Internacional

El príncipe Felipe, duque de Edimburgo, en cripta real de la capilla de San Jorge

  • Reina Isabel II, encabezó la ceremonia fúnebre

El funeral del príncipe Felipe, duque de Edimburgo, se celebró este sábado 17 de abril en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor, al oeste de Londres, en Reino Unido.

La ceremonia estuvo encabezada por la reina Isabel II, quien acompañó en un automóvil al cortejo fúnebre de su marido.
Caminando detrás del féretro se situaron los hijos del príncipe Felipe, los príncipes Carlos, Ana, Andrés y Eduardo.

También caminaron sus nietos, los príncipes Harry y William y Peter Phillips, hijo de la princesa Ana y de su primer esposo, el capitán Mark Phillips.

El funeral se celebró en privado, con solo 30 miembros de la familia real autorizados a asistir debido a las medidas de distanciamiento social adoptadas para contener la pandemia de coronavirus en Reino Unido.

El duque de Edimburgo murió el pasado viernes 9 de abril a los 99 años.

Honores militares

Los ritos funerarios en honor al príncipe Felipe se celebraron en un día soleado y despejado en la capital británica desde las primeras luces del amanecer.

Antes del comienzo de la ceremonia en la capilla de San Jorge a las 15:00 hora local (14:00 GMT), bandas militares marcharon hacia sus posiciones en los terrenos del castillo de Windsor.

Al comienzo, los militares tocaron I vow to thee, my country (“Te prometo a ti, mi país”), un himno habitual en ceremonias de la realeza británica.

Las bandas interpretaron otros temas que el propio duque de Edimburgo había seleccionado para su funeral.

Aunque se pidió a la población que no acudiera al evento, hubo algunas personas que se acercaron a observar desde lejos.
Cortejo fúnebre

La procesión comenzó con la salida del féretro de los interiores del castillo rumbo a la capilla de San Jorge, donde finalmente descansan sus restos en sepultura.

El ataúd estaba cubierto por su estandarte personal y encima se colocó un ramo de flores seleccionado por la reina, su gorra de Almirante de la Flota y su espada.

Uno de los momentos más emotivos del funeral fue la salida de la reina Isabel II para acompañar el cortejo fúnebre. En ese momento, las bandas tocaron God Save the Queen (“Dios salve a la reina”).

Antes del minuto de silencio que se observó en todo el país, el auto de la reina llegó a la capilla, donde fue recibida por el arzobispo de Canterbury.

Detrás del féretro caminaron los hijos del príncipe Felipe: los príncipes Carlos, Ana, Andrés y Eduardo y sus nietos, los príncipes Harry y William y su primo Peter Philips, que no ostenta ningún título real por decisión de sus padres.

El príncipe Harry acudió al funeral de su abuelo desde Estados Unidos y marchó detrás del cortejo fúnebre acompañando a su hermano el príncipe William.

Meghan Markle, esposa de Harry y duquesa de Sussex, se quedó en California, donde actualmente reside la pareja, por precauciones de salud ya que está embarazada.

Ceremonia privada

Una vez dentro de la capilla de San Jorge, la ceremonia se celebró con mucha menor afluencia de la que se habría congregado de no ser por la pandemia.

La reina fue una de las primeras en tomar asiento dentro de la capilla, con su hijo el príncipe Andrés sentado a su izquierda.
Tras leerse fragmentos de la Biblia y entonarse cánticos durante la ceremonia, el féretro con los restos del príncipe Felipe fue descendido mediante un motor eléctrico hacia el interior de la cripta real de la capilla de San Jorge. (Con información de la BBC News/Mundo)

Categorías:Internacional, Principal