lo que pasa en el altiplano se refleja en Veracruz, en el caso del Sector Salud, lo que explica la carencia de medicinas en los hospitales y que apenas haya un abasto de 40 por ciento, según dijo el secretario del ramo Roberto Ramos Alor.

Luego de que en “Prosa aprisa” del miércoles (“El Sector Salud, grave”) comenté las declaraciones del Secretario, el gobierno del Estado emitió un boletín de prensa cuyo primer párrafo dice:

“Como parte de las estrategias de combate a la corrupción y de la correcta administración de los recursos, así como del beneficio real para las y los pacientes adscritos a las diferentes unidades médicas, la Secretaría de Salud (SS) informó que la adquisición de medicamentos son ahora parte de las ‘compras consolidadas’ del Gobierno de la República”.

O sea, ahora los veracruzanos estarán atenidos a lo que hagan o dejen de hacer en el gobierno federal pero, ya sabemos ahora, el propio presidente López Obrador no tiene nada que informar nada sobre el Sector porque no han hecho nada, todo “está tan devastado” y aquello debe estar hecho un desbarajuste. Mientras, acá, corre peligro la vida de enfermos de cáncer, de sida, de diabetes que requieren hemodiálisis, y otros, incluyendo niños, ancianos y discapacitados.

Preocupan a AMLO los funcionarios chafa

También, por lo que leímos, está preocupado por los funcionarios chafas, sin preparación, indefendibles, con perfiles polémicos o pasados oscuros o que tienen cuentas pendientes. Pidió a los secretarios que no le “metan goles, por lo que se entiende que no los aprueba.

Ahí tiene la justificación el gobernador Cuitláhuac García para actuar, para sacudir el árbol y deshacerse de personas a las que les dieron alguna responsabilidad solo por recomendación o por preferencia, que todos adentro, los trabajadores en especial, saben quiénes son, quienes además ganan bien y con una jugosa compensación, mientras que a los empleados de años se las quitaron además de que les bajaron su sueldo.

En la columna de ayer me referí también a un intento de evaluación al cumplirse los primeros tres meses de gestión y no se sabe si el gobernador, como lo acaba de hacer López Obrador, ya se reunió con todos los integrantes de su gobierno para pedirles cuentas y mínimo

poner como camote a los que no han cumplido porque no saben, porque no pueden o porque no quieren, o por las tres cosas juntas.

Hay varios funcionarios sometidos a la crítica por su mal desempeño y el gobernador no debe sudar calenturas ajenas por ellos, con el propósito de proteger los intereses de los veracruzanos, que deben estar por encima de todo y de todos.

¿Rendirá también un informe el gobernador García Jiménez con motivo de los primeros 100 días de su administración? ¿Convocará a un gran pacto social, a la unidad y pedirá el apoyo de la sociedad para relanzar su gobierno?

Puentazo

Lector, olvídate por un momento de los malos momentos de la Cuarta Transformación, vete a dar una limpia a Catemaco y de ahí pasa a quedarte en el Carnaval de Veracruz. Protégete este primer viernes de marzo de alguna brujería y luego dale rienda suelta a la alegría, a tu alegría. Que al menos no te afecten eso, que te lo mereces. Disfruta del puentazo, que para el puerto jarocho, municipios circunvecinos y Xalapa terminará hasta el próximo martes. Como dijera el difunto animador de la televisión, Joe de Lara, ¡allá nos vemoooooo! ¡Mañana es sabadabaaaaaa!