Columnas

La Jefa

Héctor Herrera Argüelles

“La comprensión es una calle de doble sentido”: Eleonor Roosevelt

Durante una gira de trabajo por Madrid, España, pregunté a la entonces Secretaria de Turismo, y ahora Senadora de la República, Claudia Ruiz Massieu, si México estaba preparado para ser gobernado por una mujer, y sin ambages respondió: “Claro que México está listo para ser gobernado por una mujer”.

Apenas el primero de noviembre del año pasado, durante la toma de protesta de la gobernadora de Colima, Indira Vizcaíno, la jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, respondió a la misma pregunta, y coincidió con lo dicho por Ruiz Massieu. “México está preparado para ser gobernado por una mujer desde hace mucho tiempo”.

Para nadie es un secreto que, el Presidente López Obrador guarda un especial afecto por la “jefa”. El 5 de diciembre del 2018, momentos antes de rendir protesta como jefa de gobierno de la capital del país, pregunté al primer mandatario sobre lo que esperaba de Sheinbuam en la CDMX, entonces respondió: “Va a hacer un gran papel”.

Nadie pone en duda la inteligencia de la “jefa” y su lealtad al proyecto de la 4T, sin embargo, la proclividad del presidente a su antigua subalterna, la ha convertido en blanco de ataques, y de operaciones en su contra, incluso de su “equipo” de trabajo.

Por ello, no sorprenden sus recientes declaraciones durante la conmemoración del día internacional del día de la mujer y la niña en la ciencia en el Museo de la Ciencia de la UNAM (Universum). Evento donde de forma extraña, el Rector Enrique Graue, solo asistió para recibirla en el estacionamiento, para después despedirse sin acompañarla en su recorrido.

En su discurso, Claudia Sheinbaum, subrayó que en la actual coyuntura nada impide a las mujeres lograr sus objetivos. “No tenemos cerradas las puertas, bajo ninguna condición, nadie nos puede cerrar las puertas, (ya) que nosotras podemos ser cualquier cosa que podamos ser”.

Parece claro que, la Doctora comienza a sentir las resistencias que, su futuro político ha generado. Obstrucciones que incluso dentro de su “equipo cercano” se están produciendo.

De entrada, la Jefa ha comenzado a tomar distancia de su secretario general de gobierno, y senador con licencia, Martí Batres a quien me aseguran “no le tiene confianza y lo tiene aislado”.

Cuentan que Batres ha establecido comunicaciones con el equipo de Ebrard, y esos informes han llegado a las oficinas de la “Jefa” quien no ha permitido que, colaboradores cercanos Martí ocupen posiciones de relevancia.

En esa misma situación se encuentra el Secretario de Desarrollo Económico, Fadlala Akabani, quien no olvida su pasado panista y ha tenido acercamientos “preocupantes” con los alcaldes opositores entre ellos: Lía Limón, alcaldesa en Alvaro Obregón y Mauricio Tabe, alcalde en Miguel Hidalgo a quien ya apodan el “fantasma” por sus breves apariciones en las instalaciones de la alcaldía.

La Jefa ahora debe enfrentar las resistencias externas a su proyecto político, pero también ahora, el fuego amigo que, desde el interior de su propio gobierno, le están lanzando.

México puede estar preparado para que una mujer lo gobierne, el problema es que, sus correligionarios, y los integrantes de su propio equipo, estén convencidos de ello.

De la libreta

  • Resulta claro que falta asesoría legal y calma en Palacio Nacional. El INAI no puede revelar información privada de ningún ciudadano salvo que sea funcionario público, y solo en condiciones extraordinarias.
  • Pemex y el IMSS trabajan en el proceso de donación para construir el nuevo hospital de Tula. El objetivo es que, pase de 45 a 90 camas y amplíe su servicio en la zona.
  • El periodista Jesús Lemus Barajas, encarcelado injustamente durante el gobierno de Felipe Calderón ya le tomó la palabra a Santiago Creel. Quiere que lo asesore jurídicamente para llevar su caso ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. A ver si es cierto lo que promete.

@HectorHerreraAR

Categorías:Columnas, Héctor Herrera Argüelles

Etiquetado como: