Columnas

Con soborno Duarte trató de parar una investigación

Arturo Reyes Isidoro

 

El 24 de mayo de 2016, el portal informativo ANIMAL POLITICO reveló por primera vez el resultado de una investigación especial sobre cómo funcionarios cercanos a Javier Duarte entregaron contratos a una red de empresas fantasma para desviar recursos. La investigación la hizo posible el apoyo que dio a ese medio la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

En tres entregas, que quedaron para la historia y que son ejemplo del periodismo que indaga (ayer Daniel Moreno Chávez, director general de ese portal, dijo durante la videoconferencia “La importancia del periodismo de investigación en México” que la investigación es inherente al periodismo, diría yo al buen periodismo); en tres entregas quedó al descubierto que el gobierno de Duarte mediante ese procedimiento desapareció al menos 645 millones 693 mil pesos entre 2012 y 2013.

En esos años, funcionarios de la administración estatal –de Educación, Protección Civil, Desarrollo Social y el DIF– firmaron 73 contratos para la adquisición y distribución de bienes que, en el papel, serían destinados a personas en situación de pobreza, damnificados por desastres naturales, niños y ancianos, pero de lo que no hay constancia de que hayan sido entregados.

La investigación periodística la firmaron los reporteros Arturo Ángel y Víctor Hugo Arteaga. La videoconferencia de ayer la organizaron el Consejo Ciudadano del Premio Nacional de Periodismo, A.C., Periodismo y Comunicación Política y la Universidad Veracruzana.

El resto de la historia ya se sabe. Cinco meses después, el 12 de octubre de ese año Duarte solicitó licencia para separarse del cargo con el argumento de que atendería personalmente las denuncias en su contra por enriquecimiento ilícito. Está en la cárcel.

Pero durante la exposición de ayer de Daniel Moreno surgió un elemento del caso, hasta ahora desconocido.

Narró el periodista que la información la publicaron deliberadamente antes de las elecciones de ese año –serían el 5 junio, veinticuatro días después– para que los veracruzanos tomaran una decisión a la hora de emitir su voto.  “Se hizo con toda la intención”. Comentó que después ya no hubiera tenido caso. “Hubiera sido como patear a un borracho”.

Pero lo que no se sabía era que, profesionales como son, dieron a conocer los textos diez días antes de su publicación a Javier para que diera su versión. “Tenemos esto”, le dijeron. “Lo único que hizo fue tratar de sobornarnos”.

Del desastre que tenía hechas las finanzas Duarte nadie lo dudaba, pero no había elementos que dieran certeza a los veracruzanos de que habían desviado recursos en beneficio suyo y de su esposa, de los familiares de ambos, de amigos, socios y cómplices.

La elección la perdió el PRI y por primera vez en la historia hubo alternancia. Quedó demostrado el peso que tiene el periodismo de investigación, el que no solo cuenta y explica, sino que revela, que aplica una metodología, una técnica, que parte de hipótesis, que es ético y que no se deja sobornar.

A la distancia, la revelación de los actos de corrupción que cometió Duarte pueden haber sido determinantes para el triunfo de Miguel Ángel Yunes Linares. ¿Sin ese trabajo habrían perdido el PRI y su candidato Héctor Yunes Landa? Tuvieron una diferencia de 126 mil 59 votos, un millón 055 mil 544 Miguel, 929 mil 485 Héctor.

Si le dieron la oportunidad a Duarte para que aclarara, para que se defendiera, ¿por qué no lo hizo?

Corruptos le siguen pesando al PRI

Sobre el tema, un medio de peso y un leído columnista, EL PAÍS México y Salvador Camarena, de El Financiero, respectivamente, vieron ayer la detención de César Duarte y la próxima extradición a México de Emilio Lozoya como una anticipada derrota del PRI en las elecciones del próximo año.

El influyente medio tituló su información: “La Justicia mexicana asesta un nuevo golpe al PRI de Peña Nieto. La detención del exgobernador de Chihuahua César Duarte retrata de nuevo la corrupción durante el último periodo de hegemonía priista en el país norteamericano”.

En la entrada de su nota apuntó que la detención del otro Duarte “se ha convertido en el último eslabón de una larga cadena de casos de corrupción, que lo llevaron a perder la contienda presidencial hace dos años y que amenazan con sepultar sus aspiraciones políticas de cara a las elecciones legislativas de 2021”.

Hiriart tituló su columna: “PRI, perder las elecciones un año antes”. Para él, la “caída del exgobernador de Chihuahua y la extradición de Emilio Lozoya ponen al Partido Revolucionario Institucional contra el paredón rumbo a 2021”.

“La pinza que terminará de asfixiar el futuro de los priistas se cierra con la inminente llegada a México de Emilio Lozoya, quien aceptó un acuerdo para cooperar con la Fiscalía General de la República”. Apunta que Peña no persiguió el caso Odebrecht ni ‘encontró’ a César Duarte, pero “AMLO sí. El PRI está perdido en 2021. Y más allá”.

Oportunidad para los nuevos partidos

Tal como se presenta el panorama, habrá otros más que decidan renunciar al Revolucionario Institucional o no contender más bajo sus colores y sus siglas, tampoco con el Partido Verde, identificado con varios priistas señalados por actos de corrupción, otros que no comulgan con la derecha, el PAN, y que tampoco serían aceptados en Morena.

Hoy se les presentan cuatro nuevas opciones en los partidos locales de reciente creación: TXVER, A. C. (honestamente no tengo la menor idea qué significa); Podemos; Bienestar y Justicia Social, A. C.; y Unidad Ciudadana, A. C., identificados con sus creadores (algunos también sus dirigentes) Antonio Luna Andrade, Francisco Garrido Sánchez, Héctor Yunes Landa y Cinthya Lobato Calderón, respectivamente.

Esta última es la única mujer que dirige un partido en el Estado y está bien posicionada en las encuestas para la alcaldía de Xalapa, solo debajo de Ricardo Ahued Bardahuil (Morena) y David Velasco Chedraui (posiblemente PAN y un BOA muy grande), que están parejos, y Américo Zúñiga Martínez, pero quien será candidato a diputado federal por el PRI (después, debajo de Cinthya siguen Rafael Hernández Villalpando, Morena; Sergio Hernández Hernández, PAN; Dorheny García Cayetano, Rosalinda Galindo Silva, Miriam Ferráez Centeno y algunos más de Morena, pero en realidad de mero relleno).

Descarta Cuitláhuac venganza contra Yunes

Y quien sorprendió ayer fue el gobernador Cuitláhuac García Jiménez quien de visita en Acayucan descartó una venganza contra Miguel Ángel Yunes Linares. “Nosotros no arribamos al gobierno con la bandera de la venganza y de estar fabricando culpables”, declaró (avcnoticias.com).

Pero eso sí dijo que si hay denuncias en su contra quedará en manos de la Fiscalía General del Estado y de la República. “Lo que la justicia diga así se hará y así se procederá”.

Categorías:Columnas, Prosa

Tagged as: