Cuitláhuac, igual que Yunes

Arturo Reyes Isidoro

 

Molesto porque le preguntaron, al reprochar ayer el gobernador Cuitláhuac García Jiménez a la prensa en Huatusco que no cuestionaran a su antecesor Miguel Ángel Yunes no solo está equivocado sino que adopta su misma actitud.

Tan cuestionaron los reporteros a Miguel que este en muchas ocasiones reaccionó, igual que ahora Cuitláhuac, molesto respondiéndoles que no habría convenios, insinuando que lo cuestionaban porque no les daba dinero.

En el poder los gobernantes son iguales, sean del partido que sean, y no entienden que la función primordial del periodista es dudar y cuestionar para, a su vez, informar a la sociedad, porque el suyo es también un servicio público.

La relación prensa-poder nunca ha sido fácil pero la prensa perdería su esencia si se volviera complaciente, solo aplaudidora y dejara de cuestionar para contento del gobernante.

¿Como ya no está el fiscal a quien echarle la culpa ahora resulta que es de la prensa por no cuestionar a Yunes?

No solo cuestiona la prensa, también lo hace la Iglesia católica como lo hizo la Arquidiócesis de Xalapa el domingo y no tuvo respuesta.

La cuestión, lo dijo la poderosa institución religiosa, es que una cosa es la que se dice a nivel oficial y otra la realidad que sufre la gente. Por eso es que el periodista pregunta y quiere saber.

Sería grave –y es preocupante– que a medida en que el gobierno toma más el control de todas las instituciones se volviera intolerante con la prensa. Roguemos porque no suceda.

El sábado, asamblea del PAN

Pasada su elección interna, el panismo, con su inminente nuevo dirigente formal Joaquín Guzmán Avilés, empezó a organizar ayer mismo la asamblea estatal que se celebrará el próximo sábado para elegir a los nuevos delegados a la convención nacional que elegirá, a su vez, a los nuevos consejeros nacionales y que tendrá lugar en noviembre.

Será el sereno pero el panismo demostró el domingo que sí se puede transitar por los caminos de la democracia, ya que su proceso, con todos los cuestionamientos que se le hagan, fue ejemplar porque sus militantes dejaron a un lado el abstencionismo, expresaron su voluntad en las urnas, la competencia estuvo reñida y ganó quien más votos obtuvo.

Además, sufragaron con base en un padrón real y la nutrida participación de los militantes legitima el triunfo del ganador. Un hecho relevante es que no habiendo ni presidente ni gobernador panista decidió su base.

Este es el segundo caso en este año en que los veracruzanos dan muestras de querer participar en la elección de sus dirigentes, como lo demostraron también los priistas en abril pasado cuando entre cuatro candidatos eligieron a Marlon Ramírez Marín como nuevo dirigente estatal del PRI.

Ellos también hicieron campaña por toda la geografía estatal y casi nadie reparó en que igualmente a falta de presidente y gobernador priista se legitimó al no llegar por el que hasta entonces fue clásico dedazo, que fue una invención tricolor.

Definidas las dirigencias de los dos partidos tradicionales, no veo, sin embargo, un frente PRIAN en Veracruz para enfrentar al morenismo en 2021, como a nivel nacional insinuó querer lograrlo el dirigente nacional priista Alejandro Moreno Cárdenas.

Que yo sepa, los panistas que ahora han recuperado su partido al desmancharlo pretenden ir solos, sin ninguna alianza con otro partido, en los próximos comicios.

Tampoco creo, como asegura Javier Duarte, que Miguel Ángel Yunes Linares pretenda “apropiarse” del PRI. Marlon no lo permitiría y el priismo que queda tampoco. Y además ni les interesa.

Creo que más bien que mal, los ejercicios democráticos del PAN y del PRI obligarán a los demás partidos a pensarlo bien antes de continuar con las decisiones cupulares sobre quiénes los dirigirán.

El reto es ahora para los partidos Movimiento Ciudadano, Verde Ecologista, PT y PRD, más los que surjan, si quienes los controlan ahora no van pensando en renovarse y en renovar sus dirigencias pero no por acuerdos de quienes son prácticamente dueños de sus franquicias sino por voluntad de sus militantes.

Lo mismo vale para la asignación de candidaturas por intereses personales, amiguismos o compadrazgos de los dirigentes, pues los veracruzanos cada vez más –eso creo– irán dejando atrás las viejas prácticas políticas que tanto han dañado al país y al Estado.

En el PAN se proponen ir a la elección de sus candidatos para las elecciones de 2021 y, me aseguran, serán postulados quienes decidan sus militantes en los procesos internos, así sean militantes o simpatizantes del grupo yunista, “pero se las tendrán que ganar” (las candidaturas).

Está por verse si en el PRI hacen lo mismo y regresan a su vieja práctica del dedazo.

Pero por lo sucedido hasta ahora, vamos lentos pero hay un avance.

De Morena como partido, quienes últimamente han estado recorriendo la geografía estatal –panistas, priistas, promotores de Podemos, partido en formación– coinciden en que no existe como tal, que no tienen una estructura real y que toda su fuerza se la deben a Andrés Manuel López Obrador pero para nada a Cuitláhuac García Jiménez.

La fortaleza de este partido dependerá en mucho de lo que haga de aquí a 2021 el gobierno estatal y de los menos errores que cometa.

La elección de 2021 nos dará la medida de si avanzó o retrocedió. Hasta ahora casi nadie duda que ha perdido un buen capital político ya por la errática conducción de la administración estatal en la mayoría de las áreas.

Evita exponerse

El auditor general del ORFIS, Lorenzo Antonio Portilla Vásquez, cedió ayer el honor a las mujeres del órgano para que encabezaran la guardia de honor en el monumento a Miguel Hidalgo en el parque de Los Berros.

Se advierte que ha optado por bajo perfil y que evita exponerse cuando está en marcha el proceso para la designación del nuevo titular del órgano de fiscalización para el que se inscribió de nuevo.

Evitó, así, un acto que pudo interpretarse como de protagonismo sobre todo porque por la tarde se presentaría para ser entrevistado por los integrantes de la Comisión de Vigilancia del Congreso local.

La auditora especial de Fiscalización a Cuentas Públicas, Karina de la Fuente Izaguirre, quien encabezó la ceremonia, adelantó que sí hay daño patrimonial en el segundo y último año del gobierno yunista, otra mala noticia para el grupo político de Boca del Río.

El jueves, el 2° Informe de la Rectora

El próximo jueves a las diez de la mañana tendrá lugar el 2º Informe de Actividades de la rectora de la Universidad Veracruzana, Sara Ladrón de Guevara. Será en la sala anexa de Tlaqná.

La máxima autoridad de la UV mantiene trabajando a la casa de estudios sin mayores problemas, lo que es destacable en tiempos de inestabilidad en varias instituciones del país.