¿Ganamos un escritor, perdemos un funcionario?

Arturo Reyes Isidoro

 

Aparte de mi trabajo periodístico (en mayo próximo cumpliré cincuenta años en el oficio) me considero un hombre de letras.

Estudié la carrera en la UV, me dedico a la edición de libros en la casa de estudios y me califico como un lector consumado.

Nada celebro mejor, pues, que la aparición de un nuevo título; sé todo el esfuerzo que implica escribir y publicar un libro.

Por ese lado estoy sorprendido de la súbita irrupción en el escenario editorial de Veracruz de un nuevo escritor: Eric Patrocinio Cisneros Burgos.

Escribir un texto para publicarse en forma de libro requiere, además de saber escribir (lógicamente), de tiempo, de concentración; de tener algo qué decir, de ser creativo si se trata de una obra de ficción. Requiere de otras cosas más.

Según el nuevo escritor, es nativo de Otatitlán, un pueblo muy bello de la cuenca del Papaloapan, rodeado se sembradíos de plátano, de caña de azúcar, de mango manila; regado por las aguas del río Papaloapan, en el tramo del Río de las Mariposas en el que se bañaba Agustín Lara y que usó como escenario el dramaturgo Emilio Carballido en su obra Rosalba y los Llaveros.

Ese hermosísimo pueblo lo visito cada año para pagar una manda que tengo con el Cristo Negro, y cada que voy a El Santuario hago una visita obligada al restaurante La Chinampa donde me sirven una mojarra que acaban de sacar del río.

Cruzar la panga para llegar (o un poco antes, en Tlacojalpan) es retroceder a los años cincuenta del siglo pasado cuando las pangas eran la única forma de cruzar los ríos, como la que hubo en Alvarado, animadas además por los vendedores de bolsitas de plátanos, de quesos, de tortas y de todo lo que los hermosos pueblos ribereños pueden ofrecer.

En fin. Es tan bella y colorida la cuenca del Papaloapan, tan hermosos los pueblos como Otatitlán, tan alegres sus cantos acompañados de arpa y jarana, que dan ganas de imaginarse el Macondo que inspiró a Gabriel García Márquez.

Con toda esa riqueza cabe pensar de dónde le viene la vena de escritor a don Eric Patrocinio. Se me olvidaba: su obra se llama Veracruz: Un protagonista en la conformación del Estado mexicano. No lo he visto en las librerías de Xalapa, por eso no le he echado una hojeada.

Y como buen escritor que promueve su obra, don Eric se dedica ahora a andarlo presentando. Ya lo hizo en el Senado, en El Tajín, ¡en Baja California! (a invitación de la Universidad Autónoma de Baja California) y ahora lo hará el 18 de octubre en Orizaba aunque ya hacen cola también en Oaxaca para escucharlo.

Ha declarado que con la obra pretende promover el Estado para atraer inversiones en turismo, cultura e identidad. Parte de las ganancias por su venta serán dedicadas a preservar las lenguas indígenas del Estado. Nobles propósitos, sin duda alguna.

Veracruz, pues, creo que ha ganado un nuevo escritor ¡pero está perdiendo a un funcionario público clave!, al número dos en la jerarquía de mando, quien (eso al menos en la ortodoxia de la política tradicional) en lugar de estar dedicado día y noche, en cuerpo y alma, a atender y a tratar de resolver, junto con el gobernador Cuitláhuac García, los graves problemas del Estado, de ese Veracruz que anda promoviendo, en cambio se pasea por pueblos y villorrios como un torero triunfador en traje de luces en tarde de toros. ¡Olé!

Violencia, inseguridad (feminicidios, secuestros, masacres, descuartizamientos, asaltos, extorsiones), desempleo, falta de medicamentos para el cáncer, dengue… se ve que no existen para el señor secretario de Gobierno.

¿O será que el gobernador Cuitláhuac ya halló una forma elegante de mantenerlo alejado de la administración, de que no afecte su gobierno haciendo declaraciones imprudentes, facilitándole todo para que se pasee por donde quiera como escritor, todo con tal de que no le estorbe en su tarea de gobernar?

Independientemente de ello, voy a tratar de leer Veracruz: Un protagonista en la conformación del Estado mexicano. A lo mejor como escritor no me decepciona don Eric. Su prosa, necesito su prosa.

Un mes sin Winckler y todo sigue igual

Mañana hará un mes que le dieron un albazo a Jorge Winckler para sacarlo de su cargo como Fiscal General del Estado, que no para destituirlo porque eso legalmente está en veremos, y mientras hay solo una encargada al frente del órgano.

Tan fue irregular la acción para deponer al abogado oaxaqueño que por eso es la hora en que no designan a un nuevo titular. De hecho, por eso, hasta que no se defina la situación, hay dos fiscales: el legal, pero separado, y la encargada, pero no titular.

Hay una situación irregular, pues, pero parece que es el sello de la actual administración: funcionar irregularmente.

Hace una semana el propio gobernador Cuitláhuac García Jiménez sorprendió al confirmar que los secretarios de Gobierno y de Seguridad Pública estuvieron en el cargo durante diez meses sin contar con los exámenes de control y de confianza del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), y dijo que apenas acudieron el miércoles 26 de septiembre a presentarlo. No han mostrado ningún documento que diga que lo aprobaron.

Si separaron a un fiscal muy malo para su trabajo, como lo acusan, entonces debieron haber puesto en su lugar a uno mejor, a alguien con experiencia y capacidad para ofrecer resultados porque la que llegó está igual o peor que Winckler: totalmente rebasada por la delincuencia y sin resolver casos como los recientes feminicidios de jovencitas o la desaparición de jóvenes en diferentes puntos del Estado.

Anoche me llegó un reporte del secuestro del empresario Rogelio Lemarroy González cuando se dirigía de la ciudad de Coatzacoalcos al aeropuerto de Minatitlán. Un grupo que se transportaba en cuatro camionetas presumiblemente lo interceptó y siete delincuentes lo habrían bajado de su vehículo y se lo habrían llevado. Su esposa Marissa Montanaro habría pedido el auxilio, aunque en Coatza estaban negando la versión. La familia Lemarroy es de las más conocidas en la ciudad y si se confirma el caso seguro va a causar escándalo.

¿De quién es la culpa ahora?

El dengue, bajo control… pero mediático

Pues sí, la epidemia de dengue en el Estado ya está bajo control… pero mediático.

Cuando ya van más de cinco mil casos, a inicios de la semana pasada de plano impusieron una ley mordaza a los titulares de las jurisdicciones sanitarias.

Mediante una circular les ordenaron no emitir declaraciones sobre el tema a los representantes de los medios de comunicación ya que, les dijeron, los únicos autorizados para hacerlo son el propio gobernador y el secretario de Salud.

No se les explica un motivo o razón. Puede ser que la situación sea más grave de lo que se nos viene diciendo y tratan de evitar que alguien lo vaya a revelar.

En efecto, el secretario de Salud Roberto Ramos Alor sí hizo una declaración ayer, dijo que los casos de dengue no disminuyen “porque hay algunas condiciones epidemiológicas que están fuera de control humano” (Ana Alicia Osorio/AVC Noticias).

Pero no explicó cuáles son esas condiciones. Creo que lo correcto fue que dijera que porque no previeron ni previnieron la epidemia, es decir, por negligencia humana: la de las autoridades sanitarias que él encabeza.