México

Caída de ingresos no significa que sean los pronósticos de cierre: Raquel Buenrostro

  • Muchos países en América Latina se endeudaron y nadie quiere invertir allá. Nosotros, manteniendo la recaudación evitamos el endeudamiento, señalo. 
  • En cuanto a las inversiones congeladas, señaló que, los grandes contribuyentes están esperando a que pase la crisis y una vez que ya tengan más certidumbre van a meter su dinero.

Ciudad de México, 30 de marzo de 2021.- Al dar respuesta a los cuestionamiento de los integrantes de la comisión de Hacienda, la Jefa del Servicio de Administración Tributaria, Raquel Buenrostro Sánchez, enfatizó que el que los ingresos se hayan caído ligeramente al principio de año, “no significan que sean nuestros pronósticos de cierre”. 

Aclaró que la caída de los ingresos es a marzo, respecto del año anterior en términos reales; sin embargo, “si lo comparamos con la Ley de Ingresos, con ella vamos bien porque nosotros estábamos esperando que la reactivación fuera desde el primero de enero, entonces hay un desfase en la reactivación”. 

Con relación al comentario de que es la peor caída en muchos años, resaltó que en toda la vida nunca se había dado una pandemia y “si vemos otros países ningún país había tenido una caída tan grande en su economía, muchos desde la Gran Depresión. Entonces, no es un hecho particular de México, tenemos siempre que tener el contexto internacional y tener claro que es un evento único en cientos de años”.    

Mencionó que no se va igual que con el contexto internacional, “porque no nos podemos comparar; la recaudación, por ejemplo, evitó tener un Fobaproa, nosotros vemos muchos países en América Latina que ahorita están súper desesperados porque se endeudaron y nadie quiere ir a invertir allá. Nosotros, manteniendo la recaudación evitamos el endeudamiento”. 

Comentó que el problema se tiene en el comercio exterior. Al 26 de marzo los combustibles automotrices se habían caído 22 mil millones de pesos, eso significa el 40 por ciento de la recaudación del año pasado. “El problema más grave que vemos en la recaudación es el contrabando de combustibles y ese es un tema de tributación, pero sobre todo es de seguridad nacional y por eso necesitamos un marco más fuerte para combatir el contrabando”.

Destacó que se tiene un descontrol en todos los permisos de importación y además hay una serie de complicaciones, y “es muy complejo y aparte no hay herramientas para revocar esos permisos”. Entonces, dijo, es un problema interinstitucional porque tiene que ver no sólo con el manejo de las aduanas sino también con los permisos de las secretarías de Economía y de Energía, de la CRE, con la Ley de Hidrocarburos.  Recalcó que el gran reto del SAT es el contrabando, sobre todo el de combustibles. 

En cuanto a las inversiones congeladas, señaló que se ha trabajado con muchos grandes contribuyentes y están esperando a que pase la crisis y una vez que ya tengan más certidumbre van a salir y meter su dinero. Afirmó que la crisis que se vivió el año pasado no es financiera, “es una crisis de economía real”; entonces, tienen que cambiar los mecanismos y las inversiones.  

Mencionó que del top de los mil contribuyentes que más pagan impuestos se tiene que el 40 por ciento son grandes contribuyentes privados. Y el sector público representa el 16 por ciento. 

Respecto a las devoluciones, comentó que en diciembre de 2018 se encontró con un rezago de 180 mil millones de pesos de la Administración anterior y se tuvo que reponer y reparar, además de atender un millón de gestiones de trámites adicionales. 

Categorías:México, Principal