Columnas

4T materializa ya propuesta que traen candidatos a Rector

Arturo Reyes Isidoro

Fue Roberto Bravo Garzón, quien siendo rector de la Universidad Veracruzana (UV), inició la descentralización de la casa de estudios hacia diversas regiones y zonas del estado.

Por eso se le sigue considerando un visionario, pues en su tiempo (fue rector de 1973 a 1981) esa medida constituía una verdadera audacia en un sistema político y de gobierno centralista cuando la UV no era autónoma. Él fomentó el crecimiento y la proyección de las oportunidades de educación superior en Veracruz.

Ayer se inició el proceso para designar a la rectora o al rector que sustituirá a Sara Ladrón de Guevara, que entrará en funciones el próximo 1 de septiembre y concluirá su periodo el 31 de agosto de 2025.

Conforme a la convocatoria respectiva, de aquí al 9 de julio habremos de ver el desfile de aspirantes hombres (la mayoría) y mujeres a inscribirse y está fijado el 23 de agosto como la fecha clave para conocer la lista final de los candidatos, de los que saldrá la nueva autoridad universitaria.

Uno de los requisitos para lograr el registro es que los aspirantes presenten una carta, “con firma autógrafa, bajo protesta de decir la verdad”, de ser una persona independiente y libre de intereses económicos y políticos en el ámbito estatal, nacional e internacional. Lo cito porque he leído insistentes comentarios de que AMLO o Cuitláhuac van a influir para poner a un incondicional. Nunca he creído que eso pase.

Desde mediados de mayo pasado, cuando platique sobre el tema con Ana Beatriz Lira Rocas, una de las dos aspirantes mujeres (el número puede aumentar), me he venido reuniendo con otros aspirantes y he escuchado sus propuestas. La mayoría coincide en la necesidad de fortalecer la presencia de la UV en las diversas regiones, implantar carreras enfocadas a cada una de acuerdo a sus características y lograr su desarrollo.

Alternativa a quienes no alcanzaron cupo en la UV

Pero precisamente ayer, el gobierno de López Obrador dejó constancia de que se les adelantó en el momento más oportuno, cuando arrancó el proceso sucesorio en la UV y cuando, como sucede año con año, miles de jóvenes, de todas las condiciones sociales, no alcanzaron cupo en la prestigiada universidad, luego de presentar un examen selectivo.

Desde temprana hora se anunció que quedaba abierto el registro para los interesados en estudiar en las Universidades para el Bienestar “Benito Juárez García”, diseminadas en todo el país y en todo el estado, para lo cual los aspirantes no necesitan presentar examen de admisión, además de que cursar una carrera no tendrá ningún costo. Tienen contemplado el inicio de clases para el próximo 23 de agosto.

En el caso del estado, las sedes en donde se ubican y las carreras que ofrecerán, son: Atlahuilco (en la Sierra de Zongolica): Normal Intercultural Bilingüe; Huayacocotla (sierra del mismo nombre): Ingeniería en Desarrollo Regional Sustentable; Playa Vicente (en la región de la cuenca del Papaloapan): Música y Laudería; Minatitlán (municipio petrolero del sur): Ingeniería y Administración de la Industria Energética; Secundaria y Bachillerato y Licenciatura en Educación Física (Béisbol); Coatzacoalcos (también en el sur, asiento de la industria química más importante del país e igual zona petrolera): Ingeniería Química de la Industria Petrolera; Poza Rica (en el norte, zona petrolera):  Ingeniería en Procesos Petroleros; Río Blanco (colindante con Orizaba, en la zona de las Altas Montañas): Ingeniería en Energías Renovables; Jáltipan (en el sur, cerca de la Sierra de Soteapan): Ingeniería en Desarrollo Regional Sustentable; y Santiago Sochiapa (en la región del Papaloapan): Medicina Comunitaria.

Desde su anuncio estas universidades fueron vistas con escepticismo. Ahora se van a empezar a materializar. Independientemente de los cuestionamientos académicos que se le hagan a sus programas de estudio, lo cierto es que ya prácticamente son una realidad y no se puede ignorar que el anuncio de su arranque (se tenía previsto que fuera en febrero pasado) cae como un bálsamo a miles de jóvenes que no alcanzaron cupo en la UV, y con gran alivio a sus familias que ya no tendrán que hacer ningún desembolso para la preparación de sus hijos.

Antes, hubo otro proyecto de universidad pública con la intención que llegara a todo el estado: el de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz, creada en 2011, impulsada por el maestro Guillermo Zúñiga Martínez, su primer rector, pero que también tenía área de bachillerato. Pervive pero no tuvo el éxito que seguramente pretendía su creador, por falta de apoyos económicos –eso creo– para la amplitud y el alcance que se esperaba.

Programa de futuro, dice Manuel Huerta

“Es un programa universitario de futuro”, me dijo ayer el delegado federal desde Pánuco, donde lo localicé, Manuel Huerta, cuando le pedí su opinión sobre el tema. Me habló de cada una de las diez opciones, de su ubicación, de sus características.

“Lo interesante es que son universidades totalmente gratuitas. No hay examen de admisión porque partimos de la idea de que todos los chavos sí pasaron la prepa, saben. Pero tendrá una capacitación previa para homogeneizar a fin de que todos tengan el mismo nivel de conocimientos. Son escuelas en las que todos reciben la Beca Benito Juárez, porque todos los materiales son gratuitos”.

Comentó el delegado que buscarán que los pobladores de las comunidades reciban a los jóvenes que sean de fuera y que de preferencia desarrollen después sus conocimientos en las mismas comunidades.

“Mucha gente no lo sabe, pero  se están haciendo instalaciones de muy alta calidad, con materiales muy vivos; las Universidades Benito Juárez serán de mucha calidad, con programas pedagógicos alternativos distintos”.

Me atrevo a pensar que ante esta nueva realidad los aspirantes a rector tendrán que replantear sus programas a desarrollar y lo conducente sería que los complementaran con la nueva alternativa que ofrece la 4T. La descentralización, y ahora la regionalización que inició Bravo Garzón, continúa vigente.

El efecto político

Por más que se trata de un tema estrictamente académico, no puede dejar de considerarse que si las nuevas universidades resultan un éxito, tendrán un efecto que favorecerá a los gobiernos de Morena y que jugarán en contra de la oposición, pues miles de jóvenes y sus familias estarían contentos y no le regatearían su voto a su benefactor.

Y el económico

Se prevé también que la entrada en funcionamiento de estas universidades impactará en las finanzas de las universidades privadas, a donde han acudido quienes no han alcanzado cupo en la UV, para lo cual sus familias han hecho un gran esfuerzo para pagarles a sus hijos sus estudios.

Darío Fabián también se inscribirá

Otro aspirante que se inscribirá en busca de la Rectoría es Darío Fabián Hernández González, economista, académico, quien propone que el sistema abierto se imparta no solo los sábados sino en diferentes días, que haya austeridad y eficiencia en el gasto, que la casa de estudios genera una economía propia y que se construyan cinco hospitales regionales de la UV tanto para ofrecer servicio médico como para que ahí hagan sus prácticas los egresados.

Ha recordado que la UV recibe 6 mil 200 millones de pesos anuales, por lo que desde su punto de vista no enfrenta problemas presupuestarios, de ahí que proponga disciplina financiera. También ha dicho que tiene que analizarse el ahorro por la educación en línea que se implantó ante la epidemia de Covid-19, ya que se dejaron de realizar gastos en las instalaciones físicas.

Categorías:Columnas, Prosa

Tagged as: