Cámara de Diputados rememora el “Día de la Libertad de Prensa”

Proyectan en San Lázaro el documental “No se mata la verdad”

 

Con motivo del Día Internacional de la Libertad de Prensa, que se conmemora el 3 de mayo de cada año y como parte de “Tardes de cineclub”, se proyectó en la Cámara de Diputados el documental No se mata la verdad, a fin de concientizar sobre la situación que viven los profesionales de la información en México.

El director del Museo Legislativo “Los Sentimientos de la Nación”, Elías Robles Andrade, señaló que México es el país, sin contar a los que atraviesan por conflictos bélicos, más peligroso para ejercer el periodismo.

Puntualizó que desde el 2000 han muerto en el ejercicio de su profesión 144 periodistas, de ellos 11 fueron asesinados durante 2018. “Son cifras dramáticas y un problema muy grave”.

“La libertad de prensa, la difusión de las ideas, la libertad de pensamiento y el derecho de acceso a la información, son pilares fundamentales de cualquier Estado democrático”, sostuvo.

Informó que en las páginas electrónicas del Museo Legislativo y del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública , se publicarán los enlaces a portales de organismos internacionales en materia de periodistas agredidos, para que los interesados puedan profundizar en los datos.

El director del documental, Coizta Grecko, aseguró que es necesario defender la libertad de prensa para que una sociedad pueda convivir y desarrollarse mejor, pues de lo contrario, sería una opresión.

“Hoy en día los factores han cambiado de manera radical con la intervención del crimen organizado e intereses sobre los recursos naturales”, consideró.

Destacó que dentro del documental se muestran las manifestaciones por los asesinatos de los periodistas Javier Valdez Cárdenas y Rubén Espinosa Becerril, aunque, aclaró, el común denominador de las manifestaciones por esta clase de asesinatos es que carecen de empatía con la sociedad.

Resaltó que ha sido por el trabajo de periodistas, que se han destapado los grandes escándalos de inseguridad y corrupción, aunque, lamentó, ha sido esta libertad de prensa lo que deriva en que “se mate al mensajero”.

Erick García, colaborador del museo, destacó la relevancia de este documental, presentado y reconocido en diversos festivales internacionales de cine, considerando particularmente, al sector del periodismo.