Universidad

Orteuv se adentra en la historia y la poesía de Salvador Díaz Mirón

  • Este viernes 28 de agosto presentan el último capítulo de su primera serie por Internet
  • Al término, habrá conversación con el público vía su Facebook: www.facebook.com/CíaTeatroUV

 

Xalapa, Ver., 26 de agosto de 2020.- En plena pandemia por Covid -19, en resguardo domiciliario y sin teatros abiertos, la Compañía Titular de Teatro de la Universidad Veracruzana (Orteuv) busca seguir en contacto con su público y lo hace acercándoles a la historia y poesía de un veracruzano, narración que está acompañada de la vida que en sus respectivas casas experimenta el propio elenco. Se trata de Díaz Mirón y Cía. La serie, que puede apreciarse través de su canal de YouTube www.youtube.com/ciateatrouv

La serie consta de 10 capítulos (100 minutos en total), el estreno fue el 26 de junio, se han presentado uno a uno cada viernes y este 28 de agosto se hará lo propio con el último, a las 20:00 horas.

Al finalizar el estreno por YouTube, habrá una transmisión en vivo con todo el elenco de la Orteuv, a través de su Facebook (www.facebook.com/CíaTeatroUV), cuya intención es convivir con el público y generar un diálogo sobre las apreciaciones de la serie.

Esta propuesta se trata también de cómo se han reinventado quienes integran la Orteuv en las actuales circunstancias, y su adaptación a la nueva forma de trabajar a distancia. El concepto y guion están a cargo de Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio, dramaturgo residente de la Orteuv, y la dirección general de Luis Mario Moncada, director artístico de la compañía.

Los capítulos fueron dirigidos por Karina Meneses, Alba Domínguez y Miriam Cházaro; mientras que la edición y animación gráfica fueron responsabilidad de Sergio Ramírez y Eme de Armario, respectivamente.

En entrevista para Universo, las tres directoras coincidieron en que es muy pronto para saber qué impacto y aceptación ha tenido la serie entre el público. Hay desde la comunidad asidua seguidora de la Orteuv que cada viernes ha estado a la espera del nuevo capítulo, hasta las personas que sabrán de ella con el paso del tiempo y acudirán a verla al canal de YouTube, donde quedará a disposición.

Al preguntarles qué les gustó y qué no de trabajar vía remota en esta propuesta escénica, fueron varios los puntos, pero uno es el que consideraron fundamental: la conversión del texto dramático a guión para serie por parte de Dramaturgo Residente.

Vivir lo que toca vivir en el encierro

La creación de cada capítulo implicó vivir lo que toda persona experimenta al trabajar vía remota: la conectividad en ocasiones deficiente, los ruidos de la vecindad, entre otras situaciones. “Todo eso lo integras o te esperas, o te desesperas”, compartió Karina Meneses.

Al ser la primera vez que la dirección fue a través de la pantalla, las tres destacaron el trabajo en equipo de la compañía, pues eso hizo posible la serie y que el proceso fuera más llevadero.

“Lo que valoro muchísimo de esto es la disposición de nuestros compañeros al estar del otro lado y tenernos paciencia, porque no habíamos hecho esto”, dijo Karina Meneses.

En su caso, en el primer capítulo grabado tuvo la sensación de no haber hecho nada, toda vez que su compañero actor fue quien grabó la escena, actuó, acomodó su set y ella sólo veía a través de su pantalla. “De pronto, había impotencia por querer ayudar (quitar algo que está atrás, ponerle play, ¡algo!), es una cuestión de aprender, ver, lograr comunicarte de una manera mucho más clara”.

Precisamente, la adaptación al trabajo vía remota también es posible apreciarla en el transcurso de los capítulos. De ello habló Alba Domínguez: “La decisión inicial fue ‘se hace lo que se puede con lo que se tiene y cada quien usará su dispositivo’. Entonces, la variedad de dispositivos con los que se contaba implicaba un reto, porque obviamente es muy dispareja la resolución y depende del equipo que cada quien tenga”.

Pero, además, era necesario que quienes estuvieran a cuadro lo hicieran con la iluminación adecuada, que lograran el escenario requerido con los recursos que tenían a la mano. “Era muy complicado y todos le entraron al toro”.

Miriam Cházaro calificó esta experiencia como una exploración en todos los sentidos, pues si dirigir de manera presencial ya es difícil, a través de una pantalla implica enfrentarse –además– a las deficiencias de conectividad que de pronto se presentan, al clima –sobre todo en capítulos que estaban planeados en exterior– y todo lo que va surgiendo en la marcha.

Remarcó que los propios actores se grabaron y en ningún capítulo hubo camarógrafos que desempeñaran tal función, como podría creerse; es más, en lo que a ella respecta, dos de los capítulos que dirigió fueron grabados totalmente con celular y una fue la toma que vio y concibió en plena ejecución, y otra la que quedó grabada, dadas las dimensiones de la cámara.

Historia, poesía y teatro en tiempo de contingencia

Karina Meneses, Alba Domínguez y Miriam Cházaro fueron las directoras de los capítulos.

Amén de los asuntos técnicos, el cambio de formato, el encierro en sí y la pandemia, la Orteuv presenta por primera ocasión una serie por YouTube con Salvador Díaz Mirón como la figura principal, su vida y por ende un tramo de la historia de Veracruz y del país, pues retoma sus vivencias con personalidades como Porfirio Díaz, Francisco I. Madero y Victoriano Huerta, además adentra en su obra poética.

“Rescato mucho la esencia que se presenta de Salvador Díaz Mirón, esas facetas que desconocíamos. Yo soy de Xalapa y sí sabía que era veracruzano, había leído algunos de sus poemas, pero no sabía sus recónditos huecos oscuros, que hemos ido mostrando”, opinó Karina Meneses.

Para Alba Domínguez lo interesante de esta propuesta es desmitificar a las figuras y verlas con sus respectivas complejidades: Díaz Mirón “es una persona con sensibilidad y un manejo del lenguaje que ha tocado a gente hasta la fecha –el poema Mamá soy Paquito sigue escuchándose en las primarias, de todas las formas dichas; hay frases que se nos quedaron en el imaginario como ‘hay aves que cruzan el pantano y no se manchan’ ”.

Opinó que es importante conocerlo por la complejidad de su vida, no sólo una faceta de él. En consecuencia, Díaz Mirón y Cía. La serie acerca a la historia de México para tener conciencia que ésta no ha sido nada sencilla. “Todo el tiempo han sido revoluciones, guerras civiles; hasta la fecha seguimos siendo un país complejo, tanto por extensión geográfica como social, política, y él es un hombre de su tiempo, responde a esas cuestiones, como responde actualmente cualquier figura pública”.

Entre tanto, Miriam Cházaro consideró que en el país la política no ha cambiado en términos sustanciales, “los políticos cambian de partido igual que él lo hizo varias veces”. Lo interesante, remarcó, es que esos cambios en su faceta como político se ven reflejados en su obra poética: “Se ven esas tres distintas etapas. Escribe distinto. Creo que es importante saberlo, ver cómo ese hombre no era de una sola cara, tenía muchas aristas”.

La serie en sí despierta curiosidad por conocer su obra, porque hasta la fecha la mayoría se limitaba a conocer la ficha bibliográfica obligada, sin abundar qué había detrás. “Es importante ver al personaje, al humano complejo y vivo”, concluyó Cházaro.

La Orteuv, además del citado canal YouTube, cuenta con redes sociales en las que es posible conocer los productos audiovisuales generados en esta temporada de pandemia: en Facebook, Twitter e Instagram les encuentran como @ciateatrouv.

Categorías:Universidad