Columnas

Tienen la cola muy larga

Arturo Reyes Isidoro

Una de mis fuentes en la Ciudad de México me hizo reparar en algo que no se presta a discusión: “Que no se hagan bolas –me dijo–: los priistas se niegan a rechazar la reforma eléctrica porque el señor López ya los intimidó”.

Y apuntó: “Si los del PRI no votan a favor de las reformas que proponga, les abrirán o iniciarán carpetas de investigación utilizando a la Fiscalía General de la República. Tienen la cola muy larga. Van a votar a favor sin chistar”.

¿Alguna duda al respecto? No. Para muestra basta un botón, el del propio dirigente nacional Alejandro “Alito” Moreno Cárdenas, exgobernador de Campeche.

El 8 de julio de 2019 el diario Reforma estalló el escándalo con un gran despliegue: En dos años, en su tierra natal, “Alito” se construyó una mansión de más de 46 millones de pesos, durante los cuales declaró ingresos anuales por solo 5 millones de pesos mientras fue gobernador (de 2015 a 2019).

Antes de ser gobernador habitaba una casa en el Fraccionamiento Residencial Resurgimiento, de tres recámaras, con un valor aproximado de 3.5 millones de pesos.

Opositores y activistas campechanos contra la corrupción atribuyeron la riqueza de Moreno a moches de obras, y como candidato a la presidencia, Andrés Manuel López Obrador, quien ahora lo apapacha, dijo de él: “Es un gran corrupto, reverendo ladrón, se dedica a comprar votos y vive aquí en una gran mansión, y ahora sí como decía mi paisano Chico Che: ¿Quién pompó?”

Mi fuente me invitó a volver la atención a los líderes del PRI en el Senado y en la Cámara de Diputados: Miguel Ángel Osorio Chong y Rubén Moreira Valdez, quienes están señalados por diversos delitos y quienes, me asegura, no aguantarían una investigación seria y a fondo.

Los tienen agarrados, pues. Acaso por eso la dilación de “Alito” para pronunciarse sobre el tema y para ganar tiempo, medir bien los riesgos y las consecuencias. A ver si aguanta la presión.

Un columnista analista serio, simpatizante del presidente, Jorge Zepeda Patterson, dijo ayer, en un artículo publicado en El País, que tiene la impresión que el gobierno conseguirá los votos tricolores si acepta modificar o flexibilizar un par de puntos polémicos, con lo que los priistas podrán argumentar que su intervención fue decisiva para mejorar la reforma. Comentó que la Secretaría de Gobernación ya está cabildeando. Pero no dejó de señalar que si da el sí, el PRI pondrá en juego su existencia.

Ahora, Sergio Gutiérrez va al norte del estado

¡Moles! El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Gutiérrez Luna, regresará el fin de semana al estado, ahora para visitar el norte: el sábado estará en Tuxpan y el domingo en Poza Rica.

De alguna forma devolverá la visita que le hicieron el martes los integrantes de la nueva directiva del Consejo Coordinador Empresarial de la Zona Norte del Estado, que encabeza Sergio Hernández Rivera.

En esa ocasión dialogó también con el vicepresidente del Sector Infraestructura, Miguel Ángel Elizalde Martínez; la vicepresidenta del Sector Turismo, María del Pilar Rosales Moreno; el vicepresidente de Proyectos, Braulio García Nieva; y el vicepresidente de Acción Social, Dagoberto Rodríguez Lastra.

De acuerdo a la información que se tiene, el minatitleco volverá a repetir la dosis: se reunirá con representantes de los medios informativos de las dos importantes ciudades y hará visitas a medios, como lo hizo en el sur del estado y en Xalapa.

Y reaccionan en palacio de gobierno

La reiterada presencia del diputado federal en el territorio estatal y el rápido posicionamiento mediático que está logrando motivó ya una reacción en el palacio de gobierno.

De acuerdo a versiones dadas al columnista, empezaron a apretar a los presidentes municipales para que ninguno lo reciba ni haga acto de presencia en sus reuniones ni lo atienda ni nada.

También estarían apretando a representativos de la sociedad civil para que le hagan el vacío, aunque, según la información que se tiene, todos van a ir a dialogar con él.

Gutiérrez Luna asumió el pasado 1 de septiembre la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados y vino apenas con esa representación al estado el 25 de septiembre, pero en menos de 15 días logró ya una gran presencia sobre todo entre el sector empresarial y en los medios informativos.

Aunque solo estará un año en el cargo, porque la presidencia de la Mesa Directiva se rotará con los otros partidos, no deja de vérsele como un posible caballo negro en la disputa por la candidatura de Morena a la gubernatura del estado.

Por otro lado, “Prosa aprisa” tiene información de que ya surgieron grupos de simpatizantes que están trabajando en todo el estado para tratar de que se fortalezca como aspirante.

Por narcomenudeo, carteles delincuenciales se disputan Xalapa

Presume el gobierno que tiene significativos avances en el combate a la inseguridad y a la violencia; es una de las cartas fuertes que presumirá en el Tercer Informe de Gobierno.

Sin embargo, a grupos de la policía local, imbuídos de verdadero sentido de servicio social y comprometidos con la sociedad, como jefes de familia que también son sus integrantes, les preocupa un problema que se está incrementando en Xalapa: el del narcomenudeo.

Reconocen que están trabajado en forma coordinada la policía estatal, la Guardia Nacional y la Marina, combatiendo a los carteles delincuenciales, pero señalan que no pueden con el narcomenudeo, que no cesa y que amenaza a la juventud xalapeña y a la que viene a estudiar de otros puntos del estado, clientela de “discos”, antros y bares.

Según los buenos policías, que sí lo hay, Xalapa, ciudad de paso entre la Ciudad de México y el puerto de Veracruz, está siendo escenario de disputas y peleas entre grupos de delincuentes mexicanos y extranjeros, estos últimos provenientes de Centro y Sudamérica, de países como El Salvador, Guatemala, Colombia o Venezuela.

Refieren que sus pleitos por el mercado de la marihuana, la cocaína y el cristal llegó ya a la violencia, manifestada, sobre todo en los últimos días, en levantones y secuestros y en la aparición, en distintos puntos de la capital, de ensabanados o encobijados y en entambados, algo de lo que la ciudad había estado a salvo.

Comentan que todavía se está a tiempo, si no de evitar la guerra territorial por el mercado de drogas, sí de controlar y hasta de evitar que Xalapa se llene de cadáveres y se bañe de sangre, pero para eso falta que haya interés del gobierno y de los jefes de organismos de seguridad y que se instrumente una buena estrategia, eficaz, para resolver hasta donde sea posible el ya grave problema.

Los grupos de policías locales, a los que preocupa la situación, estiman que el problema le va a pegar de lleno a la nueva administración municipal y que ya amenaza la imagen que dio fama a Xalapa con sus cafés, sus centros culturales, sus espacios naturales de recreación, de gran belleza, la de una ciudad pacífica que invitaba a ser visitada precisamente por su seguridad y su tranquilidad.

La alerta la lanzan. Habrá que esperar para saber si las autoridades deciden enfrentar el problema o si lo soslayarán. ¿Se dirá algo al respecto en el Informe?

¿Sintió frío la señora Nahle, en el caluroso puerto?

¿Por qué el repentino titubeo de la secretaria de Energía Rocío Nahle a su aspiración a ser candidata a la gubernatura, con ese ni me encarto ni me descarto, cuando hasta el martes venía mostrando mucha seguridad de que sería la candidata de Morena?

Me llamó la atención un comentario de Quirino Morena, quien en su columna “Repechaje” hizo notar un sucedido el lunes durante los actos con motivo de los 200 años de la Marina-Armada de México en el puerto de Veracruz.

Refiere que la funcionaria zacatecana hizo un “tremendo berrinche” porque, cuando llegó, no estaba contemplada en el presídium y no tenía lugar asignado. Ante un “escandalito” que armó, al final le hicieron un espacio.

Comenté ayer que las actividades oficiales del presidente se rigen por un protocolo estricto que no deja nada suelto, al azar, sino que todo se programa y se revisa, incluyendo quiénes lo van a acompañar y en qué posición. Pero en un acto de tanta relevancia, donde tenía que haber estado muy visible a manera de balconeo ante el electorado veracruzano, la marginaron. ¿Por qué? ¿Tuvo que ver con su freno? ¿Acaso sintió frío en el puerto tan bullanguero como caluroso?

Categorías:Columnas, Prosa

Tagged as: