Columnas

Ríos Uribe quiere echar abajo las planillas de Cuitláhuac

Arturo Reyes Isidoro

En un hecho insólito, aunque seguramente no tendrá efectos legales, pero que sí puede tener consecuencias electorales para Morena, el diputado local con licencia, Rubén Ríos Uribe, solicitó al Tribunal Electoral del Estado (TEV) que invalide las postulaciones de su propio partido a los diferentes cargos de los ayuntamientos de la entidad.

En cristiano o buen castellano lo que está pidiendo es echar abajo a los candidatos a alcaldes del gobernador Cuitláhuac García Jiménez y las planillas que, se supone, negociaron desde el palacio de gobierno con esos candidatos, esto es, le está pegando al pesebre del que se nutrió para llegar a la presidencia de la mesa directiva de la Legislatura el año pasado.

Su inconformidad obedece a que se postuló a la candidatura a la presidencia municipal de Córdoba, y cuando pensó que la tenía asegurada, al final se la dieron al diputado federal con licencia Juan Martínez Flores, pero alega que este es inelegible porque no es militante de su partido.

Aparte de que está ardido porque se quedó como el perro de las dos tortas, esto es, que lo tumbaron de la candidatura a la alcaldía y que no se inscribió para buscar su reelección como diputado, el señor pone en claro lo que otros aspirantes han denunciado también: que la postulación de los candidatos de Morena fue por dedazo, violando la convocatoria y los estatutos respectivos.

Argumenta que no se sabe en qué se basaron en su partido para aprobar o no una candidatura, que no se realizó ninguna encuesta, como debía hacerse conforme a la convocatoria, en resumen, que no hubo un auténtico proceso democrático.

El TEV está bajo control del gobierno del Estado (igual que el OPLEV), de ahí que la queja de Ríos Uribe no va a prosperar, pero sí refleja la inconformidad que hay entre la militancia en diversos municipios y distritos por lo que consideran imposición de candidatos, lo que ha motivado división en Morena y que un buen número de inconformes se hayan sumado a otras siglas, como en Xalapa, donde militantes inconformes con la planilla municipal se sumaron ya a Unidad Ciudadana, otros apoyarán al candidato de Movimiento Ciudadano y unos más están por brincarse a la coalición Veracruz ¡Va!, según me confirmaron fuentes de esta alianza.

Ríos Uribe llegó al Congreso dentro de la corriente considerada cercana al delegado federal Manuel Huerta; era afín al diputado Magdaleno Rosales, pero luego se brincó a las filas del cuitlahuismo, y parece que una vez que lo han utilizado decidieron deshacerse de él.

A casi ya solo un mes de las votaciones la división cunde en Morena, ya hay deserción en sus filas, adentro se habla de traiciones y deslealtades, y de la seguridad y hasta la soberbia que traían a principios de año han pasado ahora a los rostros sombríos, a la preocupación e incluso hasta el pesimismo.

El que ya ganó, es el PVEM

Una cosa me quedó muy clara ayer luego de platicar con el delegado nacional en Veracruz del PVEM, Javier Herrera Borunda: su partido (en realidad él es el líder moral) ya ganó, independientemente de los resultados de las elecciones del 6 de junio.

Sin hacer ruido, para evitar embates de quienes pudieran verlos como serios competidores y tratar de minarlos; sin hacer ruido ya creó la estructura partidista que no tenían y que una vez que pase el actual proceso electoral les servirá de base para disputar un destacado lugar en la elección de 2024.

(Me atrevo a pensar que él y su partido hicieron lo que no supo y no pudo o no quiso, o las tres cosas, hacer el gobernador Cuitláhuac García Jiménez con el poder en la mano: crear no solo la estructura de Morena, para convertirla en un verdadero partido, sino también la estructura humana que le diera continuidad a su proyecto político, si es que lo tiene.)

El Verde es hoy ya un partido con una base sólida, listo para emprender su propio camino, aunque va en alianza donde le conviene con Morena pero por un acuerdo a nivel nacional, e incluso, según el joven, puede sacar iguales o mejores resultados que el PRI. Está seguro que en la próxima Legislatura tendrán ya su propia bancada, de la que formarán parte el actual dirigente estatal Marcelo Ruiz Sánchez y la periodista Eleaney Sesma, quienes encabezan la lista de sus candidatos plurinominales.

Me comentó que aprendió a trabajar en silencio porque en diferentes ocasiones, al proyectar perfiles valiosos, el gobierno bajaba por las buenas o por las malas a los aspirantes; que la alianza con Morena es una alianza nacional, pero que su partido va solo, en la medida de lo posible, en muchos distritos porque tiene personas muy valiosas y la oportunidad de que le vaya mejor sin alianza. 

Me queda claro que este joven tiene luz propia aunque inevitablemente lo liguen y supediten a su padre, el exgobernador Fidel Herrera Beltrán, y que es ya toda una realidad política, con bases muy firmes, en mucho porque ha seguido las orientaciones y consejos de su progenitor, a quien escucha y atiende. Goza del privilegio de tener al mejor maestro.

Espera tener ya bancada local propia

Hubo un momento en que hablamos de la actual representación legislativa del PVEM y reconoció que “durante el camino” ha cometido errores en algunas designaciones, pero expresa que a pesar de ello ha crecido considerablemente y espera crecer para estas elecciones no solo en cuanto a votación sino también en presencia en regidurías, alcaldías y en diputaciones locales y federales.

Por lo que platicó, ha ido construyendo al Verde por etapas, y ya tiene previstas las que siguen para después de junio, cuando incluso buscará más presencia mediática. Por ahora es candidato a diputado plurinominal, por lo que ya tiene segura una curul en San Lázaro, recinto al que casi da por hecho que llegará también la panuquense Octavia Ortega Arteaga, merced a una estrategia política con la dirigencia nacional.

Brincamos de un tema a otro: sostiene que los hijos no deben pagar las consecuencias de las actuaciones de sus padres; que recién iniciado Javier Duarte le ofreció iniciar su carrera política pero su padre le dijo que no era conveniente, posteriormente, cuando se decidió, Duarte optó por Tarek Abdalá; que su padre rompió toda relación con Duarte luego del tercer informe de este; que llegó al partido Verde luego de que cañeros y petroleros reclamaran que el PRI pretendiera darle una diputación plurinominal, ante lo que Manuel Velasco, de Chiapas, le ofreció integrarse al PVEM y que lo fortaleciera en Veracruz…

RSP va en 184 municipios

Ayer tuve el dato: el nuevo partido Redes Sociales Progresistas (RSP), que preside en el Estado Antonio Lagunes Toral, inscribió candidatos en 184 municipios, un número considerable. La próxima semana será un sálvese quien pueda ante el tsunami de propaganda política que nos caerá encima.

Categorías:Columnas, Prosa

Tagged as: